Los anticuerpos evitan que una persona vuelva a contraer la enfermedad de la COVID-19, pero sí puede seguir propagando el patógeno a otras personas.

Ciudad de México, 8 de julio (AS México).- La tercera oleada del estudio de seroprevalencia reveló que el 5.2 de los españoles se ha contagiado por coronavirus, pero la muestra ha arrojado más resultados que también ayudan en la investigación y ofrecen información muy valiosa para estudiar cómo actúa el virus que ha provocado una pandemia mundial.

Un dato que hay que tener en cuenta del estudio es que concluye que el 14 por ciento de las personas que dieron positivo en la primera ola se ha seronegativizado. Es decir, en la primera ronda, la prueba determinó que sus organismos tenían anticuerpos, pero éstos habían desaparecido en la tercera oleada cuando cada persona fue sometida de nuevo al test.

Esto aporta una información relevante y es que los anticuerpos empiezan a desaparecer a los dos meses de su aparición, tal y como afirmaba recientemente un estudio realizado en China. Pero también expone una pregunta clave al respecto: ¿el hecho de que una persona ya no tenga anticuerpos significa que puede volver a contraer la enfermedad?

Un dato que hay que tener en cuenta del estudio es que concluye que el 14 por ciento de las personas que dieron positivo en la primera ola se ha seronegativizado. Foto: Jon Chol Jin, AP

CÉLULAS T DE MEMORIA

Los inmunólogos, en este sentido, son claros: una persona que ha perdido los anticuerpos se puede volver a infectar, pero explican que la respuesta celular también protege. El presidente de la Sociedad Española de Inmunología, Marcos López Hoyos, explica en Niusdiario que además de los anticuerpos, las células T también protegen contra el coronavirus: “Esas personas han podido desarrollar la respuesta de las células T de memoria, que las van a proteger igual”. Los linfocitos T nos protegen contra el virus tanto o más que los anticuerpos, añade.

Por tanto, si la respuesta celular de las personas es potente, puede que no desarrollen la enfermedad, aunque ya no tengan anticuerpos. Sin embargo, si no ha habido respuesta celular importante y ya no tiene anticuerpos, se podrán volver a infectar y serán tan contagiosos como cualquier otra persona.

UNA PERSONA CON ANTICUERPOS PUEDE CONTAGIAR

Saber cuándo una persona puede contagiar a otra es clave también para actuar contra la enfermedad de la COVID-19. A pesar de que lo que se pueda creer, los anticuerpos protegen contra la enfermedad, sí, pero no evitan que pueda propagar el virus. Según explica López Hoyos, “los anticuerpos evitan que sufras la enfermedad, pero no quita que el virus pueda estar en tus mucosas, por ejemplo, y que seas portador del patógeno”.

Los inmunólogos, en este sentido, son claros: una persona que ha perdido los anticuerpos se puede volver a infectar, pero explican que la respuesta celular también protege. Foto: Gene J. Puskar, AP

Así, el estudio de seroprevalencia ha servido además de para conocer cuánta gente en España se ha contagiado, también para saber cómo actúan los anticuerpos en el organismo de una persona que ha superado la enfermedad. Además, para explicar, según estas revelaciones, el funcionamiento de los anticuerpos. Aportan inmunidad sí, pero también las células T. Pero ojo, no impiden que se siga transmitiendo el virus.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE AS MÉXICO. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.