Nikolas Cruz, de 19 años, había sido expulsado de Marjory Stoneman Douglas High School por “razones disciplinarias”, dijo el alguacil del condado de Broward. Dakota Mutchler, de 17 años, señaló que Cruz publicó en Instagram algo sobre matar animales además de la práctica de tiro que realizaba en su patio trasero con una pistola de perdigones.

Florida, 15 de febrero (AP).- Estudiantes y vecinos describen a quien abrió fuego en una escuela secundaria de Florida como un adolescente problemático que amenazó y acosó a sus compañeros, habló sobre matar animales, posó con pistolas en fotografias para las redes sociales y fanfarroneó acerca de la práctica de tiro en su patio trasero con una pistola de perdigones.

Nikolas Cruz, de 19 años, había sido expulsado de Marjory Stoneman Douglas High School por “razones disciplinarias”, dijo el alguacil del condado de Broward, Scott Israel, pero insistió en que no sabía los detalles.

El maestro de matemáticas Jim Gard le dijo al Miami Herald que antes del tiroteo en el que murieron de 17 personas el miércoles, Cruz podría haber sido identificado como una amenaza potencial. Según Gard, la escuela había enviado un correo electrónico advirtiendo a los maestros que Cruz no debería estar en el campus con una mochila .

“Hubo problemas con él el año pasado cuando amenazó a los estudiantes, por lo que creo que se le pidió que abandonara el campus”, dijo Gard al periódico.

La estudiante Victoria Olvera, de 17 años, declaró que Cruz había abusado de su ex novia y que su expulsión fue por una pelea con su nuevo novio.

Él había estado asistiendo a otra escuela en el condado de Broward desde la expulsión, dijeron las autoridades escolares.

Al menos 17 personas perdieron la vida tras el tiroteo en esta secundaria. Foto: John McCall, South Florida Sun-Sentinel vía AP.

Cruz era huérfano: su madre, Lynda Cruz, murió de neumonía el 1 de noviembre, según el Sun Sentinel. Ella y su esposo, quien murió de un ataque al corazón hace varios años, adoptaron a Nikolas y a su hermano biológico, Zachary, después de que la pareja se mudara de Long Island, en Nueva York, al condado de Broward.

Tras la muerte de su madre, los niños quedaron al cuidado de un amigo de la familia, dijo un miembro de la familia en Long Island de nombre  Barbara Kumbatovich.

Nikolas Cruz se sintió infeliz sllí por lo que pidió mudarse con la familia de un amigo en el noroeste de Broward. La familia estuvo de acuerdo, y Cruz se mudó en el día de Acción de Gracias. Según el abogado Jim Lewis, quien representa a la familia de la que no se reveló la identidad, ellos sabían que Cruz era dueño del arma AR-15 pero lo obligaron a encerrarla en un armario; nunca lo vieron ir a un campo de tiro con ella. Sin embargo, él sí tenía la llave.

Cruz adquirió legalmente el arma de asalto hace aproximadamente un año, dijo a The Associated Press un funcionario policial familiarizado con la investigación pero no autorizado para discutirlo públicamente.

El abogado Lewis aseguró que la familia está devastada y conmocionada. Durante los tres meses que Cruz vivió allí, fue respetuoso y callado, pero también se mostraba triste por la muerte de su madre, agregó Lewis a The Associated Press.

“No había indicios de que algo estuviera mal”, dijo Lewis. “Solo un niño ligeramente preocupado que había perdido a su madre. … Él mantuvo totalmente esto fuera de todos “.

De acuerdo con Jim Lewis, el hijo de la familia es un joven que se encontraba en la escuela cuando ocurrió el tiroteo. La familia está cooperando, su casa es registrada ninguno de ellos es sospechoso de haber cometido un delito, agregó.

Los viejos vecinos de la familia Cruz, Malcolm y Christine Roxburgh, le dijeron al Sun Sentinel que la policía fue a la casa del niño en muchas ocasiobes, ya que solía meterse en problemas y hostigar a la gente. Malcolm Roxburgh aseguró que un vecino, que tenía cerdos, al otro lado de la calle fue atacado por Nicolás Cruz.

“No le gustaban los cerdos y no le gustaban los vecinos, por lo que envió a su perro para tratar de atacarlos”, dijo Roxburgh.

Su esposa dijo que una vez sorprendió a Nikolas mirando por su ventana.

“Dije, ‘¿Qué estás haciendo aquí?’ Dijo que estaba buscando pelotas de golf. Dije, ‘Este no es el campo de golf’ “, señaló.

Además, la pareja refirió que cuando el niño no quería ir a la escuela, se golpeaba la cabeza contra una pared de cemento. Tenían miedo de él. “Podría haber matado a cualquiera de nosotros”, dijo Christine Roxburgh.

Cruz recibió tratamiento en una clínica de salud mental por un tiempo, pero no estuvo allí por más de un año, aseguró el alcalde del condado de Broward, Beam Furr, durante una entrevista con CNN.

“No era como si no hubiera preocupación por él”, dijo Furr. “Tratamos de mantener nuestros ojos abiertos en los niños que no están conectados… La mayoría de los profesores tratan de dirigirlos hacia algún tipo de conexión… En este caso, no encontramos la forma de conectarnos con este chico “.

En esta toma de video cortesía de WPLG-TV se observan estudiantes de la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida, mientras evacuaba las instalaciones después del un tiroteo. Foto: WPLG-TV vía AP

Las autoridades dijeron que están diseccionando las molestas publicaciones de las redes sociales del sospechoso, sin ninguna explicación. Pero los compañeros agregaron que reconocieron a Cruz de una foto de Instagram donde posaba con una pistola frente a su cara. Los estudiantes llamaron a Cruz “raro” y “solitario”, incluso aquellos que fueron amables con él dijeron que no lo habían visto en más de un año desde su expulsión.

Dakota Mutchler, de 17 años, recordó que Cruz publicó en Instagram algo sobre matar animales y dijo que había hablado sobre la práctica de tiro en su patio trasero con una pistola de perdigones.

“Empezó a perseguir a uno de mis amigos, amenazándolo, y yo lo interrumpí desde allí”, dijo Mutchler.

Agregó que los estudiantes no estaban sorprendidos de que los funcionarios identificaran a Cruz como el tirador: “Creo que todos tenían en mente que si alguien iba a hacerlo, iba a ser él”, dijo Mutchler.

Pero el superintendente del distrito escolar del condado de Broward, Robert Runcie, dijo que no conocía las amenazas que Cruz le planteaba a la escuela.

“Por lo general, tú puedes ver en estas situaciones que podría haber signos potenciales por ahí”, dijo Runcie. “Esperaría en este punto si lo hubiera, pero no tuvimos advertencias. No hubo llamadas ni amenazas que sepamos que se hicieran”.

El jueves por la mañana, Cruz fue acusado de 17 cargos de homicidio premeditado luego de ser interrogado durante horas por las autoridades estatales y federales. Con 1.70 metros de estatura y aproximadamente 59 kilogramos de peso, vistiendo una bata de hospital después de ser tratado por la respiración dificultosa, se ordenó que se le retuviera sin fianza y se le trasladara a la cárcel.