Aditya Singh arribó al Aeropuerto Internacional O’Hare en Chicago el pasado 19 de octubre, pero nunca se fue, pasó tres meses sin ser detectado; fue detenido por las autoridades el pasado sábado debido a que es acusado de suplantación de identidad en un área restringida del aeropuerto y robo de menos de 500 dólares.

Chicago, 20 de enero (AP/SinEmbargo).– Aunque la pandemia paralizó muchos aspectos de la vida, millones de personas lograron volar alrededor de Estados Unidos. 29 millones, sólo en octubre. Y entre esos pasajeros estaba Aditya Singh.

Pero el 19 de octubre, hizo lo que pocos pasajeros habían hecho: bajó de su avión, entró en un aeropuerto y simplemente nunca se fue. Singh, de 36 años, del condado de Orange, California, que logró evitar ser detectado durante tres meses en el Aeropuerto Internacional O’Hare, fue arrestado el sábado y acusado de suplantación de identidad en un área restringida del aeropuerto y robo de menos de 500 dólares, según la oficial de información pública de la policía de Chicago, Karie James.

Singh compareció ante el tribunal el domingo. Se le fijó una fianza de 10 mil dólares, pero permaneció en la cárcel del condado de Cook hasta ayer martes, de acuerdo con la Oficina del Sheriff del condado de Cook.

Singh, quien había volado desde Los Ángeles al aeropuerto O’Hare, uno de los aeropuertos más grandes de Estados Unidos, de alguna manera logró pasar desapercibido mientras deambulaba interminablemente dentro de una red de pasillos, áreas de espera, baños y restaurantes que innumerables otros pasajeros, pilotos y los empleados pasan todos los días de camino a otro lugar, dice The New York Times.

Cuando dos empleados de United Airlines se acercaron a Singh el sábado y le pidieron una identificación, les mostró una que pertenecía a un gerente de operaciones del aeropuerto y que había sido reportada como desaparecida en octubre, según The Chicago Tribune. Luego, los empleados llamaron al 911 y la policía detuvo Singh.

Un agente de la Oficina del Fiscal del Estado del Condado de Cook dijo que Singh estaba “muy asustado de volver a casa, debido a la COVID”, informó The Tribune.

En un comunicado, el Departamento de Aviación de Chicago aseguró que “no tiene mayor prioridad que la seguridad y protección de nuestros aeropuertos, que se mantiene mediante una red policial coordinada y de múltiples niveles”. La agencia agregó que el caso seguía bajo investigación y que Singh “no representaba un riesgo de seguridad para el aeropuerto ni para el público viajero”.

Un funcionario del aeropuerto con conocimiento del episodio afirmó que no había indicios de que Singh abandonara un lado seguro del aeropuerto. Esta persona también indicó que el aeropuerto no tenía una política escrita que estableciera el periodo de tiempo después del cual un pasajero con boleto debe salir del aeropuerto.

No quedó claro de inmediato qué pudo haber atraído a Singh a Chicago o si tenía vínculos con el área. Según su página de Facebook, consultada por The New York Times, es de Nueva Delhi y vive en Orange, California. Su perfil de LinkedIn afirma que trabaja por cuenta propia y trabaja como director en Bubby LLC proporcionando medios sociales, producción de videos y marketing digital para Bubby Bear, un peluche que viaja con un amigo pato amarillo. El oso tiene un canal de YouTube que presenta a Singh en eventos comunitarios, incluida una carrera en febrero pasado en Anaheim, California.

En el otoño de 2018, Singh comenzó un programa de maestría en administración hotelera en la Universidad Estatal de Oklahoma, confirmó una portavoz. Se graduó en el verano de 2019, dijo. Según un sitio web de la universidad, Singh tiene un título en Economía de la Universidad de Londres, con un enfoque de investigación en la reducción del desperdicio de alimentos y también “el dominio de la toma de decisiones familiares”.

Antes de eso, Singh fue subdirector y analista senior de Deloitte, la empresa de servicios de auditoría, consultoría, impuestos y asesoría, según su perfil de LinkedIn. La próxima audiencia de Singh en la corte está programada para el 27 de enero, de acuerdo con la oficina del alguacil.