Padres en el Batallón de Infantería en Iguala, Guerrero. Foto: Cuartoscuro.

Padres en el Batallón de Infantería en Iguala, Guerrero. Foto: Cuartoscuro.

Ciudad de México, 18 de diciembre (SinEmbargo).– Padres de los normalistas de Ayotzinapa mantienen bloqueada la entrada del 27 Batallón de Infantería de Iguala, Guerrero. Las familias gritan “¡asesinos, asesinos!” afuera de la sede militar, de acuerdo con lo que reporta la prensa local.

Los padres de los 43 jóvenes aseguraron que el 27 batallón no hizo nada para evitar los ataques de la Policía de Iguala la noche del 26 de septiembre.

De acuerdo con las primeras versiones sobre lo ocurrido a finales de septiembre, el Ejército tardó casi seis horas en informar al Ministerio Público que dos estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa Raúl Isidro Burgos habían sido asesinados por múltiples disparos en la esquina del periférico de Iguala y la calle Juan N. Álvarez.

La entrada del campo militar del 27 Batallón de Infantería del Ejército en Iguala se ubica en la avenida Periférico Oriente, a unas ocho cuadras del centro de la ciudad, dentro de la zona. El sitio donde ocurrió la emboscada de policías municipales contra los estudiantes que viajaban en tres autobuses se ubica en la esquina de Periférico Norte y la calle Juan N. Álvarez, que atraviesa el centro de la ciudad.

Entre ambos puntos hay 3.1 kilómetros de distancia, es decir, unos 5 minutos de trayecto en vehículo desde la entrada de las instalaciones frente a la Comercial Mexicana, utilizando el Periférico Oriente y después girando a la derecha para continuar por el Periférico Norte hasta llegar a la esquina de la calle Juan N. Álvarez.

El traslado a pie dura unos 35 minutos usando la misma ruta, pero también se puede llegar usando la calle Del Estudiante, la carretera federal a Taxco y el Periférico Norte, lo que reduce el tiempo de llegada en un minuto. En vehículo también hay rutas alternas pero ninguna rebasa siete minutos de traslado.

Aunque el primer ataque ocurrió a las 9 de la noche del viernes 26 de septiembre, el entonces titular de la Fiscalía General del Estado (FGE), Iñaky Blanco Cabrera, afirmó que fue hasta las 2:40 de la madrugada del sábado 27 de septiembre que el personal de 27 Batallón de Infantería de Iguala informó al agente del Ministerio Público sobre dos asesinatos.

El lunes 29 de septiembre, El Sur informó que el comandante de la Novena Región Militar, Martín Cordero Luqueño, evadió opinar sobre la Policía de Iguala y si la delincuencia organizada participó en los hechos violentos porque no le correspondía.

“No puedo opinar porque no me corresponde. Yo nada más la seguridad que me corresponde y tenemos un despliegue en coordinación con los tres órdenes de gobierno vamos a darle seguridad al estado de Guerrero”, dijo al diario local entrevistado en una actividad deportiva de la Fuerza Aérea Mexicana.

Los testimonios de los jóvenes estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa que sobrevivieron indican que el primer ataque a los normalistas ocurrió alrededor de las 9 de la noche del viernes 26. Fueron perseguidos por policías municipales desde la central de autobuses ubicada frente al mercado municipal, en el centro de Iguala, por la calle Juan N. Álvarez, y en la esquina del Periférico Norte los uniformados les cerraron el paso a los tres autobuses y les dispararon.