Durante el 1 y 2 de noviembre las familias naolinqueñas visitan el cementerio para formar parte de la Cantada. Esto nos lleva a una artesanía que tiene en lugar cerca de 18 años aproximadamente en Naolinco, por lo que se le considera nueva: las Catrinas hechas con papel representan diversas actividades y situaciones por lo que se les puede ver sirviendo tragos en un bar o vendiendo flores.

Ciudad de México, 22 de marzo (SinEmbargo).- La celebración de día de muertos es una tradición que el mundo relaciona inmediatamente con la cultura mexicana. Dependiendo del estado del país del que se hable existen tradiciones particulares, pero todos coinciden en los elementos básicos como las ofrendas para recordar a los seres queridos que se han adelantado en el camino, como suele decirse.

Naolinco es un municipio de Veracruz, su nombre tiene diversas interpretaciones: “Las cuatro estaciones del año” o “Lugar consagrado al Sol”. En este lugar se retoma una tradición que data de tiempos prehispánicos como la Cantada, esta es una fiesta que se transformó con el mestizaje. Los frailes franciscanos que llegaron a la zona adoptaron los cantos indígenas que entonaban a los muertos y los convirtieron en alabanzas para los santos.

Los parques, calles, casas, escuelas y negocios se adornan con catrinas. Foto: veracruz.mx

Durante el 1 y 2 de noviembre las familias naolinqueñas visitan el cementerio para formar parte de la Cantada.

Esto nos lleva a una artesanía que tiene en lugar cerca de 18 años aproximadamente en Naolinco, por lo que se le considera nueva, cuando el relojero Héctor Alejandro Murrieta Ortiz se unió a un grupo de amigos para representar distintas estampas con catrinas, actividad que diversos pobladores continúan.

Las Catrinas representan diversas actividades. Foto: veracruz.mx

Las Catrinas representan diversas actividades y situaciones por lo que se les puede ver preparando antojitos, descansando después de un día de trabajo, sirviendo tragos en un bar, vendiendo flores, preparando pan, en un funeral o hasta vestidas de fiesta.

Pueden estar en cualquier lugar, en la esquina de una calle, en los negocios, los parques, casas y hasta escuelas que colocan a las Catrinas para adornar.

Una Catrina que vende flores. Foto: veracruz.mx

Los habitantes de Naolinco crean y preparan todos los elementos de estas figuras en sus talleres, desde el esqueleto que varía de acuerdo a la Catrina que realizarán hasta la confección de la ropa que usarán, sólo que para la elaboración de las Catrinas se realiza todo en papel, lo que suele aumentar su complejidad. La estructura la cubren con periódico y engrudo, se empapela, se pinta y finalmente se le da forma con el periódico.

El papel de colores, los brillos, papel kraft, pegamento y engrudo son los materiales básicos para la creación de esta actividad que se realiza a mano. Incluso, llevan pelucas personalizadas de acuerdo a la Catrina que confeccionan, pueden ser lacias u onduladas, con prendedores que adornen el cabello o algunas llevan una trenza.

Este trabajo artesanal poco a poco se va ganando su lugar entre las tradiciones de Naolinco.

De acuerdo a la escena que representarán se confecciona su ropa. Foto: veracruz.mx