Mundo

Extremistas en línea

El discurso de odio irrumpe en el mundo de videojuegos y cada vez gana más adeptos

09/06/2023 - 7:15 pm

Los extremistas han comenzado a explotar los sitios de juegos en línea para difundir ideologías violentas, establecer contactos con otras personas que tienen ideas afines y perpetrar daños en el mundo real.

Ciudad de México, 9 de junio (SinEmbargo).- La tarde del 14 de mayo de 2022, Payton Gendron un joven de tan solo 18 años de edad, ingresó a Tops Friendly Market, un supermercado ubicado en Buffalo, Nueva York, un barrio cuya población es en su mayoría afroamericana, y abrió fuego con un fusil contra la gente que se encontraban en el lugar. El atacante asesinó a 10 personas y logró herir a tres más antes de ser detenido por la policía. Los hechos de su brutal arremetida fueron grabados y transmitidos en vivo a través de la plataforma de Twicht.

El agresor transmitió el ataque por internet mediante una cámara instalada en su casco. En el video que circuló por redes sociales y que luego fue censurado, se veía cómo el sujeto llega en un vehículo al lugar de los hechos, llevaba puesto equipo militar y un fusil en un asiento delantero. Desciende del carro apuntando el arma hacia la gente y abre fuego. Segundos más tarde, el atacante ingresó caminando al supermercado y comenzó a disparar contra otras personas que se encontraban en el interior. Once de las víctimas eran personas de raza negra y dos blancas.

De acuerdo con un informe realizado por el Centro Stern para los Negocios y los Derechos Humanos de la Universidad de Nueva York, los actores extremistas han comenzado a explotar los sitios de juegos en línea para difundir ideologías violentas, establecer contactos con otras personas que tienen ideas afines y perpetrar daños en el mundo real, tal y como lo hizo Payton Gendron.

En la última década, los videojuegos online han experimentado un aumento significativo de su popularidad. Foto: Moisés Pablo, Cuartoscuro

La información obtenida revela que “un creciente cuerpo de evidencia muestra que estos malos actores explotan las características básicas de los videojuegos y las plataformas adyacentes para canalizar la retórica basada en el odio, para trabajar en la red con posibles simpatizantes y en casos más extremos movilizarse a la acción con consecuencias mortales”.

Lo ocurrido hace un año en Buffalo, Nueva York, toma mayor relevancia debido a que el atacante había expresado en una diatriba racista de 180 páginas que fue publicada en Discord, su intención de llevar a cabo un ataque para sembrar terror entre todas las personas que no fueran blancas ni cristianas y hacer que abandonaran el país.

El atacante utilizó la plataforma para dar detalles de su estrategia de “configurar la tecnología para transmitir el tiroteo”. Trece minutos antes de abrir fuego en el supermercado de Buffalo, el tirador invitó miembros seleccionados de su red para ver una transmisión en vivo de la masacre en Twitch.

El tiroteo perturbó aún más a una nación asolada por las tensiones raciales, la violencia armada y una serie de crímenes de odio.

El supremacista blanco que mató a 10 personas en un supermercado de Buffalo fue sentenciado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad vigilada. Foto: AP

J.M. Berger, investigador, analista y consultor del Centro Internacional para la Lucha contra el Terrorismo (ICCT por sus siglas en inglés) define al extremismo como “un sistema de creencias que se mantiene unido por una hostilidad inquebrantable hacia un grupo externo específico”. Por ende, el extremismo violento, entonces, es la expresión de esa hostilidad a través de la violencia.

El especialista señala que el extremismo en los juegos se hace evidente principalmente a través de expresiones de apoyo a organizaciones y movimientos extremistas conocidos, así como declaraciones que denigran o justifican la hostilidad hacia grupos específicos. También toma la forma de acoso basado en el odio dirigido a personas para intimidación y violencia debido a sus características percibidas o imaginadas, como el origen étnico y la identidad de género.

“Las personas detrás de estas acciones de odio pueden ser pocos en número, pero su impacto puede ser de gran alcance y, en casos excepcionales, mortal”.

En imagen proporcionada por el Centro de Estudio del Odio y el Extremismo muestra a un manifestante, segundo de izquierda a derecha, y a un miembro del Ku Klux Klan, centro, enfrent·ndose a golpes mientras los integrantes del KKK tratan de iniciar un mitin antiinmigrante en el Parque Pearson de Anaheim, el s·bado 27 de febrero de 2016. (Brian Levin/Center for the Study of Hate & Extremism via AP)

Ante la relativa facilidad con la que los extremistas han comenzado a manipular los espacios de videojuegos, el estudio alerta sobre la urgente necesidad de implementar medidas para evitar daños aún mayores.

“Aunque algunas empresas de videojuegos han realizado inversiones recientes en tecnología y sistemas de moderación de contenido, la mayoría todavía están muy rezagadas en términos de gobernar y mitigar adecuadamente el abuso de sus plataformas”.

A medida de que los videojuegos han aparecido en los escritos de los tiradores masivos recientes, señala el documento, sugiere una conexión entre los juegos contemporáneos, la radicalización y el extremismo violento.

Asimismo aclara que el hecho de jugar videojuegos violentos no es el origen principal que lleva a una persona a tener un comportamiento violento.

Investigaciones impulsadas por los tiroteos en las escuelas de Estados Unidos en la década de 1990, no han encontrado evidencia concluyente de un vínculo causal entre los videojuegos y la violencia en el mundo real.

Sin embargo, se ha demostrado que los actores extremistas explotan las estructuras y las características de comunicación de los espacios de juego en línea para difundir sus ideologías radicales, normalizar el comportamiento hostil y adoctrinar a los usuarios más vulnerables.

Las consolas de videojuegos son los juguetes preferidos de los niños y jóvenes. Foto: Rodolfo Angulo, Cuartoscuro.

El llamado por atender la creciente intervención extremista volvió a ser foco de atención en abril de este año luego de que se diera a conocer que Discord, había sido utilizada por un miembro de la Guardia Nacional Aérea de los Estados Unidos para compartir documentos militares secretos que luego fueron difundidos en otros sitios en línea.

Las publicaciones parecían estar motivadas por el deseo del guardia aéreo de impresionar a un grupo de discípulos, en su mayoría adolescentes, que se habían unido a su canal por memes racistas, videojuegos y una fascinación por las armas.

Este no es el primer estudio que advierte sobre el peligroso nexo entre el mundo de los videojuegos y el extremismo.

En octubre de 2022 la Oficina de las Naciones Unidas (UNOCT) presentó los resultados de su informe “Examinando la intersección entre el videojuego y el extremismo violento” en el cual más del 80 por ciento de los jugadores afirmaban haber encontrado algún contenido violento o de odio en los espacios de juego.

Además, más del 30 por ciento de los entrevistados declaró haber estado expuesto con frecuencia a la misoginia, racismo, xenofobia u homofobia y hasta dos tercios de los jugadores consultados aseguraron haber algún tipo de contenido extremista en los entornos de los juegos.

“La mayoría de jugadores ignoran estos contenidos y no denuncian. Muchos jugadores critican a las empresas de juego por no moderar suficientemente los contenidos en las plataformas de juego, los chats y las transmisiones en directo”, aseguran los expertos de la ONU.

El estudio señala que un gran número de los encuestados confirmó la existencia de un ambiente de toxicidad para las comunidades de jugadores. Explicaron, por ejemplo, que las “personas tóxicas” atacan y deshumanizan a las mujeres, a la población afrodescendiente y a los jugadores de la comunidad LGBTQ+.

Los participantes del estudio lamentaron la falta de moderación en los juegos en línea y en las plataformas adyacentes a los juegos, pues permite a los extremistas difundir sus ideas más ampliamente.

Algunos entrevistados sugirieron que los extremistas utilizan los espacios de juego no por su conexión con los juegos, sino por la facilidad de acceso y la falta de moderación en esos espacios.

Existen webs de juegos gratuitos para computadoras. Foto: Diego Simón Sánchez, Cuartoscuro

¿QUÉ ES DISCORD?

Discord es una aplicación gratuita de comunicación que permite a los internautas usar chats de voz, video y texto con sus amigos, comunidades de juegos y desarrolladores. Tiene cientos de millones de usuarios, lo que la convierte en una de las formas más populares para conectarse con personas en línea. Discord se puede usar en casi todas las plataformas y dispositivos como Windows, macOS, Linux, iOS, iPadOS, Android y navegadores web.

Cualquier persona puede crear un servidor de Discord de manera gratuita para lo que quiera. Como función básica, puede ser usado para crear reuniones con amigos en chats grupales de texto o voz. Además, los usuarios pueden enviar GIF, compartir memes y capturas de pantalla, es decir, hablar de cualquier cosa. También permite utilizar canales de voz dentro de un juego y trasmitir partidas de cualquier videojuego a tus amigos.

“Los desarrolladores y editoras suelen elegir Discord para compartir contenido interesante de sus juegos con sus comunidades. A través de Discord, puedes encontrar arte conceptual, capturas de pantalla exclusivas e incluso acceso a juegos”, señala la página.

Pese a que la plataforma establece 14 reglas de a seguir entre las que se incluye no enviar información personal, no hostigar a otros ni vincular sitios web perjudiciales, y aceptar las condiciones, la realidad es que Discord y muchas otros medios son utilizados a diario como semillero de grupos extremistas.

-Con información de AP

Alfonso López Dávila
Escribo sobre temas de interés social, salud, política y deportes. Apasionado del futbol, el cine de superhéroes, la ciencia ficción y las películas de Rocky.
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video