Los primeros ajustes al gasto público –previstos para 2017–podrían conocerse entre marzo y abril cuando la Secretaría de Hacienda presente los precriterios para la elaboración del Presupuesto de Egresos del próximo año. Aunque se espera que rubros como el de Desarrollo Social y Salud tengan los menores cambios.

Luis Videgaray Caso, Secretario de Hacienda y Crédito Público, entregó el paquete económico de la federación para el ejercicio fiscal 2016. Foto: Cuartoscuro.

Luis Videgaray Caso, Secretario de Hacienda y Crédito Público, entregó el paquete económico de la federación para el ejercicio fiscal 2016. Foto: Cuartoscuro.

Por Mayra Martínez Medina 

Ciudad de México, 9 de febrero (SinEmbargo/EconomíaHoy).– Hace un año, en enero de 2015, cuando la Secretaría de Hacienda ya preparaba los ajustes al gasto público tras la baja en los precios del petróleo que empezó a observarse entre octubre y diciembre de 2014, la mezcla mexicana de exportación se cotizó en 41.70 dólares durante enero, y en 47.26 dólares el barril en febrero. Con estos niveles, más la contracción de la plataforma de producción, Hacienda ajustó en 221 mil millones de pesos el gasto público. La suma de estos descensos limitó el crecimiento de la economía en 0.5 por ciento.

Desde entonces los precios internacionales del petróleo no han frenado su desplome. La mezcla mexicana ya ha perdido 74 por ciento de su valor y aunque los analistas estiman que este año podría ubicarse entre los 33 y 35 dólares el barril, el precio está por debajo de los niveles de hace un año cuando la dependencia a cargo de Luis Videgaray anunció una reducción al gasto corriente para 2015 y 2016. En enero de este año el oro negro mexicano llegó a costar 18.90 dólares.

El Secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, anunció el lunes un tercer recorte al gasto público. Los montos y áreas donde se ajustará el gasto se darán a conocer en días posteriores, al mismo tiempo que Petróleos Mexicanos (Pemex) trabaja en su ajuste presupuestal.

Ante este escenario, el gobierno tiene la opción de reducir el presupuesto sobre el gasto corriente para no afectar los proyectos de gran escala del Programa Nacional de Infraestructura, comentó Leticia Armenta, directora del Centro de Estudios Económicos del Tecnológico de Monterrey.

El Programa Nacional de Infraestructura comprende la construcción de proyectos entre 2014 y 2018 que representa inversiones por 7.7 billones de pesos. La infraestructura del sector energético es de las más importantes. A pesar de ello, los ajustes al gasto del año pasado y este 2016  han recaído en Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Pemex además de recortar 70 mil millones de pesos anunció recortes a su plantilla laboral.

José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, comentó que el tercer ajuste al gasto público, tendrá mayor relevancia en el sector energético.

Los expertos consultados coincidieron en que el siguiente ajuste debe ser sobre el gasto corriente que involucra el pago de servicios personales y de nómina. “El gobierno debe aprender a sistematizar sus procesos para hacer más eficiente su funcionamiento y así reducir gastos”, dijo Armenta, del centro de estudios.

Sobre este mismo tema, De la Cruz comentó que todavía no ocurre una reducción importante en el gasto corriente. “Aquí se va una parte importante de la inversión”, expuso.

Considera que el ajuste al gasto público federal podría ser similar al del año pasado si se considera que el actual precio de la mezcla mexicana de exportación está a la mitad de hace un año. “Guardando las proporciones, observamos que de un año a la fecha el precio de la mezcla está a la mitad, [es decir], por lo menos un recorte equivalente de 0.5 por ciento del PIB. Así una tercera reducción al gasto nos daría un ajuste de finanzas públicas interesante”, comentó De la Cruz.

Los primeros ajustes al gasto de la Secretaría de Hacienda podrían conocerse entre marzo y abril cuando la dependencia presente los precriterios para la elaboración del Presupuesto de Egresos de 2017. Aunque se esperaría que rubros como el de Desarrollo Social y Salud tengan los menores ajustes. De igual modo se espera que para entonces Hacienda tenga mayor claridad respecto a los sectores estratégicos que no se pueden tocar, esto considerando los criterios de Presupuesto Base Cero.

En opinión de Leticia Armenta, los ajustes tendrán un impacto de mediano plazo ya que la cotización de la mezcla mexicana de exportación difícilmente repuntara a los 100 dólares. En todo caso se espera un retorno a los 35 dólares y a los 55 dólares en 2017.