El Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), de la administración del Presidente Enrique Peña Nieto, contrató el servicio de vuelos privados en aviones y helicópteros de lujo a dos empresas para sus directivos.

En total son 11 millones 746 mil 455.04 pesos lo que los directivos se pudieron gastar en horas vuelo en lujosos aviones y helicópteros de esas flotillas entre el 16 de agosto de 2017 y el 30 de noviembre de 2018 –los últimos 15 meses del sexenio–, de acuerdo con los contratos y fotografías a las que SinEmbargo tuvo acceso.

Ciudad de México, 20 de diciembre (SinEmbargo).- El Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), de la administración del Presidente Enrique Peña Nieto, contrató de agosto de 2017 a noviembre de este año –los últimos 15 meses del sexenio– el servicio de vuelos privados en aviones y helicópteros de lujo a dos empresas para sus directivos, por un total de 11 millones 746 mil 455.04 pesos.

De acuerdo con documentos que tiene en su poder SinEmbargo, el Infonavit contrató los servicios de la compañía Norycaribe S.A de C.V a través del contrato electrónico 4600031185 y contrato jurídico CT-0296-18 por una cantidad de 5 millones de pesos para viajar del 5 de marzo al 30 de noviembre de 2018.

El Infonavit declara en el contrato que: “es un organismo de Servicio Social creado por Ley que entró en vigor el 24 de abril de 1972, cuya finalidad primordial es el otorgamiento de créditos, la coordinación y financiamiento de programas de habitación para dotar a la clase trabajadora de viviendas cómodas e higiénicas”, y “que requiere del ‘proveedor’ los servicios de transportación aérea nacional con equipos de ala fija [aeronaves] y ala rotativa [helicópteros] para los directivos del INFONAVIT”.

El Infonavit también contrató con la empresa Jets Capital Transportes Aéreos S.A de C.V más de seis millones de pesos a través de tres contratos para el transporte aéreo de sus directivos del 16 de agosto de 2017 al 14 de septiembre de 2018.

El primer contrato con Jets Capital con número electrónico 4600030688 y jurídico CT-888-17 fue por 2 millones 600 mil pesos en la modalidad de compra directa y con una vigencia del 16 de agosto de 2017 al 15 de noviembre de ese mismo año.

Un segundo contrato con número electrónico 4600030773 y jurídico CT-962-17 en la modalidad de renovación fue por 2 millones 600 mil pesos, con una vigencia del 16 de noviembre de 2017 al 15 de febrero de 2018.

Y un tercer contrato con Jets Capital con número electrónico 4600031472 y jurídico CT-0349-18 en la modalidad de compra directa fue por un millón 546 mil 455.04 pesos y tuvo una vigencia del 16 de febrero al 14 de septiembre de 2018.

Los contratos especifican que el monto contratado podría gastarse durante el periodo de vigencia o bien hasta que la cantidad se agotara “lo que ocurra primero”.

David Penchyna Grub, entonces director general del Infonavit, y Enrique Peña Nieto, Presidente de México [ambos a la derecha en la foto], durante la inauguración de la Cumbre de Financiamiento a la Vivienda Infonavit 2018, realizada el 2 de mayo pasado. Foto: Moisés Pablo, Cuartoscuro

El área contratante es la Dirección General, entonces a cargo del priista David Penchyna Grub, y las contrataciones se dieron en base al Artículo 10, fracción V de las Políticas Aplicables a las Adquisiciones y Arrendamientos de Bienes y Contratación de Servicios del Infonavit y 21 BIS, fracción V y 31 de los lineamientos de las mismas políticas.

De acuerdo con el contrato suscrito con Norycaribe, el apoderado legal de la empresa es Ramiro Isai Yah López  y la apoderada legal de Jets Capital es Ana Margarita Hernández Sedillo.

El dinero contratado se podía utilizar como un saldo que se cobraba en dólares por hora.

Penchyna Grub asumió la Dirección General del Infonavit el 29 de febrero de 2016 y entregó el cargo el pasado 30 de noviembre. Penchyna, quien fue uno de los priistas encargados de sacar la Reforma Energética del Presidente Peña Nieto en 2013, en sustitución del también priista Alejandro Murat Hinojosa, quien renunció el 30 de noviembre de 2015 para buscar la gubernatura de Oaxaca.

Diversos aspectos de la flotilla de aviones contratada para dar servicio a los directivos del Infonavit –encabezados por el priista David Penchyna Grub– en los últimos 15 meses del sexenio de Enrique Peña Nieto. Fotos: Especial

UN INFONAVIT “MILLONARIO”

El Infonavit es un organismo público descentralizado creado en 1972 que tiene como objetivo fundamental cumplir con el derecho a la vivienda de los trabajadores y que cuenta con una participación en el mercado tradicional hipotecario de 74 por ciento.

El instituto, de acuerdo con Ley del Infonavit, administra los recursos del Fondo Nacional de la Vivienda y tiene como objetivo establecer y operar un sistema de financiamiento que permita a los trabajadores obtener un crédito barato y suficiente para adquirir vivienda.

La Ley indica que su patrimonio se integra por aportaciones en numerario, servicios y subsidios que proporcione el Gobierno federal, con las cantidades y comisiones que obtenga por los servicios que preste, con los montos que se obtengan de las actualizaciones, recargos, sanciones y multas, con los bienes y derechos que adquiera por cualquier título, con los rendimientos que obtenga de la inversión de los recursos a los que se refiere el Artículo Quinto de la Ley.

El uso de aviones privados de lujo por directivos del Infonavit en la pasada administración, contrasta con la media salarial de trabajadores asegurados en el IMSS, que promedia 10 mil 621.15 pesos al mes. Fotos: Especial

Las aportaciones de los patrones a las subcuentas de vivienda son patrimonio de los trabajadores, pero son administradas por el Infonavit.

El uso de aviones privados de lujo por directivos del Infonavit de la administración pasada, contrasta con la media salarial de los trabajadores asegurados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), que oscila en los 10 mil 621.15 pesos y también con la nueva política de austeridad del Gobierno entrante.

Andrés Manuel López Obrador, Presidente de la República, ha insistido desde su campaña y desde el 1 de diciembre en el derroche de los funcionarios públicos de las administraciones pasadas y en la necesidad de detener los gastos superfluos como una medida de su plan de austeridad.

La nueva administración ha renunciado al uso de aviones y helicópteros para altos funcionarios del Gobierno federal, incluyendo el costoso avión presidencial Boeing-787 que salió a la venta rumbo a Estados Unidos el 3 de diciembre. A la par el Gobierno federal ha anunciado que venderá 60 aviones y 70 helicópteros.

“No puede haber Gobierno rico con pueblo pobre”, ha dicho López Obrador en reiteradas ocasiones al referirse a los excesos de los gobiernos pasados, los altos salarios de los funcionarios y a los privilegios de los que han gozado con carga al erario y al bolsillo de los mexicanos.