El Papa Francisco se reúne con el Presidente estadounidense, Barack Obama, en la Casa Blanca, en Washignton DC, EU. Foto: EFE

El Papa Francisco se reúne con el Presidente estadounidense, Barack Obama, en la Casa Blanca, en Washignton DC, EU. Foto: EFE

Washington, 23 sep (dpa) – El Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el Papa Francisco mostraron hoy en el jardín de la Casa Blanca que comparten la misma preocupación por ayudar a los inmigrantes y por combatir el cambio climático.

“Como hijo de una familia de inmigrantes, me alegra estar en este país, que ha sido construido en gran parte por tales familias”, comenzó su discurso el Papa, cuyos padres emigraron de Italia a Argentina.

Francisco, que pronunció en inglés su discurso, fue recibido en la Casa Blanca con una ceremonia con 15 mil invitados muy diferente a la dispensada a otros mandatarios y en la que hubo desfile de soldados, himnos y un coro gospel.

“No suele haber tanta gente en nuestro jardín”, bromeó Obama, que agradeció “al señor” la bonita y soleada mañana de otoño en Washington.

El Papa, que llegó el martes a Estados Unidos, visitará hasta el domingo también Nueva York y Filadelfia, donde el fin de semana se celebra el Encuentro Mundial de las Familias.

Obama celebró que el jesuita argentino sea “el primer Papa de las Américas” y destacó, entre otros temas, la preocupación por la inmigración, uno de los asuntos de campaña más controvertidos en Estados Unidos de cara a las elecciones presidenciales de 2016 y de viva actualidad por la crisis de refugiados sirios que se vive en Europa.

“La compasión significa dar la bienvenida al extranjero con empatía y con un corazón verdaderamente abierto”, dijo el Presidente estadounidense, de religión protestante.

Los demócratas en torno a Obama y sus oponentes republicanos discrepan sobre cómo abordar el asunto migratorio en un país donde viven y trabajan millones de indocumentados.

Pero quizá la mayor coincidencia entre el Presidente y el jefe de la Iglesia católica se vio al hablar del cambio climático que muchos republicanos niegan en Estados Unidos.

“Señor Presidente, me complace que usted haya propuesto una iniciativa para reducir la contaminación atmosférica. Reconociendo la urgencia, también a mí me parece evidente que el cambio climático es un problema que no se puede dejar a la próxima generación”, dijo Francisco.

“Con respecto al cuidado de nuestra casa común, estamos viviendo en un momento crítico de la historia. Todavía tenemos tiempo para hacer los cambios necesarios para lograr un desarrollo sostenible e integral, pues sabemos que las cosas pueden cambiar”, afirmó el Papa, que recientemente escribió una encíclica sobre medio ambiente.

Obama también subrayó “la sagrada obligación” de proteger el planeta, “el magnífico regalo que nos hizo dios”.

“Usando una frase significativa del reverendo Martin Luther King, podríamos decir que hemos incumplido un pagaré y ahora es el momento de saldarlo”, agregó el Papa citando a uno de los grandes personajes históricos de Estados Unidos.

“¡We love you, Pope Francis!” (Te queremos, Papa Francisco), gritó uno de los asistentes al final del discurso del papa, interrumpido por aplausos en varias ocasiones.

Francisco y Obama también destacaron sus esfuerzos compartidos en el deshielo de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba tras más de medio siglo de enfrentamiento ideológico.

“Santo Padre, agradecemos su valioso apoyo en nuestro nuevo comienzo con el pueblo cubano, que nos da la esperanza de tener mejores relaciones entre nuestro países, mayor cooperación en todo el hemisferio y una vida mejor para el pueblo cubano”, dijo Obama.

El Presidente elogió las “cualidades personales únicas” del jesuita argentino: “En su humildad, su sencillez, en la gentileza de sus palabras y de su espíritu vemos un ejemplo vivo de las enseñanzas de Jesús, un líder cuya autoridad moral no sólo proviene de sus palabras sino de sus hechos”.

Tras la recepción en la Casa Blanca, el papa recorrió en su papamóvil parte del National Mall, donde se ubican los principales monumentos de la capital estadounidense y donde desde primera hora de la mañana se congreraron parte de los 200 mil simpatizantes que esperaban las fuerzas de seguridad.

Más tarde, Francisco oficiará la misa de canonización de Junípero Serra, padre fundador de California en el siglo XVIII, y el jueves será el primer Papa en hablar ante el Congreso de Estados Unidos.

El viernes lo hará ante la Asamblea General de Naciones Unidas y el fin de semana estará en Filadelfia con motivo del Encuentro Mundial de las Familias.

Es la primera vez que el Papa, de 78 años, visita Estados Unidos, país que alberga a la cuarta mayor población católica del mundo.