Author image

Martín Moreno-Durán

22/11/2023 - 12:03 am

AMLO adora Badiraguato…y desprecia a Acapulco

Visita a los narcos, se solaza por su cercanía con los narcos, se ufana de convivir con los narcos y manifiesta su orgullo de ser amigo de familias narcas. Se proclama héroe al convivir con los narcos.

López Obrador encabeza inauguración de la carretera Badiraguato–Guadalupe y Calvo. Foto: Cuartoscuro

 

+ 350 muertos por Otis

 + Abandono al puerto

 

El dato duro es contundente e irrefutable: López Obrador ha estado más veces en Badiraguato, la tierra del narco, qué en Acapulco, la tierra de la tragedia, desde hace un mes.

AMLO ha visitado el bastión del Chapo Guzmán y de su familia en seis ocasiones. Allí se siente a gusto, protegido. A Acapulco no ha ido más de tres veces, a pesar de la emergencia que todavía se vive en el puerto por el desastre provocado por el huracán Otis hace treinta días.

Y más: miente López Obrador al asegurar que ha recorrido la zona del desastre acapulqueño. Eso no es cierto. No hay una sola fotografía ni imagen ni testimonio que comprueben que, efectivamente, AMLO ha estado con los damnificados acapulqueños o realizando recorridos por el área de la tragedia, donde se apilan toneladas de basura, escombros, animales muertos y suciedad. Hay hambre. Hay sed. Y no hay gobierno ni Presidente.

AMLO prefiere estar en Badiraguato, haciendo alianzas oscuras, qué en Acapulco, ayudando a los damnificados.

 

*****

BADIRAGUATO. ¿A qué diablos va tanto el presidente de México a la tierra de la familia Guzmán?

Sobran motivos de sospecha.

Las visitas de López Obrador a Badiraguato como Presidente en funciones, equivalen a que durante los tiempos de Pablo Escobar Gaviria, los presidentes Virgilio Barco o César Gaviria hubieran departido, de manera amistosa y sin presiones, con Escobar o con su familia en la Hacienda Nápoles, guarida principal e intocable del jefe más poderoso que haya tenido el narco colombiano.

AMLO se siente a gusto visitando a los narcos. Imaginemos que Salinas de Gortari hubiera visitado en varias ocasiones (jamás lo hizo) la mansión de Miguel Ángel Félix Gallardo de la calle Cosmos en Guadalajara – donde finalmente fue aprehendido en 1989-, de manera pública y ufanándose de que le gustaba estar allí, en territorio narco. Hubiera sido un escándalo.

Pero con López Obrador no es cuestión de imaginar su alianza con el narco. En lo absoluto. Allí están los hechos irrefutables. La reunión con el abogado del Chapo. Las fotos con la madre del Chapo. Las deferencias con El Chapo desde Palacio Nacional. Visita a los narcos, se solaza por su cercanía con los narcos, se ufana de convivir con los narcos y manifiesta su orgullo de ser amigo de familias narcas. Se proclama héroe al convivir con los narcos.

AMLO se siente a gusto visitando a los narcos. “A mí me gusta venir a Badiraguato, ahora sí que…¡Mi gusto es!”, dijo AMLO en la tierra del Chapo Guzmán, en la tierra del narcotraficante más poderoso que ha tenido México, en la tierra del capo que bañó de sangre a nuestro país junto con otros cárteles de la droga.

AMLO se siente a gusto visitando a los narcos. De las seis visitas a Badiraguato, cuatro han sido privadas y dos públicas.

¿Qué tanto se ha hablado o se ha acordado durante las visitas privadas de López Obrador a Badiraguato? Hasta ahora, se desconoce, aunque nada bueno para el país podría derivarse de una reunión entre Presidente cualquiera y familia de narcos. Nada bueno.

AMLO se siente a gusto visitando a los narcos. O López Obrador es muy estúpido o muy astuto al visitar Badiraguato en seis ocasiones. Le pesará a futuro.

AMLO se siente a gusto visitando a los narcos.

 

*****

ACAPULCO. Hay, al menos, 350 fallecidos por el paso del huracán Otis. El régimen obradorista insiste, sin pruebas, que solamente hubo 48 muertos en Acapulco. Miente, como el Presidente.

“Hemos reporteado qué en todas las funerarias de Acapulco, por lo menos debe de haber 350 muertos de quienes sí lograron recoger los cuerpos de sus familiares…”, informó el director de la Agencia de Noticias Quadratín Guerrero, Ricardo Castillo Díaz.

El gobierno no ha podido desmentir, hasta ahora, el reporte del colega Castillo Díaz.

“Nosotros no levantaremos la basura…no sean irresponsables, necesitamos que nos ayuden”, reprochó, ante la furia de los damnificados, la alcaldesa de Morena en Acapulco, Abelina López. Miserable.

López Obrador ha tenido miedo de ir a Acapulco porque sabe que lo harían pedazos porque no avisó con firmeza ante la llegada del huracán devastador, por su abandono a Acapulco, por su desprecio a los damnificados, a quienes tiene terror de enfrentarlos. No quiere que lo increpen. No quiere que lo acorralen. No quiere que le reclamen.

Sí: en el fondo, AMLO es cobarde.

 

*****

Sabido es que la innegable alianza entre López Obrador y el Cártel de Sinaloa (y el narco en general), responde a un sistema de favores mutuos: yo Presidente te dejo operar libremente, y tú crimen organizado me ayudas a ganar elecciones con Morena, como ya lo hiciste en 2021 en la franja del Pacífico. Protección a cambio de votos. Esa es la fórmula AMLO-Narco.

AMLO se siente a gusto con los narcos.

Badiraguato sí, Acapulco no.

Le pesará algún día.

X: @_martinmoreno

FB / Martín Moreno-Durán

[email protected]

Martín Moreno-Durán
Periodista. Escritor. Conductor radiofónico. Autor de los libros: Por la mano del padre. Paulette, lo que no se dijo. Abuso del poder en México. Los demonios del sindicalismo mexicano. El Derrumbe Retrato de un México fallido. El Caso Wallace. 1/Julio/2018: Cambio Radical o Dictadura Perfecta, y de la novela Días de ira.
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas