Píldoras que vienen en cápsulas de plástico brillantes que se giran para activarlas antes de ingerirlas. Sus creadores dicen que el producto, llamado Power, puede cambiar el mundo y muchos maleantes quieren tenerlas, para obtener superpoderes que tienen dos desventajas: el efecto dura cinco minutos y las consecuencias podrían llegar a la muerte.

Ciudad de México, 14 de agosto (AP).- Imagina tomar una píldora que te puede hacer fuerte y dinámico, una pastilla que básicamente libera todo tu potencial deseado. No, no es esa pastilla en la que estás pensando.

La píldora en Project Power de Netflix te da un superpoder como invisibilidad, resistencia a las balas, un cuerpo elástico, piel de fuego. Pero tiene dos desventajas: El efecto dura solo 5 minutos y uno de sus posibles efectos secundarios es la muerte.

Jamie Foxx, Joseph Gordon-Levitt y Dominique Fishback protagonizan este satisfactorio thriller para adultos y adolescentes tiene crédito extra por agregar un toque de crítica social además de efectos visuales deslumbrantes.

Las píldoras vienen en cápsulas de plástico brillantes que se giran para activarlas antes de ingerirlas. Sus creadores dicen que el producto, llamado Power, puede cambiar el mundo y muchos maleantes quieren tenerlas, como se podrán imaginar.

El filme de superhéroes fue dirigido por Ariel Schulman y Henry Joost. Foto: AP

Pero primero necesitan un lugar para probar las impredecibles píldoras con una población que no lo sospeche y el sitio resulta ser Nueva Orleáns, donde se une este variopinto grupo de héroes para luchar contra una conspiración misteriosa.

Foxx interpreta a un exmilitar insatisfecho que tiene un motivo personal para alimentar su deseo de acabar con la distribución de la droga: “Necesito estar en la cima de la cadena alimenticia”, dice.

Gordon-Levitt interpreta a un policía que no tiene miedo de tomar la píldora si esto le ayuda a atrapar tipos malos. Se parece a Mark Walberg cuando fanfarronea con un jersey de Steve Gleason de los Saints, la pistola enfundada en el cinturón y una placa de policía en una cadena sobre el cuello. “Quizá podemos hacer el bien, ¿que no ese es nuestro trabajo?”, le pregunta a un compañero policía.

Fishback es estudiante de secundaria de día y vendedora de Power de noche, pero lo hace para tener dinero para ayudar a su madre. También podría ser una estrella del rap, si creyera en ella misma. (Saludos a la rapera Chika por dar el rap de Fishback, no apaguen la tele antes de escuchar a las dos interpretar “My Power” en los créditos).

Los tres se enfrentan a un pequeño ejército encabezado por mafiosos ricos, con un ligero acento al hablar, que viajan en jets y tienen ropa de diseñador cuyos diálogos parecen salidos de un episodio de “Miami Vice”. “El dinero está aquí si el producto cumple su reputación”, dice uno.

El guion del debutante Mattson Tomlin es ligeramente predecible— como una mezcla de 8 Mile con Limitless — pero hay que darle crédito por hacer muchos chistes sobre otras películas, agregar un poco de discusión sobre las estructuras de poder en la sociedad y por abordar de manera honesta las relaciones entre razas.

En algún momento el personaje de Fox ve a la chica interpretada por Fishback y le dice: “eres joven, eres negra, eres mujer. El sistema está diseñado para tragarte entera”.

La coherencia de la película se ve afectada al final, pero las interpretaciones de los tres héroes son geniales, Fox y Gordon-Levitt elevan el material con una emotividad real. Fishback también logra ser una chica de secundaria ruda e inteligente a pesar de que tiene casi 30 años.

Jamie Foxx en una escena de Project Power. Foto: AP

Los directores Henry Joost y Ariel Schulman de Nerve y Catfish, mantienen todo bastante en alto y tienen ayuda de algunos efectos visuales extremadamente buenos, especialmente cuando la película retrata cómo la píldora cambia a gente normal en superhumanos locos (trata de ver un cameo de Machine Gun Kelly en llamas).

Hay una secuencia de batalla brillante filmada dentro de una cámara protectora, una escena de comedia difícil de lograr con Gordon-Levitt en toalla, que funciona, y la novedad de una muerte brutal con una escultura.

Project Power mezcla agradablemente elementos de ciencia ficción para crear un buen viaje con una banda sonora que incluye a 2 Chainz, Nipsey Hussle y Curtis Mayfield.

En una escena el personaje de Fishback espera seguir colaborando con el de Fox y dice que son como Batman y Robin. Su respuesta es increíble: “No somos Batman y Robin. Eso es una película, esta es la vida real”.

¿Qué? Lo mejor es no hacer muchas preguntas, simplemente disfruta de la píldora.

Project Power, una estreno de Netflix, tiene una clasificación R (que requiere que los menores de 17 años la vean acompañados de un padre o tutor) de la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos (MPAA, según sus siglas en inglés) por violencia, imágenes sangrientas, contenido de drogas y algunos diálogos. Duración: 111 minutos. Tres estrellas de cuatro.