Esta noche, el Presidente Andrés Manuel López Obrador informó que ha dado positivo a la COVID-19, pero que sus síntomas son leves y ya se encuentra en tratamiento médico.

Ciudad de México 24 de enero (SinEmbargo).- El Presidente Andrés Manuel López Obrador se encuentra con síntomas leves, bajo resguardo domiciliario y con el cuidado de un equipo multidisciplinario, informó la Secretaría de Salud federal.

De acuerdo con el director de Epidemiología, José Luis Alomía, el mandatario experimenta un “COVID leve” y con pocos síntomas de la enfermedad.

“Hace pocos minutos apenas, el Presidente notificó, a través de sus redes sociales, que el día de hoy se confirmó infectado y con signos y síntomas de COVID-19. Felizmente, el Presidente se encuentra estable, los signos y síntomas son leves, es decir, en estos momentos él está experimentando un COVID leve”, dijo hoy durante la conferencia de prensa diaria sobre la epidemia de coronavirus en el país.

A la par, dijo que un equipo multidisciplinario ya lo atiende, con el fin de vigilar su estado de salud.

”Se encuentra resguardado en su domicilio. Y en este momento, el equipo de médicos que se conformó para una situación como esta, se encuentra bajo su atención, y están siendo coordinados por nuestro Secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela, como ustedes saben, es un reconocido inmunólogo y están dando un seguimiento muy puntual, para efectos de mantenerse bajo los mejores cuidados”, agregó.

El director de Epidemiología, José Luis Alomía. Foto: Andrea Murcia, Cuartoscuro.

Por otro lado, recomendó a las personas que mantuvieron contacto con el mandatario, sobre todo a aquellos que estuvieron a menos de dos metros de distancia y en lugares cerrados, a resguardarse y vigilar cualquier síntoma relacionado con la COVID-19.

“Como se hace en estos casos, va de la mano un estudio de seguimiento de contactos, dado que el Presidente fue confirmado el día de hoy, y que hoy comenzó con síntomas, se llevará a cabo el estudio para identificar a las personas, como se hace en la mayoría de los caos, y lógicamente recomendar resguardo a los que puedan haber sido contacto directo, los contactos directos son aquellos que pueden haber estado a menos de dos metros de un caso confirmado de COVID-19, por una temporalidad importante, al menos 20 o 30 minutos, si esto fue un espacio cerrado, con mayor precaución todavía”, puntualizó.

Alomía recordó que el seguimiento al Presidente deberá ser puntual, debido al problema de hipertensión que padece, para detectar algún signo de alerta.

“Una personas que tenga una enfermedad, que lógicamente signifique un factor de riesgo, requiere, y esto es para todas las personas, un seguimiento puntual de sus signos vitales, de la oxigenación y otros parámetros que los profesionales de la salud están identificando de manera continua para identificar si empieza a haber un signo de alarma”, aseveró.

Sin embargo, recordó que el mandatario lleva un control médico de la hipertensión y se mantendrá bajo un estricto seguimiento médico, para evitar que su salud se deteriore.

Esta noche, el Presidente Andrés Manuel López Obrador informó que ha dado positivo a la COVID-19, pero que sus síntomas son leves y ya se encuentra en tratamiento médico.

López Obrador realizó el anuncio lo realizó a través de sus redes sociales. El mandatario mexicano detalló que guardará reposo, pero atenderá los asuntos públicos desde Palacio Nacional, por ejemplo la llamada que sostendrá con su homólogo ruso, Vladimir Putin, sobre la posibilidad de obtener dosis de la vacuna Sputnik V.

“Lamento informarles que estoy contagiado de COVID-19. Los síntomas son leves pero ya estoy en tratamiento médico. Como siempre, soy optimista. Saldremos adelante todos. Me representará la Dra. Olga Sánchez Cordero en las mañaneras para informar como lo hacemos todos los días. Yo estaré pendiente de los asuntos públicos desde Palacio Nacional. Por ejemplo, mañana atenderé una llamada con el presidente Vladimir Putin porque, independientemente de las relaciones de amistad, existe la posibilidad de que nos envíen la vacuna Sputnik V”, escribió en su cuenta de Twitter.

El Presidente de México tiene 67 años de edad y por la presión alta y un padecimiento de corazón, está en el grupo de alto riesgo. Sin embargo, López Obrador se ha negado a dejar sus giras por el país en vuelos comerciales y también aparece normalmente sin mascarilla. Muchos de sus colaboradores cercanos han enfermado de COVID-19.