Después de regalarle un gato a su hija para su cumpleaños, un padre obsesionado con el trabajo queda atrapado en el cuerpo del nuevo integrante felino de la familia.

Ciudad de México, 17 de octubre (SinEmbargo).– Un millonario hombre de negocios compra un gato a un extraño individuo para compensar su ausencia a su hija y esposa.

Poco tiempo después el padre de familia sufre un accidente que lo deja en coma, y mientras su cuerpo permanece en una cama, su alma se transfiere al gato.

Ahora deberá hacer que su familia lo ame o su alma quedará atrapada para siempre en el cuerpo peludo de su mascota.

Mi papá es un gato es protagonizada por Kevin Spacey y Jennifer Garner, la cinta está disponible en Netflix.