Evo Morales compartió una serie de mensajes a través de su cuenta de Twitter en los que aseguró que quienes lo acusan de haber instaurado una dictadura en Bolivia son aquellos a los que se impuso en las urnas, además de que aseguró que no escaparía del país luego de su renuncia.

Ciudad de México, 10 de noviembre (SinEmbargo).- El Canciller mexicano, Marcelo Ebrard, afirmó que actualmente se lleva a cabo un golpe de Estado en Bolivia, por lo que el Gobierno Mexicano recibió a 20 funcionarios bolivianos en sus instalaciones de La Paz, además de que ofreció asilo político a Evo Morales, quien renunció a la presidencia este domingo.

A través de un mensaje en su cuenta de Twitter, el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) aseguró que México mantendrá una postura de respeto a la democracia y las instituciones respecto a los sucesos recientes.

En una primera publicación, Ebrard Casaubón denunció que en Bolivia se lleva a cabo un golpe de Estado encabezado por fuerzas militares, hecho que comparó con sucesos ocurridos anteriormente en otras naciones de Latinoamérica.

“En Bolivia hay una operación militar en curso, la rechazamos, es similar a aquellos trágicos hechos que ensangrentaron nuestra América Latina el siglo pasado. México mantendrá su posición de respeto a la democracia y las instituciones. Golpe no”, compartió.

Posteriormente, informó que 20 funcionarios bolivianos, tanto del ejecutivo como del poder legislativo, fueron recibidos en las instalaciones de la cancillería ubicadas en La Paz, además de que ofreció asilo a Evo Morales en caso de que así lo desee.

“México, de conformidad a su tradición de asilo y no intervención, ha recibido a 20 personalidades del ejecutivo y legislativo de Bolivia en la residencia oficial en La Paz, de así decidirlo ofrceríamos asilo también a Evo Morales”, reveló.

Por su parte, Evo Morales compartió una serie de mensajes a través de su cuenta de Twitter en los que aseguró que quienes lo acusan de haber instaurado una dictadura en Bolivia son aquellos a uienes se impuso en las urnas, además de que aseguró que no escaparía del país luego de su renuncia.

“Hemos estado en el Gobierno 13 años, nueve meses y 18 días gracias a la unidad y voluntad del pueblo Nos acusan de dictadura los que perdieron ante nosotros en tantas elecciones. Hoy Bolivia es una Patria libre, una Bolivia con inclusión, dignidad, soberanía y fortaleza económica”, dijo.

El ex mandatario boliviano afirmó que no tiene intenciones de abandonar el país y retó a sus opositores a demostrar si es que él está robando algo, además de que destacó los logros de su Gobierno.

“Quiero que sepa el pueblo boliviano, no tengo por qué escapar, que prueben si estoy robando algo. Si dicen que no hemos trabajado, vean las miles de obras construidas gracias al crecimiento económico. Los humildes, los pobres que amamos la Patria vamos a continuar con esta lucha”, apuntó.

Finalmente, Morales aseguró que su renuncia fue para evitar que sus opositores, Carlos Mesa y Luis Fernando Camacho, frenaran la supuesta persecución de funcionarios y ciudadanos afines a él.

“Renuncio para que Mesa y Camacho no sigan persiguiendo, secuestrando y maltratando a mis ministros, dirigentes sindicales y a sus familiares y para que no sigan perjudicando a comerciantes, gremiales, profesionales independientes y transportistas que tienen el derecho a trabajar”. afirmó.

El Presidente de México Andrés Manuel López Obrador indicó que el día de mañana dará a conocer su postura respecto a la renuncia de Evo Morales, sin embargo, calificó como “responsable” la actitud del mandatario boliviano al renunciar.

En un mensaje compartido en su cuenta de Twitter, el tabasqueño afirmó que Morales “prefirió renunciar a exponer a su pueblo a la violencia”.

Por lo pronto, ya que mañana daremos a conocer con amplitud nuestra postura, reconocemos la actitud responsable del presidente de Bolivia, Evo Morales, quien prefirió renunciar a exponer a su pueblo a la violencia.

Por su parte el ex Presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, quien el pasado viernes recuperó su libertad tras pasar 580 días en la cárcel, lamentó este domingo el “golpe de Estado” que llevó a renunciar al mandatario boliviano, Evo Morales. Por su parte, el Presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que el mandatario boliviano renunció para “no exponer al pueblo a la violencia”.

“Acabó de saber que hubo un golpe de Estado en Bolivia” y que “el compañero” Morales “fue obligado a renunciar”, escribió Lula en su perfil de la red social Twitter.

“Es lamentable que América Latina tenga una élite económica que no sepa convivir con la democracia y con la inclusión social de los más pobres”, añadió el exmandatario, que gobernó Brasil entre 2003 y 2011 y convivió parte de ese tiempo en el poder con Morales, quien estaba en el cargo desde enero de 2006.

Morales renunció en medio de violentas protestas por supuestos fraudes en las elecciones del pasado 20 de octubre, y horas después de haber convocado otros comicios, como recomendó la Organización de Estados Americanos (OEA), que dijo haber detectado irregularidades graves en el cómputo de los resultados.

– Con información de EFE