Personas familiarizadas con su condición contaron al periódico The New York Times que el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, atravesó por un cuadro preocupante cuando enfermó de la COVID-19, al punto de que se creyó que necesitaría ponerle un respirador.

Ciudad de México, 11 de febrero (SinEmbargo).– El Presidente Donald J. Trump estaba más enfermo de COVID-19 en octubre de lo que se reconoció públicamente en ese momento, con niveles de oxígeno en sangre extremadamente bajos y un problema pulmonar asociado con la neumonía causada por el coronavirus, relevaron cuatro personas familiarizadas con su condición a The New York Times.

Su pronóstico se volvió tan preocupante antes de que lo llevaran al Centro Médico Militar Nacional Walter Reed que los funcionarios creyeron que necesitarían ponerle un respirador, dijeron a ese diario dos de las personas familiarizadas con su condición. Se descubrió que tenía infiltrados los pulmonares, que ocurren cuando están inflamados y contienen sustancias como líquidos o bacterias.

Su presencia, especialmente cuando un paciente presenta otros síntomas, puede ser un signo de un caso agudo de la enfermedad. Se pueden detectar fácilmente en una radiografía o una exploración, cuando partes de los pulmones aparecen opacas o blancas. El nivel de oxígeno en sangre de Trump por sí solo fue motivo de extrema preocupación. Cayó a 80, revela el diario. La enfermedad se considera grave cuando el nivel de oxígeno en sangre desciende a 90 grados.

“Se dijo que Trump tuvo problemas para respirar y fiebre el 2 de octubre, el día en que lo llevaron al hospital, y los tipos de tratamiento que recibió indicaron que su condición era grave. Pero los nuevos detalles sobre su salud y sobre el esfuerzo dentro de la Casa Blanca para darle acceso especial a un medicamento no aprobado para combatir el virus ayudan a desarrollar uno de los episodios más espantosos de la Presidencia de Trump”, dice el Times.

El entonces Presidente Donald Trump en Washington el miércoles 20 de enero de 2021.

El entonces Presidente Donald Trump en Washington el miércoles 20 de enero de 2021. Foto: Alex Brandon, AP

“Las nuevas revelaciones sobre la lucha de Trump con el virus también subrayan la naturaleza limitada y a veces engañosa de la información revelada en ese momento sobre su condición. El expresidente se resistió a que lo llevaran de la Casa Blanca a Walter Reed, pero cedió cuando sus asistentes le dijeron que podía marcharse solo o arriesgarse a esperar a que el Servicio Secreto de Estados Unidos se viera obligado a sacarlo si se ponía más enfermo”, reporta el medio.

Y mientras Trump estaba hospitalizado en Walter Reed, su equipo médico trató de restar importancia a la gravedad de la situación y dijo que estaba mejorando. A los 74 años y con sobrepeso, estaba en riesgo de padecer una enfermedad grave y se le recetó un tratamiento agresivo. Abandonó el hospital después de tres días en los que, en un momento dado, realizó un breve paseo en su vehículo deportivo utilitario blindado para saludar a la multitud de simpatizantes fuera del edificio.

El pasado viernes 2 de octubre, en plena campaña electoral y a días del segundo debate con Joe Biden, Donald Trump y su esposa, Melania, dieron positivo a la COVID-19. El anuncio lo dio el entonces Presidente estadounidense en su cuenta de Twitter. “Saldremos de esto juntos”, escribió en esa ocasión.

En ese momento se dio a conocer que Trump empezó a sentir síntomas leves similares a los de un resfriado. Su positivo llevó a que el entonces candidato demócrata, Joe Biden, quien días antes había estado junto al republicano durante el debate, se practicara una prueba, la cual resultó negativa.

Trump se hizo el 1 de octubre una prueba para saber si había contraído el virus SARS-CoV-2 después que Hope Hicks, una de sus más cercanas asesoras, diera positivo.

Trump fue llevado al hospital militar Walter Reed, en Bethesda, Marylan, para tratarse. El equipo médico que lo trató indicó que el mandatario estadounidense había recibido un cóctel experimental de anticuerpos de la farmacéutica Regeneron.

La exprimera dama Melania Trump le habla a un pequeño grupo de partidarios del expresidente Donald Trump en la Base Aérea Edwards , Maryland, el miércoles, 20 de enero del 2021.

La exprimera dama Melania Trump le habla a un pequeño grupo de partidarios del expresidente Donald Trump en la Base Aérea Edwards , Maryland, el miércoles, 20 de enero del 2021. Foto: Luis M. Alvarez, AP

Días después, se supo que el magnate republicano también era tratado con el medicamento antiviral remdesivir. Pese a que en un principio se señaló que no requería oxígeno suplementario, éste le fue aplicado al mandatario durante su estancia en el hospital.

Finalmente, Donald Trump fue dado de alta el 5 de octubre. El entonces Presidente salió a pie del hospital, portando una mascarilla, traje y corbata. Al ver a la prensa levantó el pulgar antes de entrar en un vehículo negro y luego en el helicóptero que lo trasladó de regreso a la Casa Blanca.