Con un 31 por ciento escrutado, las proyecciones de los resultados en las primarias ubicaban a Yang en el octavo puesto, con un 2.9 por ciento.

Manchester (EU), 11 febrero (EFE).- El emprendedor Andrew Yang abandonó este martes la carrera por la candidatura demócrata para las elecciones de noviembre próximo en Estados Unidos, decepcionado por las proyecciones de resultados de las primarias en Nuevo Hampshire.

“Soy un hombre de números”, declaró en una entrevista antes de comparecer ante sus seguidores en Manchester, según el diario The Washington Post.

Yang estimó que no estará en el umbral donde obtenga los suficientes delegados para conquistar la candidatura demócrata, lo que consideró “hace que quedarse no sea necesariamente útil o productivo en términos de impulsar los objetivos de esta campaña”.

Con un 31 por ciento escrutado, las proyecciones de los resultados en las primarias ubicaban a Yang en el octavo puesto, con un 2.9 por ciento.

El emprendedor, quien lanzó su campaña en 2017, había logrado participar en los siete debates organizados por el partido demócrata, el último de los cuales tuvo lugar el pasado viernes en Nuevo Hampshire.

En su cuenta de Twitter, Yang se había declarado orgulloso de la campaña. “Gracias a todos los que nos trajeron hasta aquí”, agregó.

También este martes el Senador Michael Bennet anunció el fin de su campaña tras cosechar apenas un 0.1  por ciento  de los votos.

Con la salida de Yang y Bennet, ya son solo nueve los demócratas que siguen en campaña.

Después de los caóticos caucus de Iowa, en los que se proclamaron ganadores tanto el izquierdista Bernie Sanders como el moderado Pete Buttigieg, los aspirantes demócratas llegaron a Nuevo Hampshire para inaugurar sus primarias.

Sanders partió con la ventaja que le da haber ganado en este estado en 2016 con un 60 por ciento del voto y ser Senador del vecino Vermont, pero Buttigieg goza del factor sorpresa que ya explotó en Iowa.

Nuevo Hampshire ha votado demócrata a la Casa Blanca en las últimas cuatro elecciones, pero en 2016 Hillary Clinton aventajó a Trump por poco más de 2 mil 500 votos, por lo que el Presidente se ha conjurado para volver a teñir de rojo el estado en las elecciones generales de noviembre.