Adelantado a su tiempo, el gato adivina cosas
que sucederán muy pronto. El futuro en él germina
muy adentro y se apresura.