Fundar señaló que con los 22 mil 103 millones de pesos que en 2015 se gastaron en publicidad oficial más de 4 millones de estudiantes pudieron haber sido beneficiados a través del Programa Nacional de Becas, que en ese año recibió sólo 10 mil 514 millones de pesos. De acuerdo con el informe de la organización, los gobiernos de Coahuila y Tamaulipas fueron los estados que más ejercieron en comunicación social durante 2015, superando los 900 millones cada una.

Ciudad de México, 17 de febrero (SinEmbargo).- El Gobierno federal gastó 22 mil 103 millones de pesos en publicidad oficial, y 11 mil 895 fueron erogados por 30 entidades federativas durante 2015, informó la organización Fundar que actualmente promueve la campaña #PublicidadAbierta, que reta a los gobernadores a implementar la herramienta Transparencia en Publicidad Oficial.

Durante los últimos cuatro años, Fundar ha trabajado en verificar los gastos de publicidad de los gobiernos por medio de plataformas de transparencia y solicitudes de información. La organización presentó en meses pasados el informe correspondiente al 2015 en el que destacó que los gobiernos, tanto federal como estatales, destinan miles de millones de pesos al rubro de publicidad oficial pese a los tiempos que ellos mismos han denominado “de austeridad”.

No es nuevo que hace más de cuatro años el Presidente, Enrique Peña Nieto, cuando estaba aún en campaña, prometió que cambiaría la “relación con la prensa” y pondría reglas para contratar la publicidad, e impulsaría la regulación de la misma.  El ofrecimiento lo hizo oficial el 21 de mayo de 2012, cuando presentó su “Manifiesto por una Presidencia Democrática”.

“Como presidente de la República impulsaré una reforma constitucional para crear una instancia ciudadana y autónoma que supervise que la contratación de publicidad de todos los niveles de gobierno en medios de comunicación se lleve a cabo bajo los principios de utilidad pública, transparencia, respeto a la libertad periodística y fomento del acceso ciudadano a la información. Solo un país bien informado garantiza una cultura democrática.” plasmó en el punto número tres del decálogo.

Ese compromiso lo recuerda constantemente la asociación civil que mantiene vigente su exigencia de limitar, regular y  transparentar el dinero que se destina a la publicidad.

Justine Dupuy, Coordinadora del área de transparencia de Fundar, explicó en entrevista con SinEmbargo que actualmente no existe una regulación para la publicidad oficial, lo que ha permitido excesos en los gastos a este sector, discrecionalidad en los recursos, y el uso de estas participaciones presupuestarias con fines propagandísticos, partidistas, e incluso, como método para violentar la libertad de expresión y el derecho al saber.

La ONG sostiene que aunque a nivel federal existen avances en materia de transparencia, los entes estatales no dan información a detalle: no hay conocimiento exacto sobre el destino de los recursos, las campañas o tipo de contratos.

“Esta información no se logra, aquí es donde está la opacidad. Tenemos que en la mayoría de los estados no hay información detallada”, precisó la Coordinadora que destacó la importancia de transparentar la información para una rendición de cuentas efectiva.

Hace tres meses Fundar junto con diversas organizaciones de la sociedad civil, lanzaron la campaña #PublicidadAbierta, en la que retaron a los gobernadores a implementar la herramienta Transparencia en Publicidad Oficial. Hasta el momento sólo cuatro gobiernos estatales se comprometieron a transparentar sus gastos, pero sólo uno, Chihuahua, comenzó a utilizar la plataforma, afirmó la asociación.

Dupuy, aclaró que ésta campaña es a largo plazo y esperan que con el paso de los meses crezca el número de entidades federativas que se sumen a la plataforma. Además, la sociedad puede contribuir y exigir a sus gobernantes a que rindan cuentas, enviando un tuit a su gobernador bajo el hashtag #PublicidadAbierta para que se sume a la herramienta.

Sigue sin cumplirse.

Desde 2007 ocurrió el último cambio importante en materia de regulación, cuando se reformó artículo 134 de la Constitución Política para prohibir el uso propagandístico de la publicidad oficial, comentó la Coordinadora de Fundar.

“…hace casi 10 años desde ese cambio constitucional. Se necesitaba hacer una ley secundaria para regular la publicidad oficial y no ha pasado.” abunda.

Están por cumplirse cinco años de la promesa de Peña Nieto y no hay indicios de aplicar la regulación, en contraste, los pagos para publicidad siguen a la alza, y en las entidades, además de crecer, se ejercen sin rendir cuentas a detalle,  según datos expuestos por la ONG en el informe y en entrevista con su titular.

¿Y LA AUSTERIDAD?

A principios de 2015 el panorama económico para México ya se visualizaba complicado ante la caída de precios de petróleo y una desaceleración global.  La situación obligaba al estado a actuar con “pruducencia”, según dijo en ese tiempo el entonces Secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, cuando anunciaba un recorte al gasto público de gobierno por 124 mil millones de pesos.

Sin embargo, esa “austeridad”  no detuvo el gasto en la publicidad del ejercicio fiscal 2015: el gobierno federal pagó 22 mil 103 millones de pesos en dicho rubro, el doble de lo que destinó al Programa Nacional de Becas de la SEP (10 mil 514 millones de pesos ), es decir, con esos recursos, se pudieron haber beneficiado a más de 4 millones de estudiantes, ejemplificó la organización.

“Justo en el momento de necesidad, de hacer recortes.[…] Es una paradoja total ver que ya llevamos dos o tres años con dificultades económicas, en donde no vemos recorte [a la publicidad], sino que va aumentando”, sostuvo Dupuy.

Este es el tercer año consecutivo en que Gobierno federal sobrepasa su presupuesto para publicidad. De acuerdo a información brindada previamente por el comisionado del INAI, Joel Salas, gobierno federal excedió su gasto en casi 49 por ciento durante el 2013 y 35 por ciento en 2014. Para el 2015, el sobre ejercicio es de al menos 80.5 por ciento.

Por su parte, las entidades federativas ejercieron 11 mil 895 mdp, es decir, tres veces mayor al monto para el Programa de estancias infantiles para apoyar a madres trabajadoras.

“Con estos recursos, se pudieron haber beneficiado 991 mil 131 niños y 931 mil 956 madres y padres de familia”,  expone el documento de la organización. En 2015, el número de niños atendidos fue de 330 mil 377; y el de beneficiarios atendidos de 310 mil 652, según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Quintana Roo, Tamaulipas, Chihuahua y Coahuila son los más destinaron recursos a la publicidad: 1 mil 149 millones de pesos, 1 mil 033 millones, 996 millones de pesos y 995 mdp, respectivamente. Las entidades que menos gastaron fueron: Colima con 14 millones de pesos ; Michoacán con 19 millones de pesos ; y le siguen Baja California Sur con 20 mdp; y Zacatecas con 40 millones de pesos.

Uno de los aspectos que subrayó Fundar en su informe, es que los gobiernos gastaron más de lo que los Congresos les aprobaron. Al menos 15 entidades federativas ejercieron el doble de lo presupuestado. Sólo una gastó menos de lo asignado.

“El incremento fue de 93.70 por ciento, y una concentración en los poderes ejecutivos que ejercen el 70 por ciento de estos recursos” detalló Fundar.

Los porcentajes más altos se dieron en Baja California Sur, Chiapas, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Sinaloa, Sonora, Tamaulipas, Veracruz y Zacatecas, en contraste Tlaxcala, es el que menos gastó con 46 millones de pesos, es decir dos millones menos que lo asignado (48 millones de pesos).

“Incrementos tan importantes en el gasto en publicidad oficial, una partida no prioritaria, no se justifican en un contexto económico tan complejo como el que viven las finanzas públicas en México, lo cual no abona para reconstruir la confianza en las autoridades”.

 

USO PROPAGANDÍSTICO Y PARA EL CHANTAJE

El cinturón no se aprieta en los presupuestos para publicidad. Según explicó Dupuy, los recortes y/o los ajustes no llegan a este segmento porque la propaganda es usada con fines partidistas: para posicionar perfiles, gobernadores o figuras públicas y que éstos construyan su carrera política.

“No hay recortes porque hay un uso propagandístico. Partidizan la publicidad como propaganda y no quieren bajar los recursos que están invirtiendo en este rubro”, sostiene.

La especialista en rendición de cuentas consideró que los contenidos de la propaganda es otro gran tema pendiente.

“En tiempo de recortes, de austeridad, necesitamos que gobierno realmente se ponga hacer las cosas y no a contarnos que es lo que hace”, sostuvo.

La coacción a la prensa por medio de convenios de colaboración de los gobiernos con las empresas informativas, es otro de los usos que se le ha dado a estos recursos, es decir, manejar a los medios a través de dar o quitar publicidad, advierte nuevamente Fundar.

“No hay claridad, no hay transparencia, no hay regulación y esto permite que se de el chantaje, la censura a la prensa. Por eso nosotros le damos un seguimiento tan especial a este tema”, abundó.