Por Gavin Butler

Ciudad de México, 18 de enero (VICE).– Después de meses de sequía severa y temperaturas récord que alimentaron una serie de incendios en matorrales sin precedentes en el sureste de Australia, las llamas continúan asolando la nación.

Al momento de escribir este artículo, los incendios han matado personas, destruido hogares y dañado los hábitats naturales de la vida silvestre única del país, dejando a muchos animales en peligro. Según los expertos, no parece que los incendios se detengan pronto.

Las estadísticas son alarmantes, pero es difícil imaginar con exactitud qué tan mala es la situación basándonos únicamente en las cifras. Como las imágenes hablan más que las palabras, les presentamos algunas que ilustran estas las estadísticas.

Partes de australia afectadas por los incendios en matorrales. Foto: Vice

LOS INCENDIOS EN MATORRALES SE PROPAGAN CON RAPIDEZ

Los incendios en los matorrales se desatan a una velocidad promedio de 22.53 km/h, lo cual es dos veces más rápido que un incendio forestal, cuya velocidad aproximada es de 10.78 km/h. Es mucho más rápido que la velocidad de un humano al correr —aproximadamente el doble del promedio de una persona corriendo [9.81 km/h]—, lo que lo vuelve peligroso. Los incendios en matorrales generalmente se propagan más rápido dependiendo de la humedad, la topografía, el viento y la temperatura.

Velocidad promedio de un incendio en matorral vs la velocidad promedio de una persona al correr. Foto: Vice

AUSTRALIA SE ESTÁ VOLVIENDO MÁS CÁLIDA

El país rompió su récord histórico de temperatura dos veces en diciembre del año pasado. Se registró un máximo promedio de 40.9 grados Celsius el 17 de diciembre, que fue superado solo un día después cuando alcanzó los 41.9 grados Celsius. Ambas cifras superaron el récord de 40.3 grados Celsius establecido en 2013. Seguramente el clima se volverá aún más caluroso, ya que las temperaturas generalmente alcanzan su punto máximo en enero y febrero.

¿Qué tan caliente es 40 grados? Según la Organización Mundial de la Salud, la temperatura del aire óptima para el cuerpo es de entre 18 y 24 grados Celsius. La investigación muestra que 40 grados Celsius es peligroso para la salud humana, ya que el cuerpo lucha por enfriarse y podría provocar la muerte. En 2003, durante la ola de calor europea que mató a 70  mil personas, las temperaturas de algunas áreas alcanzaron repetidamente los 40 grados.

Según reportes recientes, más de 10.3 millones de hectáreas han quedado incineradas en toda Australia desde que comenzaron los incendios forestales en septiembre de 2019, lo cual es aproximadamente el mismo tamaño que Corea del Sur y alrededor de 10 millones de veces el tamaño de una cancha oficial de futbol.

Un tercio de los koalas de Nueva Gales del sur han muerto. Foto: Vice

Esto es significativamente mayor que el daño causado por los incendios forestales de la Amazonia del año pasado, que causaron la devastación de aproximadamente 900 mil hectáreas de territorio. Mientras tanto, los incendios forestales de California de 2018 afectaron cerca de 800 mil hectáreas.

Los incendios han provocado la muerte de al menos 25 personas y han destruido más de 2 mil hogares.

Se estima que mil millones de animales de la vasta vida silvestre de Australia, incluidos los koalas, canguros, ornitorrincos y cacatúas, se han visto afectados por los incendios. Aproximadamente un tercio de los koalas de Nueva Gales del Sur han muerto.

EL HUMO DE LOS INCENDIOS ES PELIGROSO

El humo de los incendios en matorrales contiene gases venenosos como el monóxido de carbono (CO) y partículas finas conocidas como PM2.5. Cuando se inhala el humo, puede dañar prácticamente todos los órganos del cuerpo humano.

Inhalar demasiado monóxido de carbono desplaza el oxígeno de la sangre y priva de oxígeno al corazón, el cerebro y otros órganos vitales. Grandes cantidades de CO pueden afectar tu salud en minutos, sin previo aviso, haciendo que pierdas el conocimiento y te asfixies.

La Organización Mundial de la Salud recomienda que el nivel de aire interior para el CO sea inferior a 25 ppm (una parte de CO por millón de partes de aire) durante cualquier período de una hora. Los incendios en los edificios suelen promediar un nivel de 3 mil ppm y la cantidad es aún mayor en un incendio forestal.

Se estima que 2 mil 700 bomberos, incluidos voluntarios, son parte de los contingentes para detener los incendios. La cifra representa el 40 por ciento de los bomberos de Nueva Gales del Sur, que posee el cuarto servicio de bomberos urbano más grande del mundo con cerca de 6  mil 800 miembros.

Hasta ahora, al menos tres bomberos han muerto tratando de ayudar a apagar las llamas. La Fuerza de Defensa de Australia también dijo el domingo que había pedido la ayuda de 3 mil efectivos de las fuerzas de reserva del ejército para ayudar a combatir el fuego. Bomberos de Estados Unidos también volaron a Australia para ayudar a detener la catástrofe.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE VICE. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.