Fans del filme de Stiller, una comedia considerada para muchos de culto, ven ofensiva, incluso molesta, la presencia de Trump y reclaman al cineasta que elimine su cameo. Algo a lo que Stiller se ha negado en redondo.

MADRID, 10 de julio (Europa Press).– Tres lustros antes de aterrizar por sorpresa -o quizá no tanto- en la Casa Blanca, Donald Trump protagonizó uno de sus más o menos habituales cameos. Fue en Zoolander, cinta dirigida, escrita y protagonizada en 2001 por Ben Stiller. Por aquel entonces la presencia del magnate no era más que una nota de color y folklore estadounidense, un guiño a la “jet set” patria en una película que ironiza sobre la espantantajería y la mamarrachez que se esconden tras el glamouroso mundo de la moda.

Pero a día de hoy, con la tensión política disparada en el país norteamericano a raíz de la actuación del Gobierno en asuntos capitales como la pandemia de coronavirus o las protestas raciales tras el asesinato de George Floyd, hay fans del filme de Stiller, una comedia considerada para muchos de culto, que ven ofensiva, incluso molesta, la presencia de Trump y reclaman al cineasta que elimine su cameo. Algo a lo que Stiller se ha negado en redondo.

En la secuencia en cuestión, de apenas cinco segundos, Trump es entrevistado en la alfombra roja de unos premios de moda junto a su esposa. Y, en su única frase, elogia el trabajo del protagonista encarnado por Ben Stiller.

En una entrevista para un podcast de Daily Beast, Stiller ha reconocido que desde que llegó a la presidencia, “mucha gente” le ha pedido que elimine esa escena rodada “en los ahora ya difuntos premios de la moda VH1 Fashion Awards”. “Entrevistábamos a la gente según llegaba a la alfombra roja, así que cuando se acercó le pedimos que se parara para preguntarle qué opinaba de Derek Zoolander”, ha recordado Stiller que se niega a eliminar el cameo ya que “aquella era la realidad que existía cuando rodamos Zoolander”.

“Ese era el mundo en el que vivíamos entonces. Así que no voy a alterar ahora nada del montaje”, señala el director y guionista que recuerda, además, que Trump tiene apariciones en “muchas películas”. “No hay necesidad de borrarlo. En cierto modo, él representa algo”, ha concluido.

Y ha Stiller no le falta razón, ya que, entre otras, Trump hizo apariciones en películas como Solo en casa 2, Los fantasmas no pueden hacerlo, Amor con preaviso o Celebrity de Woody Allen y en series como El príncipe de Bel-Air, La niñera o Sexo en Nueva York.