Estrés, ansiedad, uso de sustancias: Vinculan calor extremo a crisis de salud mental

25/02/2022 - 2:09 pm

El estudio reveló que estas afectaciones en la salud no dependen de la edad, sexo o lugar de residencia.

Madrid, 25 de febrero (Europa Press).- En los días de verano extremadamente calurosos, los adultos tienen un mayor riesgo de visitar las urgencias de los hospitales por crisis de salud mental relacionadas con el uso de sustancias, la ansiedad, el estrés y más, según una investigación publicada en la revista JAMA Psychiatry.

Por ello, investigadores de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Boston (Estados Unidos), autores del estudio, recomiendan que durante los periodos de calor extremo, los médicos deberían esperar un aumento de los pacientes que requieren servicios de salud mental.

El estudio reveló que los días con temperaturas más altas de lo normal durante la temporada de verano en los Estados Unidos se asociaron con un aumento de las tasas de visitas a los servicios de urgencias por cualquier afección relacionada con la salud mental, en particular el consumo de sustancias, los trastornos de ansiedad y estrés, y los trastornos del estado de ánimo.

El impacto del calor en la salud física está bien documentado, pero pocos estudios han examinado los efectos del calor extremo en la salud mental. Este estudio nacional es el mayor y más completo análisis de la temperatura ambiental diaria y las visitas a urgencias relacionadas con la salud mental entre los adultos estadounidenses de todas las edades.

Dado que se espera que los días de calor extremo aumenten debido al empeoramiento del cambio climático, los hallazgos llenan un vacío crítico en la investigación y proporcionan apoyo basado en la evidencia para las intervenciones proactivas y las soluciones políticas que pueden reducir las crisis relacionadas con el calor.

“Las visitas a los servicios de urgencias representan algunas de las interacciones más costosas dentro del sistema sanitario –afirma la autora principal del estudio, la doctora Amruta Nori-Sarma, profesora adjunta de salud ambiental en BUSPH–. Atender las necesidades de los más vulnerables para evitar algunas de estas visitas puede tener un impacto positivo en la salud y los costos individuales, así como preservar los recursos sanitarios para otras emergencias”.

Los nuevos hallazgos deberían incitar a los proveedores de atención sanitaria a prepararse para una mayor necesidad de servicios de salud mental durante las épocas en las que se prevé un calor extremo, afirma Nori-Sarma. “Cuando se pronostican olas de calor, los clínicos y los expertos en salud pública pueden utilizar nuestros hallazgos para prepararse especialmente para llegar a los pacientes con condiciones de salud mental existentes”, añade.

El público en general también puede beneficiarse de esta información, dice el autor principal del estudio, el doctor Gregory Wellenius, profesor de salud ambiental y director del Programa de Clima y Salud de BUSPH.

“En los días de calor extremo, es importante que cada uno de nosotros tome las precauciones necesarias para cuidar de sí mismo y de sus seres queridos”, dice, lo que puede incluir la comprobación de los vecinos o miembros de la familia que pueden ser susceptibles a los impactos de salud de la exposición al calor.

El público en general también puede beneficiarse de esta información, dice el autor principal del estudio, el doctor Gregory Wellenius, profesor de salud ambiental y director del Programa de Clima y Salud de BUSPH. Foto: EFE

Para el estudio, Nori-Sarma y sus colegas obtuvieron datos de reclamaciones médicas sobre visitas a urgencias relacionadas con la salud mental del Almacén de Datos de OptumLabs, que contiene información sanitaria longitudinal no identificada sobre más de 200 millones de inscritos comerciales y de Medicare Advantage en todo Estados Unidos.

Analizaron aproximadamente 3.5 millones de visitas a urgencias entre 2.2 millones de adultos de 18 años o más que tenían un seguro médico comercial o Medicare Advantage durante la temporada de calor (de mayo a septiembre) de 2010 a 2019.

Los días de calor extremo -definidos como temperaturas por encima del percentil 95 de las distribuciones de temperatura por condado- fueron los más fuertemente vinculados con las visitas a urgencias por trastornos del comportamiento de inicio en la infancia y trastornos por uso de sustancias, seguidos por trastornos de ansiedad, relacionados con el estrés y somatomorfos, y trastornos del estado de ánimo. El calor extremo también se asoció a las visitas a urgencias por esquizofrenia.

Los investigadores descubrieron que el impacto del calor en la salud mental era similar en todos los grupos de edad, y evidente tanto en hombres como en mujeres y en todas las regiones del país.

“Estos resultados demuestran que el calor puede afectar profundamente a la salud mental de las personas, independientemente de su edad, sexo o lugar de residencia”, afirma Wellenius.

Los investigadores descubrieron que el impacto del calor en la salud mental era similar en todos los grupos de edad, y evidente tanto en hombres como en mujeres y en todas las regiones del país. Foto: EFE

En futuros estudios, los investigadores pretenden identificar estrategias de salud pública que ayuden a alertar a la gente de los riesgos que supone el calor extremo y a proteger mejor a los miembros más vulnerables de la comunidad.

Las investigaciones posteriores también explorarán el impacto de las temperaturas elevadas en la salud mental durante periodos de tiempo más largos (es decir, olas de calor), así como el impacto en los grupos vulnerables que este estudio no evaluó, incluidos los no asegurados, los de bajos ingresos y los de diversas razas/etnias, y los que experimentan situaciones menos urgentes.

Los efectos continuos de la COVID-19 sobre la salud mental también darán forma a este trabajo. Los cierres, el aislamiento social y la incertidumbre general durante los primeros días de la pandemia aumentaron la necesidad -y limitaron la disponibilidad- de los servicios de salud mental al mismo tiempo que los servicios de urgencias se veían desbordados por los pacientes que sufrían emergencias físicas, afirma Nori-Sarma.

“A medida que nos acercamos a la próxima temporada de verano, es importante tener en cuenta que la combinación de factores de estrés -la pandemia y el clima- podría exacerbar las condiciones de salud mental existentes –señala–. El sistema de salud mental debe planificar en consecuencia”.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video