Mi gato ha cambiado tanto que parece más mi gato y menos lo es, al mismo tiempo. Lo bueno es que no promete, es y ya lo que es.