El llamado “Kaiser de la moda” vivió durante más de 30 años un amor inquebrantable con la firma de ropa de una mujer que revolucionó en su momento la forma de vestir a través de sencillez y elegancia: Coco Chanel. Lagerfeld fue el hombre que rescató un imperio fundado en 1910 que sólo sobrevivía de las ventas de los perfumes. Karl reinventó las prendas y con su osadía refrescó a Chanel.

Ciudad de México, 24 de febrero (SinEmbargo).- Creativo, elegante, polémico. Karl Lagerfeld ya era un ícono, un símbolo y una celebridad de la moda que imponía tendencias y dictaba el ritmo de las pasarelas. Ahora, tras su muerte, Lagerfeld se convierte en una completa leyenda que deja un legado impresionante en el mundo de la moda, un grande de la costura que jamás será igualado y cuya muerte marca el fin de una era.

El llamado “Kaiser de la moda” vivió durante más de 30 años un amor inquebrantable con la firma de ropa de una mujer que revolucionó en su momento la forma de vestir a través de sencillez y elegancia: Coco Chanel.

Lagerfeld fue el hombre que rescató un imperio fundado en 1910 pero para entender su importancia primero hay que hablar de creadora.

CHANEL, EL IMPERIO DE COCO

Gabrielle Bonheur Chanel, nació en 1883 y vivió gran parte de su niñez en un orfanato. Después de trabajar de cantante en cafés y vendedora en una tienda de ropa comenzó a diseñar sombreros y en 1910 abrió su tienda, un lugar en el que los sombreros sencillos pero elegantes eran los protagonistas y se enfrentaban a la ostentosidad que reinaba en esa época.

Coco Chanel se convirtió en un ícono de la moda. Foto: Especial

Chanel integró prendas a colección que solamente usaban los hombres: pantalones, gabardinas, chalecos y boinas marineras. Las mujeres se atrevieron y cambiaron su forma de vestir en los años 20 por una propuesta innovadora, funcional, cómoda y sencilla que rompía con todos los esquemas. Telas como la lana y el tweed aparecieron en las prendas, pero eso no era todo, muy pronto los accesorios de fantasía como la joyería y bisutería se integraron para completar los trajes y dejar de lado las ostentosas joyas.

Con gran talento y visión Gabrielle lanzó su propia fragancia Chanel No. 5.; la empresaria ya un icono de estilo cuyo look era imitado por millones. Se dice que cada 30 segundos se vende un perfume Chanel No. 5 en el mundo.

Chanel era una firma destacada que crecía 120 millones de francos con cada año. Coco en 1931 era una de las mujeres más ricas, con 2 mil 400 trabajores en 26 talleres que daban vida a sus creaciones, perfumes y prendas, según el libro Mademoiselle: Coco Chanel and the pulse of history, de la investigadora Rhonda K. Garelick. Después de crear un imperio de la moda Coco murió en 1971, a la edad de 87 años, en una habitación del hotel Ritz de París.

LAGERFELD, PIEZA CLAVE

Karl Lagerfeld nació en Alemania en 1933 (aunque a veces negaba su fecha de nacimiento y cambiaba el año) en una familia noble que no sufría precariedades. Paralelamente en los años 30 apareció el vestido negro de Chanel sin cuello y con mangas largas, los zapatos de dos tonos y el uso del beige, negro y blanco en combinación.

Karl Lagerfeld alistando a una modelo durante su primer desfile para Chanel. Foto: Especial vía elcomercio.pe

Lagerfeld se trasladó a París luego en busca de un mejor futuro. La capital francesa se convertiría en el lugar para explotar su creatividad y talento a través de diseños, telas y prendas. Uno de sus acercamientos a la moda fue en un desfile de la casa Dior en 1949 momento a partir del cual realizó bocetos; su primer encargo fue a los 17 años. En noviembre de 1954 ganó un prestigioso premio de moda al diseñar un abrigo lo que le permitió integrarse como asistente junior en Pierre Blamain.

En 1963 se alejó de las casa de moda y tras colaborar como diseñador independiente con diversas firmas como Tiziani, Karl se integra en 1967 a Fendi, casa italiana para la que creó el logo y con la que trabajaría hasta su muerte.

A los 49 años Karl tomó las riendas como director creativo de Chanel, en 1983, cuando Alain Wertheimer lo invitó a trabajar en la casa de moda creada por Coco. Chanel se encontraba en un declive, era la firma trasnochada que subsistía sólo de la venta de sus perfumes; sus diseños y prendas ya eran vistos como algo obsoleto, aquella innovación e impacto obtenido en los años 20 y 30 había quedado muy atrás. “Chanel era un viejo sombrero… Nadie lo quería, no tenía esperanza”, dijo un año antes de aceptar la oferta. Así Lagerfeld se convertía en la pieza clave con un fuerte reto ante él: revitalizar un imperio.

Karl Lagerfeld fue director creativo de Chanel desde 1983. Foto: Especial

Lagerfeld con Claudia Schiffer en una pasarela en 1996. Foto: Especial vía news.sky.com

Karl reinventó y mezcló temáticas, su osadía refrescó a Chanel: conservó las siluetas clásicas, acortó el largo, agregó lentejuelas y cadenas y presentó una colección espectacular en azul, negro y blanco con chaquetas ligeras de lana a la altura de la cadera, faldas delgadas, accesorios de escarabajo y collares de perlas que devolvió las luces a la casa francesa. Los medios señalaban la capacidad del modista para mostrar algo nuevo y conservar al mismo tiempo el espíritu de la firma.

El “Kaiser de la moda” revivió a Chanel, para lucir sus diseños se apoyó en modelos como Cindy Crawford, Carla Bruni, Claudia Schiffer y Naomi Campbell; hasta Kate Moss, Lily Allen, Cara Delevingne, Kristen Stewart, Kendall Jenner y Lily Rose Depp que también portaron sus creaciones y las llevaron a distintas generaciones.

Lagerfeld creaba 10 colecciones al año para Chanel, y otras 2 para Fendi; a esto se suma su ojo artístico detrás de una cámara ya que también se convirtió en el encargado de la fotografía de las campañas de la firma francesa.

Las colecciones de Chanel mantuvieron su esencia. Foto: Especial

Kristen Stewart lució diseños Chanel. Foto: Facebook chanel

Innovador también en cuanto a desfiles se refiere. Para el desfile Chanel Alta Costura Otoño 2010 realizado en el Grand Palais de París, Karl usó un león de 25 metros de altura en homenaje a Coco Chanel cuyo signo era leo. “Tendremos un león gigantesco, de 25 metros de alto, con la pata colocada encima de una perla y las modelos saldrán de la perla… es divertido”, contó unos días antes a El País. Y así fue. Los modelos desfilaron formando ochos entre las patas del león con vestidos corte A y chaquetas cortas.

Para otras pasarelas recreó un Edén, un palacio bizantino, un jardín tétrico, palacio hindú, un bosque mágico, un antiguo teatro destruido y hasta un avión.

Un león de 25 metros en la pasarela de Chanel. Foto: Especial vía chicadekyoto.blogspot.com

Polémico, Karl hizo eco en todo el mundo no sólo por sus diseños, también por sus frases como: “Todas las que critican a las modelos por aparecer huesudas o anoréxicas son las típicas madres gordas que se sientan en el sofá todo el día comiendo patatas fritas”. Incluso en 2005 se sometió a una rigurosa dieta para perder 40 kilos en un año y obtener una figura delgada y fina como la que dominaba en las pasarelas y la moda en general por el joven Hedi Slimane. Además afirmaba que “La clase media no tiene suficiente clase”.

Coco inició una firma visionaria; Karl Lagerfeld tomó las riendas y refrescó un imperio que ambos construyeron y salvaron respectivamente. La casa francesa queda ahora en manos de Virginie Viard, quien fuera desde hace 30 años la mano derecha del “Kaiser de la moda”.

“El objetivo de la moda es que la gente se sienta bien, no se trata de expresar el sufrimiento y la desdicha con tafetanes”.

Chanel perdió a su dirigente y la figura más importante después de su fundadora Coco, al hombre que potenció la marca y la convirtió en mundial con ventas al año de más de 9 mil millones de dólares, con un estilo de vestir y de vivir para todos aquellos que pudieran adquirirlo . Al final la moda es “efímera, peligrosa e injusta”, decía.