La celebración de fin de año del empresario Ricardo Salinas se da en medio de un llamado de los gobiernos federal y de la Ciudad de México para “no hacer fiestas”, pues los contagios y muertes por coronavirus se han incrementado en las últimas semanas y hay saturación en hospitales.

Ciudad de México, 17 de diciembre (SinEmbargo).– El Presidente Andrés Manuel López Obrador hizo ayer un llamado a no hacer fiestas. Fue por la mañana. En la noche, el segundo hombre más rico de México, beneficiario por distintas vías del Gobierno federal, presumió una fiesta con personal de su televisora, Azteca.

López Obrador tiene al magnate Ricardo Salinas Pliego en su Consejo Asesor Empresarial y ambos se consideran amigos. Pero el empresario ha retado las disposiciones oficiales durante toda la pandemia y a fuerza de amparos tiene incluso abierto un colegio para clases con presencia física.

El empresario, dueño del conglomerado Grupo Salinas, retuiteó en su cuenta de Twitter diversos mensajes de conductores y artistas quienes trabajan en TV Azteca.

La celebración de fin de año de Ricardo Salinas se dio en medio de un llamado de los gobiernos federal y de la Ciudad de México para “no hacer fiestas”, pues los casos de contagios y muertes por coronavirus se han incrementado en las últimas semanas y hay saturación en hospitales.

“Si no se paran los festejos, si no se paran las reuniones familiares o las fiestas en una bodega con 100 personas, los contagios van a seguir, dijo Sheinbaum en conferencia de prensa. Por eso llamó, una vez más, a la responsabilidad ciudadana. López Obrador también replicó ese llamado.

Este fin de semana, con casi 19 mil muertos y más de 30 mil casos de coronavirus activos en la capital del país, mientras algunos usuarios de redes sociales publicaron sus reuniones, otros se quejaron ante el 911 o la Procuraduría Social (Prosoc) por fiestas o reuniones en los edificios de departamentos donde habitan. En tanto, en hospitales del Valle de México no hay lugar para todos los que llegan con dificultad para respirar.

El empresario Ricardo Salinas ha defendido durante toda la pandemia la necesidad de convivir con el coronavirus, pidiendo incluso que no se hicieran campañas masivas de publicidad para sembrar el pánico.

Además, Salinas fue muy reacio a cerrar sus empresas durante el paro de actividades no esenciales de abril, mayo y buena parte de junio, y llegó a reclamar que los trabajadores que quisieran ir a trabajar pudieran hacerlo para no devastar la economía.

La pandemia ha dejado ya más de 100 mil muertos en lo que va de la presencia del virus SARS-CoV-2 en México.