Apareció relajado. Con la mascota de los Xolos, traje oscuro y bien rasurado. Jorge Hank Rohn buscó no provocar a las autoridades federales y estatales, y para ello recurrió a frases como: “Mi caso no fue un hecho político, porque no estoy en la política”. “No me considero un perseguido político; me considero un suertudo. De aquí, pal’ real”. O bien: “Por mi parte, borrón y cuenta nueva”. También pretendió decir que se tomará su arresto de 10 días y el proceso que se le sigue con tranquilidad, y así se presentó: zen, de buen humor, seguro. “El que se enoja, pierde”, dijo. Pero dijo muchas cosas más: como que está listo para contender a la gubernatura de Baja California.

“Soy respetuoso de mi partido y estaré a sus órdenes”, expresó. “Ni con mi mujer me lancé; yo siempre espero que me inviten”. Luego lanzó el buscapiés: “No conozco a ningún político, a ninguno, que no quiera gobernar su estado”.

Los días de prisión, para Hank, son cosa del pasado. “Fueron días de asueto, de mucho descanso, de dormir mucho y de bajar de peso. Bajé ocho kilos”. El dueño del Grupo Caliente se vio bastante moderado, pero su aparición tiene varias lecturas. La más fuerte es que regresará a la política, y si es así, el gobierno federal habrá quedado en ridículo y su gran contrincante para el proceso de 2013, el secretario de Gobernación José Francisco Blake Mora, bastante abollado.

***

Alejandro Encinas delineó el mundo ideal por la mañana de ayer. Dijo en entrevista que las cúpulas partidistas negocian que el candidato del Partido Acción Nacional, Luis Felipe Bravo Mena, renuncie a sus aspiraciones en el Estado de México para apoyar su alianza “Unidos Podemos Más”, y que en Nayarit el perredista Guadalupe Acosta decline a favor de Martha Elena García, abanderada del PAN. Mañoso Encinas, doblemente: por un lado inyectó la idea de que la campaña de Bravo Mena, relanzada recientemente, no prende. Y por el otro le dio una patada a un viejo adversario de él y de Andrés Manuel López Obrador: el ex presidente del PRD, Jesús Ortega, quien se autonombró coordinador de la campaña nayarita de Acosta. El PRD allá va de mal en peor.

Tres veces mañoso, Encinas, porque también logró, como en el último debate, que Bravo Mena rabiara. Ayer los reporteros se acercaron al panista y le preguntaron: Usted, ¿no declina? “Se los he dicho mil veces”, respondió de mal modo. ¿Sí llega al 3 de julio, candidato?, le dijo otro periodista cábula. “¿No tienen oídos? ¿No graban bien? No se declinará”, respondió. Y luego dijo que es una patraña, “una mentira y es una estrategia para confundir a la gente”. Si Bravo Mena tuviera cabello, se habría despeinado en la rabieta.

***

… Lo que Vicente Fox quiso decir, fue que si bien las encuestas le dan el triunfo a Eruviel Ávila en el Estado de México y a Enrique Pena Nieto en la elección presidencial, todavía pueden cambiar las preferencias. “El hoy, el aquí y el ahora en el Estado de México, marca un claro ganador, que es el candidato del PRI. Y el día de hoy, aquí y ahora para la elección de 2012, marca un claro ganador también, pero una cosa es que estemos a dos semanas de la elección en el Estado de México y otra a 12 meses de la presidencial. […Pero] siempre hay sorpresas en los procesos electorales. Esto no se acaba hasta que se acaba”, señaló. Lo que dijo fue que el PRI se perfila como ganador en Edomex y en 2012… y así lo publicó la prensa a nivel nacional. Pero lo que quiso decir es que todavía pueden cambiar las cosas. ¡Cómo le hace falta su vocero, Rubén Aguilar, al ex presidente!

Y Javier Lozano, secretario del Trabajo, quien siempre hace declaraciones sin importar que sea de beisbol o del maíz transgénico, de inmediato lo castigó: Fox “está alejado de las circunstancias reales”, dijo. Ni siquiera leyó lo que dijo.

Por cierto, en esas puntadas de Vicente Fox en las que a veces le atina, cuestionó la excesiva cobertura que se hace en la prensa de los eventos del secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, algo que se reflejó en el análisis semanal de Google que aparece en Los Suspirantes 2012 aquí, en SinEmbargo.Mx. “¿Qué es lo que está pasando? ¿Acaso los medios le están cerrando la presencia a los que no están? Preguntaría: ¿Acaso los medios le están abriendo a los que sí están, y por qué razón?” Lo que Fox quiso decir es que los medios están (estamos) cubriendo mucho a algunos precandidatos presidenciales y menospreciando a otros. Y es cierto.