El expediente al que la periodista y sus abogados apenas tuvieron acceso ayer, muestra que se publicaron más acuerdos de los que correspondía, existieron errores de dedo, así como que Sanjuana Martínez no fue notificada sobre la fecha en la que tenía que comparecer ante las autoridades.

Parte del expediente que muestra Foto: Especial

Parte del expediente que muestra la leyenda “mal publicado”.  Foto: Especial

Ciudad de México, 5 de mayo (SinEmbargo).– La periodista San Juana Martínez nunca fue notificada por las autoridades judiciales de los pasos del proceso que se seguía en su contra por parte del ex presidente del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Jesús Ortega Martínez, así lo revela el expediente judicial al que apenas tuvieron acceso los abogadas de la comunicadora.

Oscar Vargas Suárez, uno de los representantes legales de la periodista explicó que en una de las hojas del expediente aparece la leyenda “mal publicado” con fechas del 12 y 13 de agosto de 2014, lo cual muestra que se violaron todos los derechos procesales de la periodista.

La leyenda también significa que durante el proceso, por error, se pudieron haber publicado más acuerdos de los que realmente existieron, errores de dedo, entre otros, de los que la acusada nunca estuvo enterada al no tener acceso al expediente.

“El expediente fue negado desde la publicación de la sentencia, desde la conferencia de prensa que dio Jesús Ortega [cuando anunció que había ganado el caso en contra de la periodista a la que acusó de daño moral], ahora nos vamos a presentar ante un notario para consignar la ilegalidad. En unos minutos me permitieron ver el expediente y en los hechos pudieron comprobar que no fui notificada”, expresó por su parte la periodista.

Vargas Suárez señaló que la periodista no fue notificada el día que tenía que comparecer ante las autoridades para responder a las acusaciones de Ortega Martínez, por lo cual quedó como “confesa”.

“Resulta surrealista como pueden los políticos como Jesús Ortega torcer el aparato de justicia para su beneficio”, expresó Sanjuana.

Ayer, el Juzgado Octavo de Distrito en Materia Civil en la Ciudad de México suspendió la sentencia de la Juez 69 también de la capital del país que ordenaba a la periodista Sanjuana Martínez indemnizar a Jesús Ortega y a pedirle una disculpa pública por haberlo mencionado como cliente de una mujer que era víctima de trata.

La periodista y su abogado reiteraron que buscarán ahora la nulidad del proceso para que se reponga el procedimiento con apego al debido proceso.

La denuncia del político del PRD, partido que gobierna la ciudad donde se llevó a cabo el juicio, es por una columna y un reportaje publicados en SinEmbargo en 2013, donde se le relaciona como presunto cliente de una mujer víctima de explotación sexual:

“Consumidores de sexo comercial” (LA COLUMNA).

“Infierno en el Cadillac: sexo, poder y lágrimas” (EL REPORTAJE).

El 19 de abril, en una conferencia de prensa, el ex presidente del Sol Azteca, identificado con la corriente de “Los Chuchos”, anunció que había ganado una demanda en de contra la periodista mexicana, Premio Internacional a la Libertad de Prensa 2014 que entrega Reporteros Sin Fronteras.

Tras conocer la nueva resolución, Sanjuana Martínez señaló que su caso podría calificarse como un ataque a la libertad de expresión, ya que no sólo se desarrolló de manera irregular sino que representa un retroceso en las garantías a los derechos de libertad de expresión y “nos lleva hacia un régimen autoritario, nos lleva a una Ley Mordaza de los tiempos de Porfirio Díaz”.

Tanto en el reportaje, como en su columna, la periodista reveló la existencia de una red de trata de mujeres con fines de explotación sexual en lugares ahora clausurados pero que eran frecuentados por políticos mexicanos, de acuerdo con las propias mujeres afectadas. En una grabación judicial, una de las víctimas de explotación sexual –cuya identidad se reservó la periodista para salvaguardar su seguridad– identifica plenamente a Jesús Ortega como cliente.

La primera sentencia, afirma la periodista, “se dio en términos irregulares porque no tuve acceso al debido proceso. Se ha desarrollado de manera irregular, es a todas luces ilegal porque al presentar la demanda –con el folio , en 2013, se contexto presentó en Monterrey y luego el expediente se perdió un par de años, la Juez 69 se declaró incompetente y regresó a Monterrey, después se padeció la pérdida del expediente y nos enteramos de lo que había sucedido cuando el señor Ortega dio la conferencia de prensa”.

La periodista dio a conocer en esas dos entregas una red de trata de mujeres con fines de explotación sexual en lugares ahora clausurados pero que eran frecuentados por políticos mexicanos, de acuerdo con las propias mujeres afectadas. En una grabación judicial, una de las víctimas de explotación sexual –cuya identidad se reservó la periodista para salvaguardar su seguridad– identifica plenamente a Jesús Ortega como cliente.