El 3 de enero pasado, alrededor de 20 hombres irrumpieron en la Delegación Coyoacán en un evento proselitista de Claudia Sheinbaum, precandidata del partido Movimiento Regeneración Nacional al Gobierno de la Ciudad de México. El acto fue reventado por esos sujetos, quienes después de amedrentar a los simpatizantes de Morena terminaron por lanzar sillas contra el escenario y golpes contra los ahí presentes.

La condena del acto de violencia no se hizo esperar por parte del partido que en la Cdmx encabeza Martí Batres Guadarrama. Este fue el segundo acto de violencia en menos de un mes en esa demarcación contra simpatizantes del partido cuyo líder es Andrés Manuel López Obrador.

Los dedos no tardaron en apuntar a un viejo competidor en la demarcación: eMauricio Toledo Gutiérrez. El perredista ha estado en medio de la polémica durante prácticamente toda su carrera política, debido a señalamientos por presunta corrupción y abuso de poder. Sus detractores lo acusan –entre otras cosas– de controlar la vida política y las decisiones económicas en esa delegación y de estar detrás de la represión.

Ciudad de México, 14 de enero (SinEmbargo).- Los señalamientos en contra de Mauricio Toledo Gutiérrez, asambleísta del Partido de la Revolución Democrática (PRD), de usar golpeadores para amedrentar a sus enemigos políticos no son nuevos. El también ex Delegado en Coyoacán se encuentra en medio de la polémica al tiempo que el Partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) lo señala como el responsable de haber reventado con violencia un mitin de Claudia Sheinbaum Pardo, el pasado 3 de enero.

Antes, el 15 de diciembre y al inicio de las precampañas en la capital mexicana, presuntos miembros del Sol Azteca también atacaron a simpatizantes del Movimiento de Regeneración Nacional previo a una reunión de la aspirante a Jefa de Gobierno, quien hasta ahora lidera todas las encuestas.

Desde entonces, Morena acusó directamente al legislador capitalino Mauricio Toledo como el responsable de los actos vandálicos en contra de sus simpatizantes.

El ataque del 3 de enero se dio en el Jardín Hidalgo, en el centro de la Delegación Coyoacán. Ahí se reportaron heridos y daños materiales. De acuerdo con distintos testimonios, el ataque fue organizado de la misma forma que el del 15 de diciembre.

Sheinbaum Pardo fue alcanzada por uno de los proyectiles, según consignaron distintos reportes. Un miembro de su equipo lo confirmó a SinEmbargo. Dijo que se trató de un huevo. Varios de sus simpatizantes se movilizaron para protegerla. Los perredistas arrojaron también un cohetón.

La precandidata expresó que la agresión “es inaceptable”, y aseguró que el hecho no los doblegará y que se “recuperará la ciudad”.

“Vamos a recuperar la ciudad. Esta debe seguir siendo una ciudad de libertades”, escribió en Twitter. “La agresión que recibimos en Coyoacán por sujetos del PRD y la delegación es inaceptable. Pero no nos van a doblegar. Somos millones que haremos historia en la ciudad y en el país”.

Luego, en una declaración posterior frente a simpatizantes, agregó: “Tienen miedo de que se les acabe el negocio”.

El 3 de enero pasado, Marco Peláez difundió en su cuenta de Twitter [@makspelaez] esta foto con la leyenda: “Y los porritos cobardes del @PRD_CDMX así dejaron golpeado a nuestro compañero Ángel Bolaños durante evento de @Claudiashein” en Coyoacán. Foto: Marco Peláez

EL CASO DE MARTHA

Martha Patricia Reyes asistió el pasado 3 de enero al mitin en apoyo a Claudia Sheimbaun. Dos días después murió en un hospital de la Ciudad de México a consecuencia de un derrame cerebral.

Martha Patricia lo perdió todo en menos de cuatro meses.

A las 13:14 horas del 19 de septiembre, el suelo se sacudió en la Delegación Coyoacán. La torre 1-C del Multifamiliar de Taxqueña se tambaleó. Se reventaron cristales. Tronaron paredes y, al fin, la estructura se rindió. Fueron “momentos de terror”. La Calzada de Tlalpan se paralizó, y las personas que viajaba en camiones desde el sur descendieron para comenzar a quitar piedra por piedra. Ahí se fueron las vidas de sus nietos, Julián y Jimena, y su hogar.

Desde ese 19 de septiembre se había fortalecido más de lo que ya era. Antes del terremoto, de la desgracia por la pérdida de los nietos y del ataque de los golpeadores de Coyoacán que la llevó al hospital donde murió, Martha ya era una ciudadana activa en la denuncia contra la corrupción en Coyoacán.

El 9 de enero de 2016, por ejemplo, a propósito de una portada de periódico en la que se daba “las gracias” al Diputado Mauricio Toledo Gutiérrez, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Reyes escribió en Facebook:

“¿Gracias? ¿Por hacer su trabajo? ¿En serio? ¿Cuándo entrega el hospital de la mujer que cacareo en su campaña? ¿Y qué hay de los perseguidos políticos? ¿Y los vendedores ambulantes a los que dejó sin empleo? ¿Gracias? Ppprrrrrrr”.

Hoy, el propio Toledo Gutiérrez el señalado como el presunto autor intelectual de las provocaciones en el evento de la precandidata Sheinbaum Pardo, que desencadenaron en la muerte de Patricia. El tema navega entre versiones y genera dudas entre políticos, gente cercana a la mujer y la sociedad.

Y es que “si bien es cierto que la compañera pudiera haber padecido de hipertensión, también es cierto que hubo hechos violentos que le provocaron una crisis de salud que la condujo a la muerte. La compañera no murió en su casa. La muerte se la provocaron con los hechos violentos de los cuales ella fue víctima y testigo”, dijo Martha Patricia Ruiz Anchondo, Diputada en la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México y coordinadora de la estructura electoral en Morena, a SinEmbargo.

UNA CARRERA POLÉMICA

Toledo Gutiérrez nació el 19 de junio de 1980. Comenzó su carrera política en el PRD a los 17 justo en Coyoacán. Para 2001 –a los 21 años– ya era un consejero del Partido de la Revolución Democrática, una posición desde donde desempeñó cargos como Secretario de Asuntos Juveniles, Coordinador Juvenil y Delegado en los Congresos Nacionales.

Fueron 11 años los que le llevaron para alcanzar el puesto de titular de la Delegación de Coyoacán, del que tomó protesta en octubre del 2012.

A sus 32 años superó en los comicios de julio de aquel año al panista Ezequiel Rétiz Gutiérrez, a Delia Alejandra Cruz Tome del Partido Nueva Alianza y al priista Armando Jesús Báez Pinal, y se convirtió en el Delegado más joven en la historia de esa demarcación.

Mauricio Toledo, quien carece de un título profesional, también ha sido Diputado local y federal por el PRD.

Mauricio Toledo (PRD) ha sido señalado por Morena de estar detrás de los golpeadores de sus simpatizantes en la Delegación Coyoacán. Foto: Moisés Pablo, Cuartoscuro

Desde entonces, Toledo levantó polvareda incluso entre sus compañeros perredistas.

Para aspirar al cargo de Delegado en Coyoacán no contó con todo el apoyo de su partido. Gerardo Villanueva Albarrán, quien también era aspirante del Sol Azteca, lo señaló en marzo del 2012 de ser un candidato impuesto.

“Lo que prevemos es un avasallamiento de la cúpula y de estas dos expresiones [Izquierda Democrática Nacional (IDN) y Frente del Pueblo (FP)] para imponer a candidatos que han sido favorecidos por el Gobierno de la ciudad y que tienen perfil de abarroteros; si son buenos para repartir despensas que se vayan a la Central de Abastos”, dijo entonces Villanueva Albarrán.

El 29 de abril de 2015, el propio Villanueva Albarrán, ya como Diputado local por Coyoacán, denunció que tres simpatizantes de Morena fueron agredidos físicamente por sujetos a quienes se identificó como gente cercana a Mauricio Toledo, entonces jefe delegacional con licencia de la demarcación. Los violentados, a los que el legislador identificó como Justiniano Cortes, Roberto Rodríguez y Lucía Segura, acudieron al Ministerio Público a levantar una denuncia por las agresiones; Rodríguez fue el más afectado, pues sufrió fuertes golpes en la boca, lo que le ocasionó la pérdida de varias piezas dentales.

Villanueva solicitó a la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados su intervención para garantizar la integridad física de los legisladores de Morena y sus candidatos.

“¿Qué se va a esperar? ¿A que haya una agresión a algún representante popular? Yo le pido respetuosamente la intervención y hago pública esta denuncia”, dijo entonces el legislador quien recordó que en sesiones pasadas ya había informado de las agresiones a los simpatizantes del Movimiento de Regeneración Nacional en Coyoacán.

Pero a Toledo nadie lo detuvo.

En cuanto asumió como Delegado en Coyoacán los primeros escándalos no se hicieron esperar.

El Partido Acción Nacional (PAN) pidió el 26 de febrero del 2013 una sanción en su contra por la presunta extorsión a empresarios. El abogado Rodo Reus, representante de la inmobiliaria EGZN Arquitectura, acusó a Toledo Gutiérrez de exigir 1. 6 millones de pesos a cambio de no cerrar una construcción en Céfiro 120, que constaba de 120 departamentos y cinco torres.

Ese sería sólo el preámbulo de otro escándalo que detonaría dos meses después.

En abril de 2013. el empresario Manuel Dacosta Aldir denunció a Toledo por exigirle un millón de pesos para la reapertura de una gasolinera en la Escuela Naval Militar. Toledo habría exigido el 25 por ciento del valor el negocio, de acuerdo con el empresario. Si bien Dacosta dijo contar con los permisos del Gobierno Federal, el Jefe delegacional le impedía abrir la expendedora de combustible.

Las acusaciones de Dacosta tuvieron frutos dos meses después, cuando el 18 de junio fue consignado por cohecho Eduardo Ramírez Vallejo, quien se había desempeñado como Secretario Particular de Mauricio Toledo.

En medio del revuelo mediático fue el mismo empresario quien desistió de los cargos, una vez arreglada la situación de su negocio por parte del departamento de Asuntos Jurídicos de la Delegación, como diría más tarde.

Los señalamientos de extorsión llamaron la atención de los legisladores locales. El 25 de junio del 2013, asambleístas solicitaron la renuncia al Delegado Toledo durante su comparecencia en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF).

El Diputado Edgar Borja, entonces en el PAN, expuso que Toledo debería estar en la cárcel y no Ramírez Vallejo. La oposición acusó en esa ocasión a los legisladores del PRD de gastar el tiempo con el fin de interferir con la interpelación realizada a Toledo.

GOLPEADORES PROFESIONALES

Presuntos seguidores del perredista Mauricio Toledo irrumpieron violentamente en un evento de Claudia Sheinbaum, precandidata de Morena a la Jefatura de Gobierno de la CdMx, el 3 de enero. Foto: Cuartoscuro

En abril del 2013 , vecinos de la colonia CTM Culhuacán, en Coyoacán, acusaron al Delegado Mauricio Toledo de haber mandado golpeadores a agredirlos. Los vecinos habían mantenido una batalla con la autoridad local por la falta del servicio de agua en sus hogares. La denuncia fue acompañada por los diputados panistas Priscila Vera y Edgar Borja.

A principios de junio de 2015, los candidatos a diputaciones locales y federales en Coyoacán se presentaron en la sede Delegacional para pedir un cese a las agresiones, después de que cinco brigadistas fueran atacados. Los políticos acusaron a las autoridades de desmantelar la campaña de Morena en la Demarcación.

En respuesta, y una vez con licencia y postulado como candidato a una Diputación federal por el PRD, Toledo pidió a la Procuraduría General de la República (PGR) que pusiera cartas en el asunto sobre las agresiones en Coyoacán.

Una vez terminado su periodo como Delegado, Toledo pasó a fungir como Diputado de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, quedando en su lugar Valentín Maldonado.

La oposición en la ALDF no ha dejado pasar que las operaciones realizadas por Maldonado podrían ser influenciadas por el ex Delegado. El 3 de marzo del año pasado, nuevamente, vecinos de Coyoacán denunciaron a ambos de pretender que el inmueble de la Arena Coyoacán se convirtiese en un cabaret.

El Diputado del PAN, Héctor Barrera, se manifestó en contra del perredista y de su sucesor en la demarcación.

“La botarga de Mauricio Toledo y del papá de éste, Nelson Toledo, han convertido a la Delegación Coyoacán en una zona dominada por golpeadores y mafiosos, privilegiados por Maldonado y los Toledo, quienes pretenden mantenerse en el poder con el lanzamiento de Mauricio como candidato a la delegación”.

Mauricio Toledo Gutiérrez, el perredista acusado de controlar con amenazas los movimientos políticos y económicos en la Delegación Coyoacán. Foto: Cuartoscuro

Cinco meses después, en agosto, alrededor de un centenar de vecinos se manifestaron frente a las oficinas delegacionales de Coyoacán para pedir la renuncia de Toledo. Los presentes clausuraron de forma simbólica las instalaciones.

El acto se salió de control cuando algunos manifestantes lanzaron objetos que rompieron los vidrios del inmueble. Más tarde, una de las representantes vecinales, Gabriela Belmont acusaría que hubo infiltrados dentro de la marcha, presuntamente enviados por el mismo Toledo.

En agosto del 2016, el Juzgado de Distrito en Procesos Penales federales resolvió mandar a prisión a Antonio Mejía, quien había sido piloto personal de Toledo, por los delitos de alteración del Registro Federal de Electores.

Pese a que vecinos de la Colonia Santo Domingo acusaron a Maldonado de repartir tinacos y hacer uso de programas sociales para fines electorales. El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación decidió no emitir sanciones.

Las agresiones han vuelto nuevamente, a seis meses de que se celebren elecciones. El 15 de diciembre tres reporteros fueron agredidos en el jardín Hidalgo donde Andrés Manuel López Obrador pretendía llevar a cabo un mitin de Morena en la Delegación Coyoacán. Los a la reiteración de las agresiones del 3 de enero.

“Pedimos justicia frente a la agresión de la que fuimos objeto en Coyoacán y que se garantice la libertad política en el marco de la Ley”, diría Sheinbaum en su cuenta de Twitter el 6 pasado de enero.

Con información de Carlos Vargas Sepúlveda