Author image

Francisco Ortiz Pinchetti

07/06/2024 - 12:04 am

El discurso de Claudia y la congruencia

“Cuando menos tres especialistas, con amplísimo conocimiento del tema, han cuestionado la manera en que el INE pretende asignar diputaciones adicionales a Morena, el Partido Verde y el PT”.

Urnas de votación en un centro electoral para los comicios generales en Iztapalapa, Ciudad de México, el 1 de julio de 2018. Audios generados con inteligencia artificial, que suplantan voces de candidatos o líderes, se han colado en la política mexicana, a medio año de las elecciones generales del junio de 2024.
“Sería un gravísimo error de Claudia el auspiciar o siquiera prestarse a esa maniobra, que le daría la anhelada mayoría calificada”. Foto: Ramón Espinosa, archivo AP.

Entre el lógico estupor causado por los resultados electorales, el discurso de la Victoria de Claudia Sheinbaum Pardo en los primeros minutos del lunes 3 en el Zócalo resultó reconfortante para muchos que no votamos por ella.

Con actitud ecuánime, sin la arrogancia que le hemos conocido, y en un tono mesurado, su breve mensaje reveló una actitud conciliadora que resulta de absoluta transcendencia en estos momentos. Sin poder afirmar que ella hizo un llamado a la reconciliación nacional, me parece que apuntó hacia ella.

Es difícil distinguir entre la lealtad y la sumisión, pero la hoy virtual presidenta electa estuvo lejos de la abyección que caracterizó a su campaña. Sin llegar al deslinde ni mucho menos, quiso en alguna forma guardar cierta distancia y dar a su mensaje un sentido de cambio en la actitud del gobierno frente a aquellos que no la eligieron y que no piensan como ella. Apenas un par de veces mencionó a su mentor y dio evidente prioridad a la suma de voluntades para afrontar los graves retos que se presentan al país, lo que en su caso no es poca cosa.

Claudia obtuvo el 60 por ciento de la votación efectiva: 35 millones de votos. Xóchitl Gálvez, apenas 16 millones. Jorge Álvarez Máynez, de MC, 6.1 millones. Contundente victoria la de la morenista, sí. Inobjetable; pero esto indica también que más del 56 por ciento de los ciudadanos empadronados (98 millones en la lista nominal) no votaron por ella: 62 millones. Seis de cada 10 ciudadanos mexicanos.

En la parte sustantiva de su discurso, afirmó:

“Concebimos un México plural, diverso y democrático. Sabemos que el disenso forma parte de la democracia. Y aunque la mayoría del pueblo respalda nuestro proyecto, nuestro deber es y será siempre velar por cada una y cada uno de los mexicanos, sin distingos”.

Sin distingos, dijo.

La candidata triunfadora  reconoció que hubo millones de electores que no votaron por ella. “Aunque muchas mexicanas y mexicanos no coincidan plenamente con nuestro proyecto –dijo–, habremos de caminar en paz y armonía para construir un México más justo y próspero”.

Enfatizó:

“Garantizaremos las libertades de expresión, de prensa, de reunión, de concentración y movilización. Somos demócratas y por convicción nunca haríamos un gobierno autoritario ni represor”.

Nunca haríamos un gobierno autoritario ni represor, dijo.

Cierto que ofrecimientos similares hizo Andrés Manuel al proclamar su victoria en las elecciones de 2018, pero eso no cancela la posibilidad de darle a la inminente mandataria el beneficio de la duda.

“Respetaremos también la diversidad política, social, cultural y religiosa, la diversidad de género y sexual”, dijo Claudia también. “Seguiremos luchando siempre contra cualquier forma de discriminación”.

También fue importante su posición en materia de política económica:

“Será (el mío) un gobierno de disciplina fiscal y financiera”, aseguró. Y ofreció que  “nuestro gobierno será honesto, sin influyentísimo, sin corrupción ni impunidad (OJO). Será un gobierno con austeridad republicana, disciplina financiera y fiscal, y de autonomía del Banco de México”.

Reiteró que su gobierno mantendrá  la obligada división entre el poder económico y el poder político. “Siempre defenderemos y trabajaremos por el interés supremo de México y de la nación. Y actuaremos apegados a las leyes y el derecho”.

Y actuaremos apegados a las leyes y el derecho. Así dijo.

Chocan sin embargo con esas posturas y esos ofrecimientos la intención de Morena, su partido, de hacerse  ilegalmente de la mayoría calificada en la Cámara de Diputados, manipulando el tema de la sobrerrepresentación.

Un agandalle vil.

Cuando menos tres especialistas, con amplísimo conocimiento del tema, han cuestionado la manera en que el INE pretende asignar diputaciones adicionales a Morena, el Partido Verde y el PT para asegurarle a la llamada 4T  la mayoría calificada. Ese es hoy el tema crucial para el futuro de este país.

Sería, aseguran ambos expertos, un fraude a la Constitución. No hay duda.

Jorge Alcocer Villanueva, ex dirigente del PRD, exdiputado federal  y fundador de la revista Voz y Voto; Lorenzo Córdova Vianello, ex presidente del INE, y el constitucionalista Francisco Burgoa coinciden:

La Constitución Mexicana establece en su artículo 54-V que los partidos políticos tienen un límite de sobrerrepresentación de ocho puntos entre el número de votos que obtuvo el partido  y las diputaciones que se le asignan. Esa cláusula data de 1996 y fue definitiva para que el PRI perdiera la mayoría calificada en la Cámara de Diputados en la histórica elección intermedia de 1997, hecho que resultó crucial para la transición  mexicana hacia la democracia.

Hoy esa limitante constitucional tiene que interpretarse que aplica tanto para un partido como para una coalición. De lo contrario se generaría una mayoría calificada artificial porque no correspondería a la votación que obtuvo cada partido político.

Morena, el PT y el PVEM obtuvieron, en la votación de diputados del domingo pasado el 54 por ciento de los sufragios; pero resulta que con las estimaciones que se han hecho estos tres partidos van a tener un número de curules que equivale hasta el 76 por ciento del total. Estamos ante un fraude a la Constitución sin duda.

Sería un gravísimo error de Claudia el auspiciar o siquiera prestarse a esa maniobra, que le daría la anhelada mayoría calificada pero  mancharía de entrada su mandato. Incurrir en esa trampa la desmentiría, descalificaría los postulados esbozados en su discurso de la Victoria. Ojalá, por lo contario, podamos sumarles a ellos la congruencia. Válgame.

@fopinchetti

Francisco Ortiz Pinchetti
Fue reportero de Excélsior. Fundador del semanario Proceso, donde fue reportero, editor de asuntos especiales y codirector. Es director del periódico Libre en el Sur y del sitio www.libreenelsur.mx. Autor de De pueblo en pueblo (Océano, 2000) y coautor de El Fenómeno Fox (Planeta, 2001).

Los contenidos, expresiones u opiniones vertidos en este espacio son responsabilidad única de los autores, por lo que SinEmbargo.mx no se hace responsable de los mismos.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video