Los autores del estudio determinaron que las notas do y fa generan en el ambiente más aerosoles que pueden contener el SARS-CoV-2.

Ciudad de México, 21 de septiembre (RT).- Cantar en grupo y en ambientes cerrados puede representar un riesgo importante de infección por SARS-CoV-2, el virus causante de la COVID-19, según un reciente estudio publicado en la revista Clinical Infectious Diseases.

Para cuantificar y determinar la emisión de partículas de saliva durante el canto, un equipo de investigadores de la Universidad de Nueva Gales del Sur (Australia) realizó una visualización detallada de las gotas de saliva expulsadas utilizando un sistema de diagnóstico de flujo basado en imágenes. Con ese método, grabaron a una persona cantando a una escala mayor las siete notas musicales.

Los análisis mostraron que las notas do y fa generan más aerosoles, y que la mayoría de las partículas no se asentaban rápidamente como indican las pautas de control de infecciones. Sin una ventilación adecuada, esas gotas de saliva pueden saturar el ambiente interior y persistir en nubes de aerosol, lo que probablemente explicaría las altas tasas de infección de COVID-19 durante el canto grupal, señalaron los investigadores.

¿LA RESPIRACIÓN REPRESENTA UN RIESGO DE INFECCIÓN?

El distanciamiento social es eficaz para reducir el riesgo de propagación del coronavirus, pero cantar en grupo, en ambientes cerrados y con poca ventilación puede generar más aerosoles que hablar. Cuando cantamos, realizamos una vocalización más fuerte y, a menudo, prolongada. Esto, junto a la aglomeración de muchos cantantes en espacios reducidos durante una hora o más, crea condiciones que propician la propagación del SARS-CoV-2, explicaron.

Asimismo, determinaron que la respiración también genera aerosoles de baja concentración que pueden contener el virus de la COVID-19, y que esa suspensión de partículas no sólo se origina por la tos o el estornudo. “Respiramos y hablamos mucho más que toser o estornudar. Por lo tanto, la exposición acumulada al aerosol para un grupo de personas que cantan y hablan, sin toser ni estornudar, en un ambiente cerrado puede ser mayor que con una sola tos”, agregaron.

Para minimizar el riesgo de infección, los investigadores recomiendan realizar los ensayos de canto grupal con la participación de una menor cantidad de personas, que los cantantes mantengan un mayor distanciamiento físico entre sí o que usen mascarillas y máscaras faciales. Además de eso, aconsejan llevar a cabo los conciertos en espacios grandes que cuenten con un buen sistema de ventilación o al aire libre.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE RT. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.