La doctora aseguró que, pese a la reconversión hospitalaria del “Dr. Eduardo Liceaga”, pacientes con otras enfermedades nunca fueron desatendidos, sin embargo, las citas bajaron porque por temor de las personas a contagiarse y ahora están llegando en estado grave.

Ciudad de México, 11 de agosto (SinEmbargo).- El Hospital General de México “Dr. Eduardo Liceaga” iniciará una “desconversión” hospitalaria la próxima semana, después de reportar una baja de pacientes con COVID-19.

Así lo dio a conocer la directora de este centro médico, Guadalupe Guerrero Avendaño, quien señaló que debido a la baja sostenida de pacientes con el virus, se está preparando la “desconversión” hospitalaria para atender a personas con otros padecimientos graves.

“Ya estamos en momento de hacer la desconversión hospitalaria, tenemos que seguir atendiendo a los pacientes que se retiraron, que dejaron de ir al hospital por temor a infectarse”, dijo la titular del Hospital General en la conferencia de prensa diaria sobre el desarrollo de la pandemia en México.

Guerrero Avendaño recordó que el primer paciente con COVID-19 llegó al hospital el 23 de marzo último y llegaron a su máxima ocupación el pasado 31 de mayo, cuando 202 camas fueron ocupadas por pacientes infectados.

“Desde el 31 de mayo hasta la fecha, hemos ido en un franco descenso de ocupación hospitalaria y el día de hoy ya empezamos con la desconversión hospitalaria y tenemos ocupadas únicamente 81 camas con 36 pacientes intubados y el resto no intubados”, mencionó.

En este sentido, aseguró que, en caso de que las diminución de la ocupación hospitalaria se mantenga, posiblemente la próxima semana el Hospital General transite a semáforo amarillo y así comenzar la fase de “desconversión”.

La directora del centro médico explicó que para la atención médica por la emergencia sanitaria se reconvirtieron seis unidades en el Hospital General, y 227 camas fueron destinadas y reconvertidas para los pacientes contagiados.

Entre los espacios 45 edificios reconvertidos para la atención de enfermos por el virus, está la torre quirúrgica, cuyo funcionamiento regresó a la normalidad y ningún enfermo por COVID-19 permanece ahí.

La doctora aseguró que, pese a la reconversión hospitalaria del “Dr. Eduardo Liceaga”, pacientes con otras enfermedades nunca fueron desatendidos, sin embargo, las citas bajaron porque por temor de las personas a contagiarse y ahora están llegando en estado grave.

Por otra parte, Guerrero Avendaño mencionó que se han aplicado 6 mil 387 pruebas PCR; 3 mil 829 para el personal médico, de enfermería o técnico, en los que hubo 578 positivos; mientras que 2 mil 558 pruebas fueron realizadas a pacientes, de los cuales, mil 534 dieron positivo.

Finalmente, la doctora reconoció el trabajo del trabajo y el esfuerzo del personal médico, pues gracias a este, la reconversión total del Hospital General será posible en un par de semanas.