Author image

Ernesto Hernández Norzagaray

16/10/2021 - 12:05 am

Lozoya y los tesoros marinos de Hunan

Y es que el señor Lozoya Austin estuvo un tiempo prófugo en España -se dijo, incluso, que bajo el amparo de la mafia rusa- y le habrían tenido a todo lujo en una residencia de alta gama en la paradisíaca Marbella.

Emilio Lozoya, exdirector general de Pemex, en el restaurante Hunan de la Ciudad de México.
“Pero que el tema Odebrecht se haya apagado mediáticamente no significa que haya dejado de existir”. Foto: Lourdes Mendoza vía Cuartoscuro

“Nuestros platillos están hechos con ingredientes de la mejor calidad, cuidando cada detalle con recetas clásicas y presentación exquisita”, es el mensaje de bienvenida que da la cadena de restaurantes Hunan de la Ciudad de México a su selecta clientela.

No es inusual, sino la constante, en este tipo de establecimientos, donde fue sorprendido Emilio Lozoya Austin, el exdirector de Pemex, departiendo con amigos cuando se supone está bajo alguna figura de arresto domiciliario por su presunta complicidad en actos de corrupción de la pasada administración federal.

No está mal que alguien disfrute de las viandas, si puede pagar esas bondades gastronómicas, y pueda departir solo, con su familia o amigos. Quizá, lo único, con lo que no cumple el negocio, es con la otra máxima que estimula cuando afirma que es “un lugar en el que puedes confiar”, y no por la calidad de sus platillos o los vinos que se sirven, que son de una buena gama, sino porque cualquiera con smartphone puede acabar con la privacidad de sus clientes.

Y fue el caso de Lozoya Austin, quien confiado nunca imaginó -porque, quizá, antes ya lo había asistido a este tipo de restaurantes- que sería sorprendido por la periodista Lourdes Mendoza, quien lo tiene demandado y le habría tomado las fotos, que luego se hicieron públicas y el tema escaló hasta llegar a ese territorio donde se está, a decir por los voceros del Gobierno de la 4T, limpiando la corrupción. De arriba hacia abajo. Y, con los mejores insumos sanitizantes.

Y es que el señor Lozoya Austin estuvo un tiempo prófugo en España -se dijo, incluso, que bajo el amparo de la mafia rusa- y le habrían tenido a todo lujo en una residencia de alta gama en la paradisíaca Marbella. Nunca se confirmó esta versión y muy probablemente es falsa, porque si de dinero se trata, las alforjas de este personaje ubicuo de los gobiernos del PRIAN no necesariamente estaban vacías. O, al menos, que haya sido el tonto del pueblo. Sólo en el affaire de Odebrecht se habló de una decena de millones de dólares y, bueno, cómo dice ese dicho tan nuestro: “el que da y reparte le toca la mejor parte”.

El caso es que fue sorprendido en Marbella gracias a la ficha roja que la FGR había emitido con fines de captura internacional, y la Interpol hizo su trabajo de localización y lo llevó primero a una cárcel valenciana, donde pasaría unos meses antes de ser traslado en calidad de detenido a México, lo que fue una estrellita en la frente para nuestra justicia.

A la vista de todos se cumplía la oferta de AMLO de que durante su Gobierno no habría impunidad. Vinieron los aplausos y aparecieron algunos rostros sombríos. Se esperaba una bola de nieve llevándose a su paso a decenas de exfuncionarios públicos involucrados en el caso corrupto de Odebrecht. Paso una semana, luego meses y ahora años, y el señor Lozoya nunca pisó el penal del Altiplano o algunos de los reclusorios de la Ciudad de México. Es más, ni un juzgado.

Entonces, aquellos aplausos tronantes se fueron apagando y los rostros sombríos se alumbraron con la intensa luz de un perdón nunca pedido. Un día, recordaremos, AMLO al no tener mejor tema para su conferencia “mañanera” sacudió al Fiscal Gertz Manero cuando atrajo el tema diciendo que había pasado tiempo “y no había resultados”.

No obstante, AMLO dijo que seguía confiando en el Fiscal, en este escándalo de corrupción que había aceitado la maquinaria clientelar de la elección presidencial de 2012. Vinieron las ocho columnas que siempre provocan las conferencias mañaneras con regularidad y el fuego mediático se fue apagando paulatinamente. No volvió a mencionar el tema en meses y tampoco recriminó nuevamente en quien él “confía” aunque no le brinde resultados.

Al final el Presidente tiene mucha tela de donde cortar siendo México un país tatuado por la desigualdad y la polarización. Y, también, unos medios habidos de sus declaraciones contundentes para el consumo de sus lectores.

Pero que el tema Odebrecht se haya apagado mediáticamente no significa que haya dejado de existir. Ahí está para las necesidades del Presidente y lo puede utilizar cuando le sea más oportuno y útil. Cuando necesite un “estate quieto”, como hace unas semanas, lo utilizó para acalambrar y poner en fuga a Ricardo Anaya, que, desde entonces, está en paradero desconocido. Sin embargo, aquel, también, busca administrar su miedo de ser capturado sin dejar de pensar para su foro interno que es el candidato que necesita la oposición.

Pero, volviendo a lo sucedido en el restaurante Hunan, cuando Lozoya Austin fue sorprendido degustando una entrada de deliciosos dumplings de camarón frito y un surtido de tesoros marinos, que seguramente se le atoraron en el cogote. Apuro, eso sí, un buen trago de un Chablis para saciar el malestar. Pero, en lo que jalaba aire, las imágenes probablemente ya circulaba en el ciberespacio, y le agrió también la cena al señor Gertz Manero, quién por alguna razón se imaginó que sería tema de la “mañanera” del día siguiente. Y no le faltaba razón a su sospecha porque el Presidente acarició el tema y soltó su opinión sobre el video : “Yo creo, dijo, que es legal, pero es inmoral, el que se den estas cosas, es una impudencia para decir lo menos, un acto de provocación, porque este señor fue director de Pemex y está como testigo protegido -se le llama de otra manera, pero eso es una gente que está recibiendo un trato especial- porque decidió dar a conocer toda la corrupción que se produjo, en el sexenio anterior, incluso desde Calderón”.

Y, refrendó su confianza en el Fiscal: “Ojalá y la Fiscalía informe, sobre este asunto. Tengo confianza en el Fiscal Alejandro Gertz Manero y espero que alcance el tiempo y se haga justicia como todos los mexicanos exigen la ley. Tiene que haber justicia pronta, expedita, pero yo espero que la Fiscalía informe cómo va el juicio”.

No hay a la vista nada que lleve a suponer que la Fiscalía saldrá a decir, como lo hizo con el tema del affaire de Conacyt, y los “científicos corruptos”, aun cuando en todo este tiempo partimos de que el señor Lozoya ya aportó todo, o lo mejor, que tiene en su poder y no ha habido, hasta donde se sabe, citatorios para los directa o indirectamente involucrados en los actos de corrupción y el financiamiento ilegal de campañas electorales. Es más, Lozoya dijo que ya había cumplido con su parte pero que el Fiscal tiene como prioridad el affaire de los funcionarios y científicos.

En definitiva, lo único cierto hasta ahora son las imágenes, la molestia del Presidente y la falta de resultados de la Fiscalía, ah, pero también, la comida del restaurante Hunan que se caracteriza una gastronomía donde dominan los chiles, ajos y chalotes. Algo, que está comprobado, sí pica.

Al tiempo.

Ernesto Hernández Norzagaray
Doctor en Ciencia Política y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid. Profesor-Investigador de la Universidad Autónoma de Sinaloa. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores, Nivel I. Ex Presidente del Consejo Directivo de la Sociedad Mexicana de Estudios Electorales A. C., ex miembro del Consejo Directivo de la Asociación Latinoamericana de Ciencia Política y del Consejo Directivo de la Asociación Mexicana de Ciencia Política A.C. Colaborador del diario Noroeste, Riodoce, 15Diario, Datamex. Ha recibido premios de periodismo y autor de múltiples artículos y varios libros sobre temas político electorales.
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas