Empresas de “amigos” de Enrique Peña Nieto, con mal desempeño en el pasado y hasta del adversario histórico de Andrés Manuel López Obrador, Claudio X. González, dominan las contrataciones que hasta ahora se han realizado en Segalmex. La mayor parte fueron otorgadas por Adjudicación Directa, una decisión que concernió a René Gavira Segreste, que dejó la Dirección de Administración y Finanzas, el pasado 30 de junio. Se trata del organismo creado en 2018, con la fusión de Liconsa y Diconsa, para brindar alimentación a las poblaciones en vulnerabilidad.

Ciudad de México, 11 de agosto (SinEmbargo).- Además de la de Javier Jiménez Espriú, en el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador hubo otra renuncia, pero esta ocurrió de manera silenciosa y discreta. René Gavira Segreste se retiró de la Dirección de Administración y Finanzas de Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex), cargo que tuvo desde el 1 de diciembre de 2018 hasta el 30 de junio pasado, pero el organismo no emitió una tarjeta informativa al respecto.

Se trata de quien fuera secretario particular de Adrián Rubalcava Suárez cuando este fue Delegado en Cuajimalpa (hoy Alcaldía en cuyo cargo está el mismo político priista) de 2012 a 2015. En ese periodo, varios medios informativos y periodistas fueron amenazados y acosados con la utilización de la infraestructura de ese poder local, como documentó SinEmbargo en 2015 (https://www.sinembargo.mx/24-08-2015/1460651).

Este medio digital fue uno de los objetivos sistemáticos de los ataques fraguados por el ahora Alcalde y equipo cercano, según reveló una investigación de la Policía Federal que mediante la intercepción de llamadas telefónicas, ordenada por un juez, dio con una red que se armó exprofeso para hostigar a políticos y periodistas.

René Gavira Segreste (derecha) se retiró de Segalmex, cargo que tuvo desde el 1 de diciembre de 2018 hasta el 30 de junio pasado. Foto: Facebook Segalmex Diconsa La Paz.

Gavira Segreste dejó en Segalmex una cauda de contratos otorgados por Adjudicación Directa (66 por ciento de todo el pastel), con la que se beneficiaron empresas con mal desempeño en el pasado o amigos de Enrique Peña Nieto como Eduvigildo Carranza, dueño de Pescados Industrializados (Pinsa); el ex diputado priista, Luis Humberto Montaño García (también cercano a Luis Videgaray), dueño de Lumo Financiera del Centro, así como adversarios políticos de Andrés Manuel López Obrador como Claudio X. González -dueño de Kimberly Clark.

El 16 de agosto de 2018, aún como Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador anunció la creación de Segalmex, organismo que sería encargado de comercializar 36 productos de la canasta básica a precios accesibles para los grupos con menor poder adquisitivo. El aviso de su conformación apareció en el Diario Oficial de la Federación el 18 de enero de 2019. En el documento, quedó claro que el mandato legal de la nueva entidad era coordinar la adquisición, importación y generación de productos agroalimentarios. También, la comercialización de fertilizantes y semillas.

SEGALMEX-CONTRATOS

Ignacio Ovalle Fernández, director general Segalmex. Foto: Cuartoscuro.

El organismo quedó a cargo de Ignacio Ovalle Fernández, el hombre en la Administración Pública Federal que más remite al Partido Revolucionario Institucional y a Carlos Salinas de Gortari pues en ese sexenio fue director de la Compañía Nacional de Subsistencias Populares (Conasupo). Él nombró a Gavira Segreste quien estuvo desde el proceso de la fusión.

Una inmersión de SinEmbargo en las compras de Linconsa, Diconsa y después de Segalmex, desde 2019 y hasta ahora, arroja que el pastel de la dependencia se ha repartido así: de 21 mil 487 millones 888 mil 202 pesos, el 68.68 por ciento fue por Adjudicación Directa; el 10.88 fue por Invitación a tres Personas; el 20.17 por ciento por Licitación Pública y 0.15 por ciento por contratos entre entidades.

EL AMIGO DE PEÑA EN SEGALMEX 

La Adjudicación Directa en Segalmex, ese proceso que permite la discreción y la falta de concurso, benefició a Pescados Industrializados (Pinsa), con sus marcas Atún Dolores, Mazatún y El Dorado, que fue la reina en Diconsa en el sexenio pasado. Pese al cambio de gobierno, no se quitó la corona y hasta hoy, sin que medie licitación, le ha vendido más de 83 millones de pesos al programa de abasto rural, durante la administración de Andrés Manuel López Obrador.

Pinsa es propiedad de Eduvigildo Carranza Beltrán, un amigo de Enrique Peña Nieto. Cuando todavía era Presidente, el político de la estirpe más conocida de Atlacomulco, pasó en tres ocasiones periodos vacacionales en el complejo turístico Estrella del Mar, propiedad del empresario, en Mazatlán, Sinaloa.

El resort se encuentra en la isla de la Piedra en la perla del Pacífico. Cuenta con un campo de golf profesional de 18 hoyos diseñado por el arquitecto Robert Trent Jones Jr., 5.6 kilómetros de playa virgen, un spa, cancha de tenis y 68 habitaciones.

El hilo de la Adjudicación Directa en Segalmex también benefició a Kimberly Clark, de Claudio X. González Laporte, empresario con quien el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, ha mantenido una relación tirante. El Mandatario ha señalado en videos de YouTube y en sus conferencias mañaneras que el empresario fue uno de los que en 2006 apoyó el fraude electoral en su contra.

Para el programa de abasto rural, sin que mediara concurso con otro competidor, Segalmex le ha comprado pañales, papel higiénico, servilletas, pañuelos desechables, así como abarrotes diversos, lo que dio una suma de 124 millones 984 mil 296 pesos.

Estos contratos se agregaron a las ventas constantes que la empresa ha tenido con el gobierno mexicano en dos décadas y al paso de cuatro presidentes de la República, emanados de diferentes partidos políticos. En el gobierno de Vicente Fox Quesada se le compró por 927 millones 113 mil 290 pesos, en el de Felipe Calderón Hinojosa fue por un millón 26 mil 788 pesos y en el de Enrique Peña Nieto se adquirieron 287 millones 111 mil 201 pesos.

Al ritmo que lleva, la Segalmex de AMLO se convertirá en una de sus principales compradoras de Kimberly Clark pues el monto por compras en menos de dos años de operación es 43.5 por ciento del total que se otorgó en el sexenio de Peña Nieto.

Otra ganadora de las decisiones internas que hasta ahora se tomaron en Segalmex fue Molinos Azteca, subsidiaria de Grupo Industrial Maseca (Gimsa), con 840 millones 216 mil 258 pesos. A la muerte de Roberto González Barrera, conocido como “el rey de la tortilla”, esta empresa quedó bajo la dirección de su segundo hijo, Juan González Moreno. GIMSA es parte del Grupo Monterrey que asocia a varios empresarios de esa ciudad norteña, capital de Nuevo León.

Desde que ganó las elecciones de 2018, Andrés Manuel López Obrador se ha reunido con ellos en varias ocasiones. El último acuerdo con Maseca fue no incrementar el precio de la harina de maíz mientras dure la pandemia COVID19. El mercado de la tortilla, GIMSA lo domina en 70 por ciento y el gobierno es apenas uno de sus clientes.

LA EMPRESA DEL EX POLÍTICO PRIISTA

Lumo Financiera, SA de CV SOFOM ENR fue constituida el 10 de diciembre de 2012, siete días después de la toma de posesión de Enrique Peña Nieto como Presidente de la República. La fundó Luis Humberto Montaño García quien fue diputado federal suplente en la LVIII legislatura por el partido tricolor.

Cuando Peña Nieto gobernó el Estado de México (2005-2011), Montaño García fungió como jefe de departamento en la Secretaría de Salud (2005). La Secretaría de Finanzas la ocupaba un hombre que después -a diferencia del hoy empresario- tomaría notoriedad: Luis Videgaray Caso. Desde esos tiempos se conocieron.

El negocio de Lumo Financiera del Centro es similar al de Protego, la firma que fundó Pedro Aspe Armella, ex Secretario de Hacienda en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, en 2002, y para la cual, trabajó Videgaray Caso, quien en el gobierno peñanietista sería secretario de Hacienda y después, Canciller.

Lumo Financiera del Centro y Protego se parecen en su oferta de productos y servicios financieros para ayudar a sobrellevar la deuda en los tres niveles de gobierno. Lumo basa su negocio en cubrir las necesidades de los gobiernos con falta de efectivo a través del arrendamiento. Según su página institucional, es capaz de brinar flotillas enteras de ambulancias, camiones, pipas y patrullas. Se inició en los municipios del Estado de México y mientras Enrique Peña Nieto fue Presidente de la República, dos dependencias federales le dieron contratos: la Secretaría de Educación Pública a cargo de Emilio Chuayffet Chemor y Luis Videgaray Caso, quien en ese momento estaba en la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Por Adjudicación Directa, la Sofom del priista obtuvo en la Segalmex del presente gobierno, el contrato CSS/001/2020 para arrendar vehículos terrestres de carga y gran carga sin opción a compra, del primero de enero de 2020 hasta el 31 de diciembre de 2023. La entrega se haría en dos partidas, la primera sería por 60 carros sedán básico de cuatro cilindros y la segunda, por mil 100 camionetas pick up cabina sencilla de cuatro cilindros. Sin que mediara el menor concurso, se le otorgaron 645 millones 905 mil pesos.

En algunos proveedores del gobierno federal, el pasado no es una carga. Cualquier antecedente negativo parece haber quedado sepultado en el olvido. Segalmex tiene apertura para ellas.

Gavira Segreste dejó en Segalmex una cauda de contratos otorgados por Adjudicación Directa. Foto: Facebook Segalmex Diconsa La Paz.

Por ejemplo, Casanova Vallejo. Parte del grupo Casanova, durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, dominó con la percepción de más de 13 mil millones de pesos con más de 700 contratos; pero en 2018, hizo una entrega al Instituto Mexicano del Seguro Social de unidades sin las placas correspondientes, sin llantas de refacción, extintores vacíos y sin camilla móvil, según la revisión de la cuenta pública de la Auditoría Superior de la Federación. En lo que va de la administración de AMLO, la Segalmex le ha dado tres contratos por Adjudicación Directa que sumaron 102 millones 267 mil 259 pesos.

También es el caso de Productos Serel, que pertenece a Corporativo Kosmos, de los hermanos Jorge y Elías Landsmanas Dymensztejn. Se trata del consorcio responsable de la distribución de comida contaminada con salmonela en el penal de Puente Grande, Jalisco, en 2014, uno de los cuadros de intoxicación más grandes de la historia de los penales en México con 450 víctimas. Sin reparo en el antecedente, la Segalmex -aún como Diconsa- le dio en 2019, un contrato por 15 millones de pesos para servicio de recepción, almacenaje, integración y distribución de alimentos.

Y lo mismo ocurre con Don Cacahuato que sirvió desayunos fríos en mal estado en establecimientos relacionados con el DIF Morelos en 2018 y ahora, tiene de la Segalmex 262 millones 53 mil 388 pesos.

Otras empresas arropadas por la Adjudicación Directa de Segalmex son la multinacional Tetra Pak (de Sucecia), Grupo Vicente Suárez 73 (se consolida como monopolio en el gobierno de AMLO en el “secado” de leche líquida) y Translíquidos Refrigerados López (se consolida como monopolio en la transportación de leche en el Gobierno de AMLO).