En Boca de Iguanas se pueden practicar actividades como campismo, caminata, paseos a caballo o en lancha y deportes acuáticos como esnórquel, velerismo y windsurf.

Ciudad de México, 11 de abril (SinEmbargo).- A tan solo unas horas de Puerto Vallarta, se encuentra Boca de Iguanas, en la Costalegre de Jalisco, el lugar ideal para disfrutar de un fin de semana en su imponente playa y con una de las más bellas puestas de sol del Pacífico Mexicano; al no tener poblados cercanos, este espacio se ha mantenido intacto, por lo que aporta naturaleza y tranquilidad.

En la hermosa playa se pueden practicar actividades como campismo, caminata, paseos a caballo o en lancha, veladas románticas y deportes acuáticos, como pesca en aguas profundas, esnórquel, el velerismo y el windsurf; siendo estas parte de la oferta de experiencias que nos ofrece este destino jalisciense.

Boca de Iguanas cuenta con varias opciones de hospedaje entre ellas están los complejos sustentables, donde algunos hoteles cosechan sus propios vegetales y los utilizan en sus restaurantes, y cuentan con una rústica proyección arquitectónica, sin dejar de lado el lujo y las más variadas comodidades, como Careyes y Cuixmala.

Se puede disfrutar de disfrutar de un reconfortante fin de semana. Foto: Cortesía

Una buena opción para pasar la noche en la zona es el Hotel Boutique Chantli Mare, atendido por la familia Contreras Loreto quienes abrieron las puertas de su antigua casa familiar, construida en los años 70, el hotel cuenta con 6 habitaciones y un restaurante donde la comida es toda una experiencia, ya que el menú es diseñado por el reconocido chef canadiense, Greg Couillard, quien a través de sabores, colores y texturas complementa de manera perfecta la estancia.

Aproximadamente a 35 minutos caminando por la playa de Boca de Iguanas, se encuentra La Manzanilla, una comunidad pequeña, apacible y silenciosa, excelente para el descanso, la natación y los baños de sol. La Manzanilla cuenta con un impresionante estero con una comunidad de casi 500 cocodrilos y 45 especies de aves propias de la región.

Otra opción de esparcimiento es recorrer el complejo de manglares, la mejor manera de hacerlo es a bordo de una lancha para observar las variadas especies de plantas, insectos, aves, mamíferos y reptiles que allí se encuentran.