José Antonio Meade, Secretario de Hacienda, aceptó esta mañana que las elecciones de Estados Unidos golpean al peso mexicano. Ayer, Alan Greenspan, ex Presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, alertó del desequilibrio que vive la economía justamente por el proceso electoral. Donald Trump, que hoy alcanzó a Hillary Clinton –de acuerdo con NYT–, amenazó a Ford por poner una fábrica en México…

Parece una mañana de terror, y no una para celebrar la Independencia de México. En este contexto, el dólar alcanzó hoy su máximo histórico: 19.73 pesos por uno.

Ciudad de México, 15 de septiembre (SinEmbargo/Economía Hoy).–  La jornada de este jueves no le alcanzó al peso para recuperarse, al contrario, la moneda mexicana continúa con pérdidas ante el dólar americano. La moneda estadounidense alcanzó hoy el máximo histórico visto en febrero de este año, al cerrar la jornada a la venta hasta los 19.77 pesos, 0.15 centavos más que ayer.

Por la mañana, el billete verde llegó hasta los 19.73 pesos por uno en ventanillas de Bancomer, 0.11 centavos más que al cierre de la jornada de ayer, en medio de la incertidumbre  de las elecciones presidenciales en Estados Unidos que ponen ya en empate a la demócrata Hillary Clinton y al republicano Donald Trump.

La moneda estadounidense superó hoy el máximo histórico visto el 11 de  febrero de este año, cuando se vendió en 19.71 pesos en ventanillas bancarias.

En su cotización interbancaria el dólar se oferta hasta los 19.34 pesos, de cuerdo con cifras emitidas por el Banco de México (Banxico).

Esta mañana, el Secretario de Hacienda José Antonio Meade Kuribreña dijo que las elecciones en Estados Unidos son un factor que afecta al peso sin estar necesariamente vinculado con el candidato republicano Donald Trump, mientras que en las declaraciones hechas estas últimas semanas analistas aseguraron que la recuperación del dólar en los mercados se debe a que la posición de Trump mejoró en las recientes encuestas.

“No estamos seguros de que sea puntualmente un tema vinculado con Trump o no (lo que afecta al peso), sino en términos generales con la duda que siempre genera cuál puede ser el resultado de la elección en el país que es nuestro principal socio comercial”, dijo esta mañana en entrevista con Grupo Fórmula.

Meade también señaló que la incertidumbre de la decisión que vaya a tomar la Reserva Federal (Fed) en torno a las tasas de interés y el precio del petróleo son otros factores externos que afectan el tipo de cambio.

Los especialistas en economía aseguran que el dólar puede llegar hasta los 20 pesos antes de terminar el año. Armando Sánchez Vargas, del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), refirió que según el modelo econométrico de la propia dependencia universitaria, el dólar podría cotizarse hasta en 21.62 pesos.

El peso experimenta su peor arremetida frente al dólar en cuatro meses, al reportar una depreciación de 5.27 por ciento en seis sesiones consecutivas para tocar un nivel de 19.2225 unidades al mayoreo, de acuerdo con datos de Bloomberg.

En el mercado accionario, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) se recuperó y finalizó con una ganancia de 0.34 por ciento, esto es 155.34 puntos colocándose en 45,922.91 unidades.

Por su parte, Wall Street cerró con fuertes ganancias, el Dow Jones, su principal indicador, subió 0.99 por ciento, impulsado por el sector tecnológico tras otro día de grandes avances del gigante tecnológico Apple.

En el mercado energético, el petróleo de Texas (WTI) para entrega en octubre subió hoy un 0.80 por ciento y cerró en 43.91 dólares el barril, una ligera recuperación después de dos días de fuertes pérdidas.

Por su parte, el oro negro del Brent cerró en el mercado de futuros de Londres en 46.45 dólares, un 1.08 por ciento más que al término de la sesión anterior.

El ex presidente de la Reserva Federal ha asegurado que teme que los "locos" terminen minando el sistema político y económico del país. Aunque no dio nombres en una conferencia celebrada el pasado martes, este economista dejó entrever que sus declaraciones se refieren al candidato republicano para las elecciones de Estados Unidos, Donald Trump. Foto: AP

El ex presidente de la Reserva Federal ha asegurado que teme que los “locos” terminen minando el sistema político y económico del país. Foto: AP

Ayer, Alan Greenspan, prestigioso economista y ex presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, ha advertido de la peligrosa situación en la que se encuentra el país y Occidente. Greenspan aún tiene la esperanza de que se encuentre una “salida” a este contexto económico y político que puede “quebrantar un país” que es la primera potencia económica del mundo, pero va resultar complejo dada la situación actual.

El ex presidente de la Reserva Federal ha asegurado que teme que los  “locos” terminen minando el sistema político y económico del país. Aunque no dio nombres en una conferencia celebrada el pasado martes, este economista dejó entrever que sus declaraciones se refieren al candidato republicano para las elecciones de Estados Unidos, Donald Trump.

“Este el peor contexto económico y político con el que he tenido contacto”, según asegurado Greenspan, que tiene 90 años, en una conferencia en Washington organizada por las universidades de Stanford y Chicago.

En el frente económico, Estados Unidos encamina a una estanflación (una combinación de demanda débil e inflación alta), según Greenspan. “En el plano político, no tengo idea de qué es lo que pasa”.

“No nos encontramos en un equilibrio estable”, sentencia el economista estadounidense, aunque “espero que podamos encontrar una salida porque este es un gran país como para que lo quebrante -cómo decirlo- los locos”.

Greenspan, que se desempeñó en 1974-1977 en el gobierno republicano de Gerald Ford, se negó el miércoles a hacer declaraciones cuando se le preguntó a quién se refería.

TRUMP AMENAZA A FORD

El candidato republicano Donald Trump criticó la inversión que anunció Ford en México para la construcción de una planta de autos pequeños, y le advirtió a la empresa que si lleva a cabo sus planes tendría que pagar un arancel del 35 por ciento por cada coche que quiera vender a Estados Unidos.

“Es una desgracia absoluta. Estas transacciones son ridículas, que aniquilan empleos, no ocurrirán cuando sea Presidente”, aseguró el republicano en su gira de campaña por Canton, en Ohio.

Ayer, Ford Motor informó que movería toda su producción de autos chicos de Estados Unidos a México.

El director general de Ford, Mark Fields, confirmó el anticipado movimiento durante un evento para inversionistas y analistas de Wall Street.

Actualmente, Ford fabrica su subcompacto Fiesta en México, pero sus sedanes Focus y C-Max se producen en los suburbios de Detroit. Fabricarlos en México impulsaría las ganancias de la compañía debido a los bajos costos al sur de la frontera.

La compañía está construyendo una nueva planta de ensamblaje de mil 600 millones de dólares en el estado de San Luis Potosí. Ahí comenzará la producción de autos pequeños a partir de 2018.

La planta de ensamblaje de Ford en Michigan, que actualmente produce los modelos más pequeños de la compañía, recibirá nuevos productos bajo el acuerdo firmado el año pasado con el sindicato de Trabajadores Unidos de la Industria Automotriz.

Serán los vehículos más grandes y que presentan mayores ganancias, como la pickup Ranger.

Donald Trump dijo que estaba seguro de que la empresa no cumpliría con sus planes si ganaba él. “No se van a ir”, dijo entre aplausos. “Pero si se van no pasa nada. ¡Haremos una fortuna!”.

Unas horas antes del evento de Canton, dos sondeos de CNN y Bloomberg habían situado a Trump entre cuatro y cinco puntos por delante de su adversaria en Ohio, un estado que necesita para ganar.

De acuerdo con Bloomberg, ningún republicano ha llegado a la Casa Blanca sin ganar ese estado desde que lo hiciera Abraham Lincoln en 1860.

En otro evento, antes de llegar a Canton, Trump estuvo en Flint, la ciudad de Michigan cuyo sistema de agua sufre una grave crisis desde 2014, ahí también se refirió a la decisión de Ford.

“Antes los coches se hacían en Flint y no podías beber agua en México. Ahora los coches se hacen en México y no puedes beber agua en Flint”, dijo Trump.

“Ellos harán sus carros, que van a emplear a miles y miles de personas no de este país y luego van a vender sus autos a través de nuestra frontera. No hay impuestos, no hay nada y nosotros tendremos más desempleo en Flint y en Michigan”, añadió.

SE ACORTAN LAS DISTANCIAS

En la imagen, el candidato republicano Donald Trump y la ex Primera Dama Hillary Clinton. Foto: EFE/Especial.

En la imagen, el candidato republicano Donald Trump y la ex Primera Dama Hillary Clinton. Foto: EFE/Especial.

A 54 días de la elección presidencial en Estados Unidos, la distancia entre los dos principales candidatos: Hillary Clinton (demócrata) y Donald Trump (republicano) se hace más estrecha.
Hoy, una encuesta publicada por el New York Times y CBS News muestra un empate entre ambos contendientes en intención de voto a nivel nacional.
Si a la competencia entre ambos candidatos se añade la de los principales partidos minoritarios, el Partido Libertario (Gary Johnson) y el Partido Verde (Jill Stein), Clinton y Trump obtienen sendos 42 por ciento de apoyo de posibles votantes.

En el caso de que solo se pregunte por Clinton y Trump a los encuestados que aseguran tener intención de votar el próximo 8 de noviembre, el apoyo se reparte entre el 46 por ciento para Clinton y el 44 por ciento para Trump, dentro del margen de error del 3 por ciento.

Cuando se sondea a personas registradas para votar, Clinton aumenta su margen con un 46 por ciento, frente al 41 por ciento de Trump.

La encuesta, que da un 8 por ciento de apoyo nacional a Gary Johnson, muestra la buena acogida que tiene la ideología libertaria, de corte ácrata, en los votantes de entre 18 y 29 años, entre los que el ex Gobernador de Nuevo México obtiene un 26 por ciento de intención de voto.

En la misma franja de edad, Stein obtiene un 10 por ciento, lo que muestra la apatía que despiertan la líder demócrata y el republicano en estas elecciones.

No obstante, los jóvenes suelen tener una baja tasa de participación electoral en Estados Unidos.

Algo más del 20 por ciento de los votantes independientes, que no se inscriben para votar como alineados con ningún partido, dice a los encuestadores que votará por un tercer partido.

Solo un 43 por ciento de los votantes se muestra entusiasta con las elecciones del 8 de noviembre, mientras que algo más del 50 % de los que dice que votará por Trump o Clinton expresa su fuerte apoyo por uno de los dos.

Trump lidera a Clinton entre los votantes de raza blanca (57 frente a 33 por ciento), pero la demócrata se impone con fuerza entre mujeres, latinos y ciudadanos negros.

La encuesta fue realizada entre 1.433 votantes registrados entre el 9 y 13 de septiembre.

Ayer, la Real Clear Politics sobre el promedio de encuestas de intención electoral en Estados Unidos, acortó la ventaja de Hillary sobre Trump a 1.8 por ciento.

En la encuesta de Bloomberg, la ventaja la lleva Donald Trump por 5 puntos porcentuales en Ohio, una brecha que subraya los desafíos para la demócrata en los estados fundamentales del llamado “Cinturón del óxido” tras atravesar uno de los momentos más duros de su campaña.

El candidato republicano aventaja a Clinton por 48 por ciento a 43 por ciento entre quienes probablemente vayan a votar en una disputa entre los dos y por 44 por ciento a 39 por ciento si se incluye a otros candidatos.

La encuesta se realizó entre el viernes y el lunes, mientras llovían críticas contra Clinton por decir que la mitad de los simpatizantes de Trump eran un “canasto de los deplorables” y resurgía la preocupación por su salud después que un video la mostró tambaleándose al abandonar una conmemoración del 11 de septiembre con lo que, según afirmó su equipo de campaña, se trataba de un brote de neumonía.

No todas son buenas noticias para Trump, en otra encuesta se muestra que el porcentaje del voto de los electores mormones que tenía el Partido Republicano ha disminuido significativamente con él como candidato republicano.

Los mormones Manuel y Claire Saldaña dicen que suelen identificarse con los valores y principios republicanos, pero a la pareja de Virginia se le está dificultando mantenerse fiel al partido desde que Trump se convirtió en su candidato.

La incapacidad del magnate para establecer una conexión con los votantes mormones como los Saldaña es probablemente la razón principal por la que el Partido Republicano ha perdido electores de esta religión en una cantidad significativa desde 2012, según un sondeo del Centro de Investigación Pew dado a conocer el martes.

Halló que el 48 por ciento de los votantes mormones empadronados ahora se describen como republicanos, muy abajo del 61 por ciento hace cuatro años cuando Mitt Romney, que es mormón, era el nominado presidencial del partido.

La encuesta señala que la mayoría de los mormones que eran republicanos ahora se consideran independientes. Mostró también que 13 por ciento de los mormones encuestados son demócratas, un poco menos que el 14 por ciento que dijo lo mismo hace cuatro años.