El espíritu mexicano se manifiesta entre miles de diseños en cerámica, máscaras, textiles, madera, laca, cera, metales y joyería popular, orfebrería, talabartería, hueso, concha o vidrio.

Artesano mexicano. Foto: Notimex

Artesanos mexicanos trabajan diseños en cerámica, máscaras, textiles, madera, laca, cera, metales y joyería popular, orfebrería, talabartería, hueso, concha o vidrio. Foto: Notimex

Por Epifanio Cortés Cedillo

México, 12 oct (Xinhua).- La gran diversidad de las artesanías mexicanas es un claro reflejo de la rica creatividad de los artesanos que dan identidad nacional, y cuya cultura indígena se mezcla con la herencia española y se enriquece en la época contemporánea.

La multiplicidad de formas y objetos en los que se manifiesta el espíritu mexicano se da entre miles de diseños en cerámica, máscaras, textiles, madera, laca, cera, metales y joyería popular, orfebrería, talabartería, hueso, concha o vidrio, entre otras ramas.

De acuerdo con fuentes consultadas por Xinhua, cada región del país latinoameircano ha creado sus propias artesanías y son sus tesoros que la distinguen, ya sea para uso doméstico, ceremonial, vestuario, de trabajo o simplemente como adorno.

El Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías (Fonart) es el organismo del Gobierno mexicano que apoya, difunde y promueve la actividad artesanal del país. Mediante este fideicomiso se contribuye a la generación de un mayor ingreso familiar de las y los artesanos mexicanos, mediante su desarrollo humano, social y económico.

El Fonart fue constituido el 28 de mayo de 1974 por mandato del Ejecutivo Federal con el objeto social de fomentar la actividad artesanal mexicana, y cuyas vertientes principales son: capacitación integral y asistencia técnica, apoyos a la producción, adquisición de artesanías, apoyos a la comercialización y concursos de arte popular.

Una artesanía es un objeto de identidad comunitaria, elaborado manualmente o con la ayuda de instrumentos, para lo cual se utiliza materia prima de la región donde habita el artesano.

Ya sea de origen prehispánico, colonial o contemporáneo, las artesanías mexicanas hacen gala del colorido y la riqueza cultural y natural, y que conforman la memoria cultural de una nación que aprovecha su diversidad biológica.

TECNICA Y RAMAS DE LA ARTESANIA MEXICANA

La técnica artesanal es patrimonio de una comunidad, ya que en sus piezas se imprimen valores simbólicos e ideoloógicos de una cultura local determinada. Son herencia de generaciones, a veces ancestrales, pues se remontan a épocas prehispánicas o a la enseñanza de los primeros colonizadores, aunque con el tiempo se hayan ido transformando.

Con base en fuentes del Fonart, las principales ramas de la artesanía mexicana son: alfarería y cerámica, textiles, madera, cerería, metalistería, orfebrería, joyería, fibras vegetales, catonería y papel, talabartería y peletería, maque y laca, lapidaria y cantería, hueso y cuerno, concha y caracol, vidrio y plumería.

ALFARERIA Y TEXTILES, LAS QUE REPORTAN MAYORES INGRESOS

Aunque la rama de la cual se venden más piezas es la de fibras vegetales, las que reportan mayores ingresos son la alfarería, seguida por los textiles.

“La venta de piezas de alfarería, en especial las del tipo de Talavera, nos ha dado para vivir bien. Tan sólo en nuestro local comercial tenemos invertido un buen dinero, y casi toda nuestra familia vive de esto, y gracias a Dios nunca nos falta para comer y pasear casi todo el año,”, expresa el señor Daniel Conde.

Las piezas de alfarería

Las piezas de alfarería son las más vendidas en México y a un costo no tan elevado a diferencia de otras partes de América Latina. Foto: Shutterstock

En entrevistado en su establecimiento comercial, ubicado en el centro de la delegación Xochimilco, don Daniel comenta que gran parte de su mercancía proviene del central estado de Puebla, que es reconocida por su producción de cerámica fina, en especial la del estilo Talavera.

“Este estilo se desarrolló gracias a la arcilla de buena calidad que abunda en esa región central del país, así como a la facilidad y creatividad de los artesanos poblanos para desarrollar hermosas piezas cotizadas a nivel internacional”, señala don Dani, como le llaman sus familiares y clientes asiduos.

En el local comercial de don Daniel se observan desde enormes esculturas hechas con piedra rosa, que miden hasta tres metros de altura, hasta adornos en miniatura, o piezas de mediano tamaño como son candeleros, jarrones, platos, sin falta atractivas fuentes, unas formadas por graciosos patos o jarros, tanto de barro como del llamado “Talavera” en sus colores característicos con figuras en colores azul rey, blanco y amarillo.

LUGARES MAS IMPORTANTES PRODUCTORAS DE ARTESANIAS

El sureño estado de Guerrero vende la mayoría de las artesanías comercializadas tanto en México como al exterior del país, con un 30 por ciento del total, seguido por los estados de Oaxaca, Michoacán, Chiapas y el central estado de México.

En tercer lugar se ubica Puebla, el Distrito federal (capital del país), Guanajuato e Hidalgo, aunque también los estados de Jalisco, San Luis Potosí y Chihuahua reportan ventas importantes, de acuerdo con estadísticas del Fonart.

CREACIONES MAS REPRESENTATIVAS

Sin duda, “El árbol de la vida” es una de las artesanías mexicanas más conocidas, en la que se representa la unión entre la cultura prehispánica y la europea, y muestra la historia bíblica de la Creación, por medio de las técnicasd ancestrales de alfarería de los indígenas.

De acuerdo con una encuesta realizada por la revista México Desconocido, los alebrijes se colocan en segundo lugar en importancia en cuanto al número de producción y ventas de estos singulares personajes, que son figuras fabricadas con yeso, papel o cartón en colores llamativos y con formas de seres fantásticos.

El término alebrije lo comenzó a utilizar la familia Linares, originarios del municipio de San Martín Tilcajete, del sureño estado de Oaxaca, muy famosa por sus piezas fantásticas elaboradas en cartón.

Los alebrijes también se fabrican en el poblado de San Antonio Arrazola, Oaxaca, por parte de la familia de Manuel Jiménez, aunque estos son tallados en madera y con un estilo propio de la artesanía del lugar.

El sombrero de charro está convertido en un auténtico símbolo mexicano, y es una de las artesanías de mucha demanda, en especial por parte de los grupos musicales de mariachi. Algunos son hechos de tela aterciopelada, ycon aplicaciones de cuerdas doradas y plateadas que, con su delicada colocación en los bordes y cuerpo, le dan un distintivo toque de estilo y elegancia.