Foto de archivo tomada el 20 de septiembre de 2012 de varios canes enjaulados cerca de un puesto callejero de venta de carne de perro en un mercado de Hanoi (Vietnam). Foto: EFE

Foto de archivo tomada el 20 de septiembre de 2012 de varios canes enjaulados cerca de un puesto callejero de venta de carne de perro en un mercado de Hanoi (Vietnam). Foto: EFE

Ciudad de México, 17 de septiembre (SinEmbargo).–Cada año en Vietnam al menos 5 millones de perros son sacrificados para ser consumidos por el humano, según medios locales. Sin embargo, la cifra no se conoce con exactitud, pues en el país no existen leyes para regular el comercio de la carne de perro.

“Creemos que el número real es aún más elevado porque los países no tienen leyes o regulaciones sobre el comercio de carne de perro”, señaló al medio Tuoi Tre New el coordinador de la Alianza de Protección Canina en Asia, Le Duc Chinh.

La mayoría de los animales provienen de Tailandia, Laos y Camboya para abastecer la demanda de carne en los restaurantes de Vietnam, según dio a conocer la agrupación.

La Alianza también reportó la documentación de crueldad desde la captura del perro hasta su sacrificio. varios grupos defensores de los animales han denunciado que unos 20 mil perros vivos son introducidos ilegalmente en Vietnam de Tailandia a través del río Mekong.

Uno de los objetivos de la organización asiática es detener el comercio para mejorar el bienestar de los animales en la región, cosa que se puede lograr si las autoridades de salud intervienen, pues afirman que el consumo humano de carne de perro promueve la transmisión de la rabia y otras enfermedades como el cólera y la triquinosis.

Los perros sufren desde que son robados hasta que son sacrificados. Viajan largas horas por las carreteras a través del país sin consumir agua ni comida, en jaulas muy pequeñas y muchas veces van aplastados. Foto: Shutterstock.

Los perros sufren desde que son robados hasta que son sacrificados. Viajan largas horas por las carreteras a través del país sin consumir agua ni comida, hacinados en jaulas muy pequeñas. Foto: Shutterstock.

Algunos de los perros son extraídos de los hogares, pues fungían como mascotas; otros son tomados de las calles o granjas donde son criados. Los activistas encuentran problemas para enfrentar esta situación, ya que muchas veces se trata del mercado negro de los animales, la mafia está involucrada y con ellos, las autoridades.

El secuestro de los perros en Vietnam ha ido en aumento, así como la rudeza de los ladrones y las multas por esta conducta aunque no exista el delito como tal.

Pese a que la cultura vietnamita no conserva tradiciones como la de mantener a una mascota en la familia, cuando la hay y ésta ha sido secuestrada no temen en usar la violencia. En un año, 20 ladrones de perros fueron golpeados hasta morir por los dueños de los animales sin que la policía interviniera.

Hasta febrero del 2013, estaba prohibida la venta de la carne de perro para los puestos de comida en las calles, sin embargo aquí se observa a una comerciante que vende perro asado para los turistas.

En un informe oficial se reveló que algunos de los métodos para sacrificar a estos animales son: colgarlos, golpearlos, acuchillarlos en el pecho, quemarlos vivos o cortarles la garganta y dejar que se desangren. Estas formas varían según los países, provincias, los mataderos e incluso en los restaurantes a donde van a parar. Y peor aún existen la creencia que afirma que si hay mayor adrenalina mientras asesinan al perro, la carne “será más tierna y tendrá mejor sabor”.

La Oficina Central de Salud Preventiva y la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtieron que el consumo de carne de perro se vinculó a la propagación de la bacteria que causa el cólera (Vibrio cholerae). La OMS indicó incluso que consumir carne de perro incrementa veinte veces el riesgo de contraer la enfermedad.

Aunque no se sabe con exactitud cuándo comenzaron los vietnamitas a consumir la carne de perro, es una tradición que ya lleva varios años y cada vez se vuelve más popular. Además que el precio de la carne de perro es mucho más cara que la del puerco y ese aumento es visible sobre todo en los restaurantes.

Algunas personas consumen carne de perro, mientras tienen a sus propios canes en casa. Otras personas consumen este platillo en fiestas casuales, reuniones familiares o incluso para celebrar ocasiones especiales. Muchos hombres tienen la creencia que comer este tipo de carne aumenta la virilidadad y disminuye el frío o que goza de propiedades curativas.

En Vietnam existe la creencia popular que afirma que si tienes mala suerte debes consumir carne de perro para cambiar el destino, excepto al inicio del mes lunar cuando provocarías todo lo contrario.

Con información de EFE