Ante la decisión de la Fed de subir su tasa de interés, la expectativa recae ahora en el Banxico

17/12/2015 - 12:03 am

Tras el alza en la tasa de interés en Estados Unidos, México debe tomar una decisión respecto a su política monetaria. La estabilidad que llevó a la Fed a modificar su política monetaria tendrá efectos en el país, pues ambos países están ligados económicamente. ¿Cómo afecta esta decisión?

Por Dulce Olvera y Xanath Lastiri

PROMO-FED

Ciudad de México, 17 de diciembre (SinEmbargo).–Si bien el aumento gradual de las tasas de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos, a un rango de 0.25 y 0.50 por ciento, abre en América Latina un escenario de incertidumbre que podría agravar las condiciones de financiamiento en la región, en un contexto de desaceleración de la economía global, el Fondo Monetario Internacional (FMI) expuso que la recuperación económica de EU –reflejada en este incremento de tasas– ofrecerá cierto apoyo al crecimiento económico de países asociados a la potencia mundial, como México.

De acuerdo con el diario británico Financial Times, la economía de México se entrelaza íntimamente con la de Estados Unidos, pues es el destino de la mayor parte de sus exportaciones. “Una economía estadounidense más firme, como indica un alza en las tasas de la Fed solo puede significar un buen augurio para México”, expuso.

Jorge Gordillo Arias, director de análisis económico de CI Banco, aseguró que hay buenas perspectivas y que es un voto de confianza para la economía de que se irá estabilizando durante los próximos años.

“La mala noticia es  que suben las tasas y se tiene que pagar más, pero la buena es que la demanda aumenta y se va a  fortalecer la economía norteamericana y con eso van a empujarnos a nosotros”, detalló el especialista.

Analistas económicos coincidieron que con la normalización de la política monetaria en Estados Unidos, el país será un receptor neto de flujos porque es un país “emergente defensivo”.

Carlos Ponce Bustos, director general adjunto de Grupo Financiero B x +, y especialista en el área de análisis y estrategia, explicó que EU al tener tasas bajas de interés generaba desorden internacional en los mercados ya que todas las empresas comenzaron a pedir prestamos de forma desmesurada.

“Parte de estos desórdenes, se dio por ejemplo con las mineras o petroleras que pidieron más dinero para tener altos niveles de producción y esta sobre producción generó un superávit y ahora por eso se ve una caída en las materias primas, el petróleo y otras muchas”, explicó.

De acuerdo con Banco Base, México seguirá siendo un buen escenario para invertir, a pesar de que la Fed subió sus tasas y a que este año disminuyó “significativamente” el ritmo de entrada de capitales, sobre todo en el tercer trimestre. Ante la menor incertidumbre, agregó, se incentiva el consumo en EU, lo que se vería reflejado en mayores exportaciones mexicanas.

Desde la perspectiva del mercado, la economía mexicana a pesar de un débil crecimiento ofrece condiciones de estabilidad además de una baja inflación, la cual hiló su séptimo mínimo histórico al ubicarse en 2.21 por ciento en noviembre.

No obstante, el 17 de noviembre el FMI ajustó a la baja su previsión de crecimiento para México de un 2.3 calculado en octubre para el 2015 a un 2.25 por ciento y de un 2.8 por ciento para el 2016 a un 2.5 por ciento como consecuencia del impacto en la caída de los precios del petróleo y una menor demanda de Estados Unidos.

México es uno de los principales productores petroleros. En 2016, agregó, el crecimiento estará apoyado por la actividad en los sectores de manufacturas y de servicios, así como una moderada marcha de la construcción, además de un fortalecimiento en el crecimiento de la demanda externa.

SALIDA DE CAPITALES

El titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Luis Videgaray Caso, afirmó hace unos días que una subida de tasas por parte de la Fed “habría de modificar la disponibilidad de capitales para las economías emergentes”. Sin embargo, Banco Base calcula que saldrán como máximo cinco mil millones de dólares que se verán reflejados en el primer trimestre de 2016; “una salida moderada”.

El “dólar barato”, a raíz de las tasas bajas en Estados Unidos, significó para los países de América Latina el ingreso de importantes flujos de capitales tras la crisis financiera de 2008. Sin embargo, ahora que la región se desacelera y la primera potencia mundial se recupera, el apetito de los inversores parece orientarse nuevamente al vecino del norte: el dólar se fortalecerá, aunque esto afectara a sus exportaciones.

Banco Base declaró que espera que los efectos del alza de las tasas serán alrededor de tres meses después. A inicios de este mes, estimó que la entrada de capitales hacia México continuará en los próximos meses, a pesar de que la Reserva Federal comience el incremento de sus tasas de interés, debido a que el país tiene mejores condiciones que otras naciones emergentes.

La directora de Análisis Económico-Financiero del Grupo Financiero, Gabriela Siller, indicó que la economía mexicana presenta un escenario positivo en un entorno internacional adverso, y este año cerrará con un crecimiento cercano a 2.3 por ciento y en 2016 estará entre 2.3 y 2.6 por ciento, cifras parecidas a las del FMI.

“Con el alza de tasas de la Fed saldrán como máximo cinco mil millones de dólares que se verán reflejados en el primer trimestre de 2016, pero es una salida moderada respecto a todos los capitales que han entrado; creemos que va a darse debido a que todavía hay un exceso de liquidez en el mercado”, dijo en conferencia de prensa.

En 2015, reportó, entraron cerca de 20 mil millones de dólares en flujos de cartera a México, sobre todo lo que tiene que ver con valores gubernamentales, mientras que en 2014 fueron 47 mil millones de dólares. “A medida que ha avanzado el año, hemos visto que siguen entrando capitales a México, pero el ritmo de entrada ha disminuido significativamente, sobre todo en el tercer trimestre”, argumentó.

Siller explicó que continúa la inyección de liquidez por parte de diferentes bancos centrales alrededor del mundo, sobre todo del Banco Central Europeo (BCE), lo que propiciará la salida de capitales de otras partes del mundo, mientras que en México hay condiciones atractivas para el inversionista

¿BANXICO ELEVARÁ SU TASA?

El 29 de octubre de este año, la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) decidió mantener en 3 por ciento la tasa de interés en búsqueda de alcanzar una inflación de 3 por ciento. Expuso que las condiciones de la economía siguen mostrando debilidad, la inflación general ha continuado descendiendo y se espera que se mantenga por debajo del objetivo durante 2015.

Sin embargo, advirtió que las posibles acciones de política monetaria de la Reserva Federal podrían tener repercusiones sobre el tipo de cambio, las expectativas de inflación y, por ello, sobre la dinámica de los precios en México. Aseguró que se mantendría atento a la decisión de su homónimo estadounidense.

Grupos financieros como Banamex, Santander e Invex anticiparon que Banxico elevará su tasa de fondeo bancario en 25 puntos base, a un nivel de 3.25 por ciento, en línea con la decisión prevista por la Reserva Federal, ante una inflación con mínimos históricos. La Junta de Gobierno del Banxico ha expresado su preocupación por la volatilidad financiera internacional y su impacto sobre el tipo de cambio y la estabilidad financiera interna, por lo cual actuaría en el mismo sentido que la Fed.

Gordillo Arias comentó que “el hecho de que Banco de México haya apegado su política a la de la Fed  hace que el mercado esté anticipando lo mismo que ocurrió en Estados Unidos; si no lo hace lo va a tomar negativo porque es algo que ya se está esperando”.

En sus análisis económicos semanales, las instituciones financieras señalaron que la decisión de política monetaria del Banxico contribuirá a aliviar las presiones recientes sobre el tipo de cambio.

Jorge Gordillo agregó que esta decisión podría provocar que el tipo de cambio cierre el 2015 alrededor de los 16.80 pesos por dólar. Sin embargo, el banco británico Barclays consideró que las condiciones en México no están todavía para una subida de tasas “pues la inflación está en mínimos históricos y la economía apenas se recupera”, dijo su economista en jefe para el país, Marco Oviedo.

En ese contexto, el Financial Times reportó que muchos economistas creen que Banxico tiene pocas opciones porque los precios al consumidor no son el único indicador que registra récords en México: el peso, que acumuló una depreciación de 20 por ciento frente al dólar este año, llegó a otro mínimo histórico la semana pasada.

“No lograr seguir el incremento de las tasas de la Fed puede acumular más presión sobre la moneda, golpeada por el desplome de los precios del petróleo, que alienta a los tenedores de bonos a salir en desbandada de los activos locales para buscar mayores rendimientos en EU”, advirtió.

La tasa de referencia de México se encuentra en un mínimo histórico de 3 por ciento desde junio de 2014, cuando el banco central “hizo un sorpresivo recorte de medio punto, su cuarto descenso sorpresa en poco más de un año, para tratar de impulsar un crecimiento persistentemente decaído”. Si bien la expansión del PIB del tercer trimestre de 2.6 por ciento superó las expectativas, el objetivo del Gobierno de un crecimiento de 5 por ciento para 2018 todavía se ve “irremediablemente fuera del alcance”, explicó el diario.

JUEVES17DEDICIEMBRE_h JUEVES17DEDICIEMBRE_v