Ferguson (EE.UU.), 11 ago (EFE).- Dos periodistas han sido acusados formalmente de interferencia y violación de propiedad durante su trabajo en las protestas ocurridas en Ferguson (EU) hace un año tras la muerte del joven afroamericano Michael Brown por los disparos de un policía blanco, anunció hoy el Washington Post.

Wesley Lowery, reportero del Washington Post, y Ryan Reilly, del Huffington Post, fueron detenidos en agosto de 2014 mientras cubrían los graves disturbios, en un establecimiento de la cadena de hamburguesas McDonald’s en Ferguson.

Ambos fueron esposados por un agente policial en el establecimiento, que los reporteros utilizaban como base durante los altercados nocturnos del pasado año, según las autoridades porque no abandonaron el local pese a la advertencia de que no podían garantizarles su seguridad.

Según denunció en su momento la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), Lowery, que logró grabar el incidente con la Policía y difundirlo luego a través del diario para el que trabaja, “fue conminado a suspender la grabación y empujado con violencia”.

De acuerdo con la orden judicial, Lowery deberá comparecer ante un tribunal municipal de San Luis el próximo 24 de agosto, y podría ser arrestado si no se presenta.

“Acusar a un reportero de violación de propiedad e interferencia con un agente de policía mientras estaba haciendo su trabajo es indignante”, señaló Martin Baron, director ejecutivo del Washington Post.

Baron subrayó que Lowery “no debería haber sido arrestado en primer lugar” y acusó a la Policía “de abuso de autoridad”.

Los cargos conllevan desde una posible multa de mil dólares hasta un año de cárcel en la prisión del condado de San Luis, según la normativa.

Lowery se encuentra actualmente en Ferguson trabajando en la cobertura del aniversario de la muerte de Michael Brown y las protestas que se han reproducido desde el pasado domingo.

“Mantengo desde el primer día que nuestra detención fue ilegal e innecesaria”, indicó el reportero en declaraciones a su diario.

Aunque Reilly aseguró aún no haber recibido la citación judicial, un portavoz del condado de San Luis confirmó que también había sido acusado formalmente de los mismo cargos.

“Si Wesley Lowery y Ryan J. Reilly pueden ser acusados de esta manera con todo el país mirando, imaginen lo que ocurre cuando nadie está mirando”, afirmaron en un comunicado Ryan Grim, jefe de la oficina de Washington del Huffington Post, y Sam Stein, editor jefe de política del medio.

Ferguson (Misuri) vivió este lunes una segunda noche consecutiva de protestas marcada de nuevo por persecuciones entre la Policía y algunos manifestantes, que se ha saldado, por el momento, con decenas de detenidos y lanzamiento de objetos contra los agentes.

La muerte de Brown hace un año situó en el centro del debate la violencia y discriminación policial contra la comunidad afroamericana en EU y supuso el nacimiento de un nuevo movimiento social bajo el lema “Black lives matter” (“Las vidas de los negros importan”).