Cifras de la Secretaría de Gobierno de la Ciudad de México señalan que al 9 de septiembre se han recolectado y destruido 3 mil 941 armas de fuego. Del total, 3 mil 200 son cortas y 485 son largas; además de 244 granadas y 846 mil 154 cartuchos.

Ciudad de México, 17 de septiembre (SinEmbargo).- La estrategia de desarme voluntario que el Gobierno de la Ciudad de México implementa, podría no funcionar para reducir la incidencia delictiva en la capital del país.

De acuerdo con especialistas consultados por Ruido en la Red, el programa “Sí al desarme, sí a la paz” no reduciría el uso de armas asociadas a delitos como el asalto o el homicidio.

Al respecto, el director del Observatorio Nacional Ciudadano, Francisco Rivas, señaló que el programa está construido para eliminar las armas que se poseen en los hogares capitalinos y no las que son utilizados por las personas para cometer ilícitos en las calles.

“Generalmente quienes llevan y aportan sus armas a un programa como éste, son los ciudadanos que no harían uso del arma para un delito. Para los delincuentes, el arma es una herramienta de trabajo”, detalló.

Cifras de la Secretaría de Gobierno de la Ciudad de México señalan que al 9 de septiembre se han recolectado y destruido 3 mil 941 armas de fuego. Foto: Victoria Valtierra, Cuartoscuro.

En esta sintonía se expresó el presidente de la Asociación Mexicana de Usuarios de Armas de Fuego, Juan Manuel Merino. Añadió que este tipo de programas atentan contra el derecho de los mexicanos a poseer un arma para protección personal.

“A los únicos que están desarmando es a gente ignorante de su derecho, o a gente ignorante de su dinero, porque, realmente, a los delincuentes no los estás desarmando”, dijo.

Merino agregó que los programas de desarme voluntario “no es un método que funcione al cien por ciento para que un delincuente vaya y entregue sus armas; eso no va a acabar con la violencia; es un placebo”.

Ruido en la Red visitó uno de los centros de canje localizado en la Alcaldía de Iztapalapa para comprobar cómo se lleva a cabo este proceso.

Ahí entrevistaron a dos personas que se deshicieron de sus armas. Uno de los entrevistados aseguró que se la encontró en la calle, luego que unos jóvenes la aventaran al ser perseguidos por policías. y para evitar que el objeto terminara en la calle, optó por llevarla a un centro de canje.

Cifras de la Secretaría de Gobierno de la Ciudad de México señalan que al 9 de septiembre se han recolectado y destruido 3 mil 941 armas de fuego. Del total, 3 mil 200 son cortas y 485 son largas; además de 244 granadas y 846 mil 154 cartuchos.

Sin embargo, esta cifra es una parte mínima del estimado de armas que ingresan al país, de acuerdo a información de organismos no gubernamentales.

El subdirector del Observatorio Nacional Ciudadano detalló que entre 2013 y 2014 ingresaron 200 mil armas, pese a que México “tiene como país una de las regulaciones más estrictas”.

Información del Gobierno local señala que en lo que va del 2019 se han cometido un promedio de 8.9 homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes.

Del total de homicidios cometidos en la capital del país, 769 se realizaron con una pistola, según los datos abiertos del Gobierno de la Ciudad de México.

El año pasado se cambiaron juguete bélicos. Foto: Moisés Pablo, Cuartoscuro.

DERECHO A ARMAS

El titular de la asociación de armas de fuego recordó que el Artículo 10 de la Constitución Política otorga el derecho a los mexicanos de poseer una pistola para seguridad y legítima defensa. Mas este derecho es desconocido por la mayoría.

“Lo que siempre peleamos nosotros es que no son las armas, son las personas las causantes de la violencia”, aseguró.

Agregó que en México existen 3 mil 200 licencias para portar un arma de fuego, lo que representa un 0.1 por ciento del total de habitantes del país.

Pese a que para tener un arma se debe tramitar un permiso otorgado por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la realidad parece arrojar otros datos.

“La colonia que tengo vecina se escuchan muchos balazos en los fines de semana; hace unas semanas, a un policía le dispararon en la cabeza; así como ‘sí hay muchas armas en esta zona'”