Un poema que no terminó incluido en el libro al que estaba destinado, Luz del colibrí, vuelve a latir en cuarentena.