El Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, la principal obra de infraestructura de la administración de Enrique Peña Nieto, continúa entre el atraso de obras y sobrecostos.

La Auditoría Superior de la Federación encontró que el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México ha hecho pagos por tierras de las que no tiene pruebas que posee, para supervisiones de obras que no se estaban ejecutando y por servicios que las empresas contratadas ya habían contemplado en los costos. Todo esto sólo en 2016.

Tanto la Presidencia de la República como la Secretaría de Comunicaciones y Transportes han defendido el proyecto, tanto de quienes buscan cancelarlo como de los recortes presupuestales.

A estas alturas, es un hecho que se heredará a la siguiente administración la “obra negra” del Nuevo Aeropuerto. También será tarea de otros explicar qué se ha hecho con 990 millones 336 mil 502 pesos.

Ciudad de México, 22 de febrero (SinEmbargo).- El Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), figura encargada de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), debe explicar qué hizo con y dónde están un total de 990 millones 336 mil 502 pesos.

Esa cantidad, de acuerdo con siete auditorías que se desprenden de la Cuenta Pública 2016, está conformada por dinero que el GACM pagó por tierras de las que no hay pruebas que ya tiene, por servicios que ya tenían contemplado un presupuesto, por ampliación de costos no sin justificación, para supervisión de obras que no se estaban ejecutando y por pagos que realizó y que eran responsabilidad de las empresas.

El NAICM se construye en un terreno donado por la Comisión Nacional del Agua (Conagua) de 4 mil 960 hectáreas. Para octubre de 2020 se estima tener tres pistas donde se realizarán 540 mil 500 operaciones simultáneas por año, un Edificio Terminal para 68 millones de pasajeros anuales y una Torre de Control del Tráfico Aéreo.

A dos años de arrancar la construcción, los avances sólo se registran en las obras preliminares y cimentación del suelo, el GACM estima que el Presidente Enrique Peña Nieto entregará “obra negra” de manera simbólica antes de terminar su gestión.

En una primera auditoría, la ASF revisó al GACM –que es la entidad encargada de la administración de recursos para los gastos de operación–. Se auditaron 36 mil 998 millones 087 mil pesos de Servicios Personales, Materiales y Suministros, Servicios Generales y Transferencias, Asignaciones, Subsidios y Otras Ayudas.

En 2015, el presupuesto original autorizado al GACM fue de 5 mil 702 millones 850 mil pesos. Se detectaron 215 adecuaciones [38 externas y 177 internas] que derivaron en un aumento neto de 31 mil 295 millones 237 mil pesos, el cual se ejerció en su totalidad.

En 2016, realizó una transferencia a la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) –ya con Rosario Robles Berlanga como titular– por 197 millones 953 mil pesos para la adquisición de 369 predios.

La Sedatu reportó que pagó 110 millones 450 mil pesos para el saneamiento jurídico de un lote y la adquisición de 197 parcelas; 6 millones 121 mil pesos se pagaron al Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (INDAABIN); 2 millones 323 mil para pago se servicios notariales y 104 mil pesos para completar el pago de una parcela.

El Presidente Enrique Peña Nieto y el Secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, supervisan las obras del NAICM. Foto: Presidencia

En diciembre de 2016, en una segunda adecuación presupuestal, el GACM le dio a la Sedatu, 87 millones 953 mil pesos para 171 parcelas, el pago de avalúos, gastos y honorarios notariales.

Para enero de 2017, la Sedatu informó que los recursos eran insuficientes y sólo se habían adquirido 102 parcelas y 19 están bajo la promesa de compra-venta. En eso se gastó 87 millones 265 mil y reintegró a la Tesorería de la Federación (Tesofe), 687 mil pesos.

El GACM no evidenció la adquisición de esas 102 parcelas y de las 19 restantes no hay documentación que sustente esa promesa de compraventa. No hay muestra de los pagos realizados ni comprobante del reintegro a la Tesorería de la Federación.

Esta revisión terminó en una promoción de responsabilidad administrativa sancionadora para que se inicie un procedimiento administrativo por las irregularidades de los servidores públicos que no constataron el cumplimiento del acuerdo con la Sedatu por la transferencia de recursos para la adquisición de parcelas, pago de avalúos, gastos y honorarios notariales, ni verificaron el reintegro de los recursos.

En el trato con la Comisión Nacional del Agua (Conagua), en agosto de 2016, el GACM traspasó 121 millones 687 mil pesos para la adquisición de 8 parcelas y 5 zonas de uso común.

Conagua informó que pagó 65 millones 942 mil pesos por pago de terrenos, impuestos, derechos, escrituras y honorarios, pero no envió al Grupo documentación de comprobación del gasto. Sólo reintegró 55 millones 744 mil pesos.

El GACM no tuvo con qué comprobar la adquisición de los terrenos y los pagos.

La ASF instó al Grupo a sustentar la adquisición de esas parcelas y que debe constatar el cumplimiento de los acuerdos celebrados por la transferencia de recursos.

LA BARDA PERIMETRAL DE SEDENA

Sobre la Construcción de la Barda Perimetral del NAICM, se auditaron mil 611 millones 585 pesos, que es el 58.1 por ciento del monto total de ese proyecto. La barda es un convenio de colaboración suscrito por el GACM y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), celebrado desde 2015.

A octubre de 2017, se tiene un avance financiero y físico del 87 por ciento con incrementos en el costo por 28 por ciento.

En este periodo, no se han comprobado aportaciones por 204 millones 937 mil pesos de la primera etapa, 682 millones 716 mil de la segunda, 427 millones 888 mil pesos de la tercera etapa y 665 millones 433 mil pesos de la cuarta.

Todas esas cantidades tienen un remanente de 27 millones, 185 millones, 38 millones y 133 millones de pesos respectivamente.

Con la información que otorgó la Sedena, –entregó copia de las carátulas de las estimaciones de los trabajos, pero no entregó la documentación que compruebe que se hayan realizado las cantidades y volúmenes de la obra– no se pudo aclarar lo que se hico con esos remanentes que ascienden a 383 millones 908 mil 327 pesos.

Por otra parte, para la construcción del proyecto integral de la barda y camino perimetral, alumbrado, servicios inducidos y casetas de acceso al NAICM, se verificaron 3 aportaciones adicionales por un total de 241 millones 251 mil pesos. Se depositó la totalidad cuando sólo de debía abonar el 50 por ciento. Quedaron ahí extras 120 millones 625 mil 500 pesos.

La ASF instó a realizar investigaciones a quien aprobó el depósito por la totalidad de los incrementos pactados.

Avances de las obras para el NAICM. Foto: Saúl López, Cuartoscuro

IRREGULARIDADES EN CONTRATACIONES

En la auditoría referente a los Procesos de Contratación de la Construcción del Edificio Terminal, de la Torre de Control y de la Losa de Cimentación del Centro de Transporte Terrestre Intermodal del NAICM, está estipulado que se contará con dos terminales aéreas, seis pistas de operación simultánea, estacionamientos, torre de control de tráfico aéreo, centro de operaciones regionales, estación intermodal.

Se dividió en cuatro fases: en la fase 1, que concluirá en 2020, se construirán el edificio terminal de pasajeros, la torre de control, el centro de operaciones, estacionamientos, la estación intermodal de transporte, vialidades de acceso, tres pistas de operación simultánea (2, 3 y 6) y calles de rodaje; en la fase 2, prevista para concluirse en 2030, la pista 4 y calles de rodaje; en la fase 3, que finalizará en 2040, la pista 1 y calles de rodaje, así como la terminal 2 y vialidades de acceso; y en la fase 4, que concluirá en 2060, la pista 5 y calles de rodaje.

En los meses de abril, julio y noviembre de 2016 se llevaron a cabo los procedimientos de adjudicación y contratación de los trabajos y servicios para la construcción del edificio terminal, de la torre de control de tráfico aéreo, de la losa de cimentación del centro de transporte terrestre intermodal y la supervisión técnica y administrativa de la construcción del edificio terminal, todos del NAICM.

La ASF encontró que algunos tienen firmas de personas que no están facultadas para ello. Las firmas de Director Corporativo de Infraestructura y el Subdirector de Control de Obras; en el segundo por el Subdirector de Obras de la Dirección Corporativa de Infraestructura; en el tercero por el Director Corporativo de Infraestructura y el Subdirector de Control de Obras; y en el último por el Gerente de Supervisión y el líder de proyecto especializado, cuanto tendrían que estar las del Subdirector de Contrataciones y/o el Gerente de Concursos de la Dirección Corporativa de Administración y Gestión Inmobiliaria.

Quienes no tenían la facultad emitieron un fallo y quienes la tenían, no lo hicieron en tres proyectos.

Similar a esta esta situación, está el funcionamiento del El Comité de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios (CAAS), que sesionó en 12 ocasiones de manera ordinaria y en 12 de manera extraordinaria. Ahí se aprobaron los montos máximos de contratación de servicios relacionados con adquisiciones, arrendamientos y servicios para ese año y se emitieron los dictámenes por las excepciones a los procedimientos de Licitación Pública.

El Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, bajo revisión de la ASF. Foto: Saúl López, Cuartoscuro

Sin embargo, en ningún acta está la firma del Presidente, del Secretario Técnico ni de los Vocales del comité, que son los funcionarios facultados para eso.

Sobre la Realización de Proyectos, Gerencia, Estudios, Asesorías y Consultorías para la construcción del NAICM, se encontró que de 17 contratos de prestación de servicios, el GACM no especificó en sus anexos técnicos una descripción pormenorizada de los trabajos a ejecutar, ni las características y detalles que debe contener el entregable.

Se encontró un pago doble por 122 millones 930 mil pesos por concepto III. “Servicios, Incisos a. Consultores, Asesores, Abogados y Agencia de colocación” y además se incluyó como insumo en la integración de los precios unitarios de concurso.

Instó al GACM a que aclare y proporcione la documentación adicional justificativa o comprobatoria de 122 millones 930 mil pesos

Finalmente, está la obra por la que se pagó su supervisión, sin que esta se iniciara. El GACM pagó 39 millones 226 mil pesos por “Acompañamiento durante el proceso de obra, asesoría y coordinación del proyecto con otros diseñadores y contratistas. El adjudicatario deberá asegurarse que la construcción de la obra siga los lineamientos del diseño…”. Sin embargo, durante ese periodo, del 15 de abril al 30 de noviembre de 2016, aún no se inicia la obra. La obra comenzó en noviembre de 2016.

Son varios casos similares de pagos dobles: el GACM autorizó un convenio modificatorio plurianual de servicios relacionados con la obra pública por 137 millones 320 mil pesos para una obra que ya estaba contemplada y para otra que estaría duplicándose.

Ocurrió lo mismo con 23 millones 797 mil pesos que pagó en Honorarios Sueldos y Prestaciones, Personal Directivo, Personal Técnico, Consultores y Asesores, Gastos de Oficina, Equipo de Cómputo y Software, cuando esos gastos ya estaban contemplados como insumos en la integración de los precios unitarios de concurso, por lo que se está duplicando el pago de los mismos.

También con 809 mil 965 pesos que el Grupo pagó en servicios cuando ya estaban contemplados por el contratista.