El Presidente López Obrador dijo hoy que el transitorio eliminado planteaba que en tanto se consolida la Guardia Nacional puedan, el Ejército y la Marina, apoyar en los asuntos de seguridad pública. “Va a quedar igual, como si fuera una reedición de la Policía Federal, que ya sabemos que no funcionó”, criticó.

En la tarde de ayer, con 362 votos a favor, 119 en contra y cuatro abstenciones, los integrantes de la Cámara de Diputados avalaron en lo general la creación de la Guardia Nacional. Más tarde aprobaron con 348 votos a favor, 108 en contra y 10 abstenciones, los artículos 13, 16, 21, 73, 76, 82 y 89, y los transitorios.

Ciudad de México, 17 de enero (SinEmbargo).– El Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo esta mañana que no está satisfecho con la eliminación de un Artículo transitorio sobre la Guardia Nacional ayer en la Cámara de Diputados, y aseguró que si eso no se corrige, será simplemente “redefinir sólo a la Policía Federal”.

“Nosotros tenemos que pedir respetuosamente a los senadores que se contemplen temas que fueron eliminados en la aprobación, sobre todo lo relacionado con la participación de las Fuerzas Armadas en el proceso de capacitación, de formación, y la definición con claridad sobre la facultad de las Fuerzas Armadas para intervenir en asuntos de seguridad pública. Eso tiene que quedar claro”, dijo. “Había un artículo transitorio que se propuso y fue eliminado”, agregó.Hizo un llamado a los senadores a que reincorporen ese transitorio.

Precisó que el transitorio planteaba que en tanto se consolida la Guardia Nacional puedan, el Ejército y la Marina, apoyar en los asuntos de seguridad pública. “Va a quedar igual, como si fuera una reedición de la Policía Federal, que ya sabemos que no funcionó. No por culpa de los elementos sino porque desde que se creó, con Ernesto Zedillo, no se le dio fuerza”, criticó. Recordó que sólo hay 40 mil federales efectivos; la otra mitad son administrativos y no hay instalaciones.

“No es para cambiarle de nombre”, dijo y recalcó: “No estoy satisfecho”.

En la tarde de ayer, con 362 votos a favor, 119 en contra y cuatro abstenciones, los integrantes de la Cámara de Diputados avalaron en lo general la creación de la Guardia Nacional. Más tarde aprobaron con 348 votos a favor, 108 en contra y 10 abstenciones, los artículos 13, 16, 21, 73, 76, 82 y 89, y los transitorios. “¡Damos pasos firmes rumbo a la paz y la desmilitarización del país!”, escribieron en Twitter los diputados del Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

La alianza del partido del Presidente, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), con el Revolucionario Institucional (PRI) y el Verde Ecologista (PVEM) para aprobar la Guardia Nacional le ha acarreado una dura crítica de activistas, políticos y organizaciones civiles en las redes sociales. Morena recurrió a Encuentro Social (PES) y Partido del Trabajo, sus socios en la elección 2018, para alcanzar votos suficientes y aprobar el dictamen de la fuerza militarizada que organizaciones internacionales rechazan.

El Presidente ha dicho que es necesaria para combatir la inseguridad, pero los grupos civiles nacionales y extranjeros consideran que no es un camino correcto: los militares no están preparados y, al menos en el caso mexicano, han violado los derechos humanos durante décadas. Denise Dresser escribió en su cuenta de Twitter: “Antes existió el PRIAN, ahora existe el PRIMOR. Aquí la coalición legislativa/política que ahora nos gobernará. Morena de la mano del PRI no solo cambia Constitución e ignora mejores alternativas al empoderamiento militar; también cambia el significado las palabras”.

“Voté en contra del dictamen de Morena que constitucionaliza la militarización del país a través de una #GuardiaNacional de naturaleza militar bajo un mando supuestamente civil que realmente es un mando mixto entre la SEDENA, la SEMAR y la SSCP. Abdicación a tener buenas policías”, escribió Laura Rojas en su cuenta de Twitter.

El grupo civil Serapaz expresó: “¿Por qué el ejército no debe estar en las calles? Porque desaparecen personas, lo dijeron las familias que valientemente estuvieron en la Corte Internacional de Derechos Humanos narrando como el ejercito desapareció forzadamente a sus seres queridos. No a la Guardia Nacional, sí a una Seguridad sin Guerra”.

La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH) dijo el dictamen es contrario a la sentencia del Caso Radilla porque permitiría “que militares que violen derechos humanos recurran a tribunales militares alegando que los delitos cometidos son del orden castrense, según la modificación al Artículo 13”.

“La sentencia del caso Radilla emitida por la Corte Interamericana de Derechos Humanos en contra del Estado mexicano abrió la puerta a acotar la jurisdicción militar en México, obligando a que delitos cometidos por militares en los que se involucren civiles sean investigados y procesados por tribunales civiles”, recordó.