Galileo

Otra: la pérdida de cabello. Puede ser post COVID, sí. Pero es también el tobogán de vivir la pandemia

20/02/2021 - 7:13 pm

Científicos han detectado que cada vez más personas se han preocupado por la caída de su cabello durante los días de pandemia, un síntoma que relaciona con el estrés severo.

Ciudad de México, 20 de febrero (SinEmbargo).– No son sólo más de 50 efectos post COVID. Incluso, esto no se relaciona directamente con el virus. Se trata de pérdida de cabello por la pandemia. En algunos sí es por el SARS-CoV-2. Pero en otros, es directamente por los días difíciles que vive el mundo.

Jessica Schiffer, periodista de The New York Times, cuenta que la historia de Samantha Hill. Su cuerpo cabelludo parecía ensancharse. Cada vez más calva. “Era una representación de lo que ella llama ‘una terrible obra de cuatro partes’ en su vida. Conmocionada por la muerte de su padre en enero, Hill, una fotógrafa independiente de 29 años, apenas se había adaptado a su nueva normalidad cuando la pandemia golpeó y cambió aún más su vida”. Después de la muerte de una amiga en junio, cuando su cabello pareció adelgazarse aún más, creó una carpeta en su teléfono titulada ‘Hairgate’, con cada selfie que había tomado en los últimos cuatro años.

“Es un dilema por el que muchas personas, especialmente las mujeres, han sufrido durante los últimos meses, ya que sus cepillos y desagües de la ducha se llenaron de enredos de cabello. Las búsquedas de Google sobre pérdida de cabello aumentaron un 8 por ciento en los últimos 12 meses, según la firma de ciencia de datos Spate, y el tema se busca un promedio de más de 829 mil veces al mes en Estados Unidos”, dice el Times.

La caída de cabello por estrés es más común de lo que se cree. Foto: Crisanta Espinosa, Cuartoscuro

El fenómeno no está todo en nuestras cabezas, según los expertos. “Es otro subproducto frustrante tanto del inmenso estrés como de la inflamación post-viral de la COVID-19. Conocido como ‘efluvio telógeno’ en el mundo médico, la caída temporal del cabello es el resultado de fiebre, enfermedad y estrés severo, empujando más pelos de lo normal a la fase de caída del ciclo de vida del crecimiento del cabello”.

Ya en septiembre del año pasado, Pam Belluck narraba el caso de Annrene Rowe en The New York Times. Se preparaba para celebrar su décimo aniversario de bodas cuando notó una zona calva en su cuero cabelludo. En los días siguientes su gruesa cabellera, que le llegaba hasta los hombros, comenzó a caerse a mechones y se acumulaba en la coladera de la regadera. Lloraba histérica, dijo. Tiene 67 años. Estuvo hospitalizada durante 12 días en abril con síntomas de coronavirus.

“Muchos afirmaban que varios meses después de contraer el virus, se les comenzó a caer el cabello de manera sorprendente. Los médicos señalan que también están atendiendo a más pacientes con caída del cabello, un fenómeno que creen que está relacionado con la pandemia del coronavirus y que afecta tanto a las personas que tuvieron el virus como a las que nunca se enfermaron”, escribió en septiembre Pam Belluck.

En épocas normales, algunas personas presentan una pérdida notable de cabello después de una experiencia profundamente estresante como una enfermedad, una cirugía mayor o un trauma emocional. Actualmente, los médicos afirman que muchos pacientes que se están recuperando de la COVID-19 presentan caída del cabello, no debido al virus en sí mismo, sino por el estrés fisiológico de combatirlo.

“A muchas personas que nunca se contagiaron también se les está cayendo el cabello debido al estrés emocional por la pérdida de un trabajo, la tensión financiera, el fallecimiento de un familiar u otros acontecimientos devastadores derivados de la pandemia”, narra.

En una encuesta de julio acerca de los síntomas posteriores a la COVID-19 realizada a 1567 integrantes de un grupo de sobrevivientes, 423 personas reportaron tener una caída inusual de cabello, según el grupo Survivor Corps y Natalie Lambert, profesora adjunta de Investigación de la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana, quien ayudó a realizar la encuesta.

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas