Nuestro planeta está girando tan veloz en la actualidad que los científicos alertan de que seguramente debamos recortar un segundo del presente año 2021. Este fragmento se trataría de un “segundo intercalar negativo”.

Por Andrea Núñez-Torrón Stock

España, 17 de enero (TICbeat).- Cuando decimos que el mundo va cada vez más deprisa puede que ya no se trate de una metáfora aplicada a los vertiginosos y acelerados tiempos que corren. A nivel físico, el giro de la Tierra se está volviendo más rápido, más que nunca en los registros disponibles. Por ello, la comunidad científica alerta de que es muy posible que necesitemos recortar un segundo entero del año en curso.

Una rotación alrededor del eje de la Tierra equivale a 24 horas, o aproximadamente 86.400 segundos. Si bien este período ha sido en gran medida constante a pesar de las variaciones causadas por el movimiento del núcleo fundido de la Tierra o el clima, un giro acelerado pronto puede llevar a la necesidad de un “segundo intercalar negativo”. Dicho de otra manera, por primera vea en la historia podría ser necesario recortar un segundo entero del año debido a la velocidad de rotación de nuestro planeta.

Tal y como señalan desde Time and Date, el día más corto jamás registrado usando relojes atómicos fue el pasado 19 de julio de 2020, como señala Time and Date, con una duración de 1.4602 milisegundos menos que el equivalente de exactamente 24 horas. El récord anterior se midió el 5 de julio de 2005, prácticamente tres lustros antes. Pero además, los científicos pronostican que este recién estrenado 2021 podría finalizar siendo el más corto en décadas, por un pequeño pero significativo margen.

Según sus cálculos, un día promedio en 2021 será 0.05 ms menos que 86.400 segundos. A lo largo de todo el año, los relojes atómicos habrán acumulado un desfase de unos 19 ms. A modo de comparación: en los últimos años, se ejecutaron rápidamente unos cientos de milisegundos por año. La última vez que un día promedio fue de menos de 86,400 segundos en un año completo fue en 1937.

Para volver a sincronizar los relojes, la solución que propone la ciencia consiste en reducir un segundo completo de un día, también conocido como segundo intercalar negativo. Sería la primera vez que se corta un segundo; los últimos 27 segundos intercalares han sido todos positivos, una tendencia que se introdujo en 1972, añadiendo uno más en lugar de descontarlo.

¿Y qué razón asoma tras este fenómeno? La velocidad de rotación de la Tierra varía constantemente debido al complejo movimiento de su núcleo fundido, océanos y atmósfera, además de otros efectos. Aunque causa exacta todavía se desconoce, ya se relaciona con el calentamiento global, puesto que el deshielo de los glaciares y el derretimiento de los polos podría afectar la distribución de masa del planeta o los procesos geológicos muy por debajo de su superficie.

Independientemente de la causa, el simple hecho de reducir un segundo al día podría terminar teniendo consecuencias desastrosas en las tecnologías modernas, como señala Phys.org. Por esta última razón, los científicos están pidiendo un cambio de la hora solar a la hora atómica internacional, que se basa en una red internacional de relojes atómicos sincronizados.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CONAUTORIZACIÓN EXPRESA DE TICbeat. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.