La ASF exhortó al órgano legislativo revisar los conceptos autorizados en los “Lineamientos para regular la entrega, destino y comprobación de los apoyos económicos para Legisladores” del 30 de abril de 2019, relacionados con la partida “Asignaciones para el cumplimiento de la función legislativa”; así mismo, pidió la emisión de un catálogo de los conceptos en el que se especifique cuáles no deberán considerarse dentro de la comprobación de dicha partida.

Ciudad de México, 21 de febrero (SinEmbargo).- La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detalló en su informe de la Cuenta Pública 2018 que los legisladores de la Cámara de Diputados destinaron cerca de un millón de pesos del presupuesto asignado a la compra de colchones, almohadas, despensas, botanas, pasteles, pintura y medicamentos.

De acuerdo con la ASF, los diputados de la 64 Legislatura comprobaron en 272 facturas un importe de 962 mil 100 pesos en los artículos mencionados, asegurando que de estos últimos “no se aprecia con claridad que se encuentren vinculados a los establecidos en los lineamientos que regulan este tipo de apoyo económico”.

El órgano fiscalizador también señaló en su reporte la cancelación de nueve facturas por un importe de 58 mil 600 pesos en conceptos como servicios de cafetería, medicamentos, consultorías, papelería y otros.

En el mismo sentido, la ASF aseguró que en revisiones previas, exactamente en el periodo que comprende enero-agosto de 2018, los diputados de la 63 legislatura presentaron facturas por conceptos que tampoco correspondían a los establecidos en los lineamientos.

Como respuesta, la Cámara de Diputados señaló que la facturación de tales conceptos no está prohibida, pues los listados son enunciativos y no limitan las comprobaciones realizadas por los legisladores, aunque se emitieron nuevos lineamientos para precisar el destino del gasto de atención ciudadana.

La ASF advirtió que para transparentar el destino de los recursos se emitieron nuevos lineamientos el 30 de abril de 2019, donde se establecen conceptos para destinar los recursos para cada apoyo, así como los conceptos que quedan excluidos.

El órgano señaló que, a pesar de los nuevos lineamientos “se identificó que se incluyeron conceptos de gasto que no son propios del desarrollo del trabajo del legislador, tal es el caso, entre otros, de tratamientos y estudios médicos e intervenciones quirúrgicas de carácter individual; bienes semovientes siempre que permitan el desarrollo productivo del solicitante, así como servicios funerarios y gastos relacionados con éstos para la ciudadanía”.

Finalmente, la ASF exhortó al órgano legislativo revisar los conceptos autorizados en los “Lineamientos para regular la entrega, destino y comprobación de los apoyos económicos para Legisladores” del 30 de abril de 2019, relacionados con la partida “Asignaciones para el cumplimiento de la función legislativa”; así mismo, pidió la emisión de un catálogo de los conceptos en el que se especifique cuáles no deberán considerarse dentro de la comprobación de dicha partida.