Ante ello, la dependencia anunció que autoridades locales y estatales trabajarán para “ofrecer mejores opciones” a los mexicanos que puedan verse afectados por dicha medida.

Ciudad de México, 7 de enero (SinEmbargo/Telemundo).- La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) se manifestó en contra de la medida anunciada por el Gobierno de Estados Unidos con la que deportará a Guatemala a los solicitantes de asilo mexicanos.

“La Secretaría de Relaciones Exteriores manifiesta su desacuerdo sobre la medida dada a conocer por el Departamento de Seguridad Interior de los Estados Unidos respecto a solicitantes de asilo mexicanos que continuarían su proceso correspondiente en Guatemala“, señaló en un comunicado.

Reconoció que aunque es una disposición propia de la jurisdicción estadounidense, estimó que podría afectar al menos a 900 solicitantes a partir de febrero.

Ante ello, anunció que autoridades locales y estatales trabajarán para “ofrecer mejores opciones” a los mexicanos que puedan verse afectados por dicha medida.

Además, aseguró que dará seguimiento al cumplimiento de los derechos humanos que contemplan los acuerdos internacionales firmados por México y Estados Unidos.

Ayer, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) anunció que comenzaría a deportar a Guatemala a mexicanos que soliciten asilo en la frontera sur.

Esto, como parte de un acuerdo suscrito entre Estados Unidos y Guatemala en julio e implementado en noviembre pasado, con el que se alentar a migrantes centroamericanos, en particular de El Salvador y Honduras, a solicitar asilo en un país más cercano y así evitar la peligrosa travesía hacia el norte.

El acuerdo establece que “ciertos mexicanos que buscan protecciones humanitarias en Estados Unidos podrán ser elegibles para su traslado a Guatemala y tener la oportunidad de buscar protección allí”, dijo a Noticias Telemundo un portavoz del DHS que pidió el anonimato porque no estaba autorizado para hablar.

De acuerdo con la información, el funcionario señaló que los migrantes mexicanos no estaban incluidos en el texto original del acuerdo, sin embargo, las autoridades del DHS habrían decidido contemplarlos cuando se detalló la implementación del acuerdo en noviembre pasado.