Entre las ventajas del artefacto “Thermy” se encuentran que es un dispositivo portátil, fácil de utilizar, sin radiación, seguro, no invasivo y se puede utilizar a partir de los 20 años.

Ciudad de México, 14 de diciembre (SinEmbargo).- Alumnos del Instituto Politécnico Nacional (IPN), obtuvieron el Premio Santander a la Innovación Empresarial 2020, en la categoría Prototipo, al presentar un dispositivo para la detección temprana de cáncer de mama por temperatura.

Los estudiantes, de la Unidad Profesional Interdisciplinaria en Ingeniería y Tecnologías Avanzadas (UPIITA), crearon el proyecto denominado “Thermy”, el cual consta de un artefacto médico y método para hallar anomalías de temperatura relacionadas con el crecimiento de tumores cancerosos, desde las etapas iniciales, combinando imágenes termográficas con inteligencia artificial para generar un estudio indoloro y preciso.

Cabe destacar que las ventajas de “Thermy” radican en que es un dispositivo portátil, fácil de utilizar, sin radiación, seguro, no invasivo y se puede utilizar a partir de los 20 años.

Los jóvenes hicieron 3 mil 700 estudios gratuitos en la clínica FUCAM, AC. Foto: IPN

Luis Enrique Hernández Gómez, Jan Andrei Merino González, Pedro Abraham Sánchez Méndez, Jorge Antonio Juárez Aburto y Kevin Andrés Hernández Santiago relataron que mediante fotografías termográficas o infrarrojas del paciente hacen el análisis en segundos y los resultados están listos en aproximadamente 15 minutos.

Hasta la fecha, los jóvenes han desarrollado más de tres mil estudios con más del 90 por ciento de sensibilidad en las pruebas preliminares y detectaron más de 140 casos positivos confirmados por mastografía y biopsia.

El proyecto sobresalió entre mil 200 trabajos de 188 universidades públicas y privadas, por lo que los galardonados se mostraron agradecidos por el reconocimiento y la obtención del recurso financiero. Además, aseguraron que este es “un compromiso con nuestras madres, hermanas, amigas, esposas y compañeras para brindarles un mayor nivel de tranquilidad, al ofrecerles detección temprana, pero sobre todo para ayudarles a cuidar y ser conscientes de su salud”.

Los jóvenes de UPIITA utilizarán el premio económico para concluir la patente internacional, realizar los certificados y regulaciones sanitarias, y seguir la operación y pruebas clínicas del prototipo.