Maisie jamás ha experimentado el contacto humano; nació con un poder muy particular: tiene la capacidad de matar y resucitar con el mínimo roce. Por ello, ha pasado su infancia encerrada con su padre, un antropólogo que la ve más como un experimento que como su hija.

Un día su padre desaparece y, para hallarlo, ella tendrá que salir de su encierro. Por primera vez en 16 años, la joven se enfrenta a un mundo extraño, lleno de engaños. Tendrá que aprender a usar sus poderes para entender y aceptar su lado salvaje, el único que podrá salvarla.

Ciudad de México, 25 de abril (SinEmbargo).- Imagina que tu nacimiento significa la muerte de tu madre, que durante toda tu infancia no vas a poder tener contacto físico con prácticamente nadie, pues, tu naturaleza hace que todo lo que toques pierda la vida, que incluso las historias que te cuenta tu familia son para que ni siquiera tengas ganas de acercarte al bosque que rodea tu casa, ya que según cuenta la leyenda, está encantado, y muchas de las mujeres de familia se han perdido entre sus árboles por años.

En Más allá de lo salvaje, de la escritora Julia Fine, publicado por Editorial Planeta, se narra la historia de Maisie Cothay, quien toda su vida la ha compartido solamente con su padre Peter y con su nana, la señora Blott, quienes se esfuerzan durante la infancia de Maisie para que no ponga en riesgo a nadie ni nada de lo que los rodea, ya que un simple contacto con su piel puede dar o acabar con la vida de las personas, plantas, animales o cualquier cosa que tenga vida.

Al mismo tiempo, su padre, un investigador aislado del mundo, trata de comprender la naturaleza de su hija para poder encontrar una cura, y así ella pueda tener una vida lo más normal posible, pero al estar aislado de toda la comunidad científica, todos sus avances e investigaciones son desestimadas.

Las historias que le cuenta la señora Blott a Maisie, son referentes a todas sus antecesoras, quienes se perdieron entre las profundidades del bosque, motivos por los cuales la protagonista nunca se adentra demasiado, para no tener el mismo destino que todas ellas.

Al ir creciendo, la más pequeña de la dinastía se fue interesando por la historia de todas las mujeres que se perdieron en el bosque, descubriendo así que las investigaciones de su padre no solamente se centraban en ella, sino que dicho bosque formaba parte de los planes a futuro.

Una mañana la señora Blott no llegó a trabajar a casa de los Cothay, cosa que causó extrañeza ya que nunca se había ausentado de sus labores, por lo que al ira a buscarla para saber si estaba bien, Peter y Maisie se encontraron con dos sorpresas: la muerte de quien había cuidado de ellos por años, y la existencia de su sobrino Matthew, de quien nunca les había hablado.

Fue tal la impresión de Maisie, que salió corriendo de la casa sin darse cuenta que se estaba adentrando en el bosque al que nunca había querido entrar. Después de horas de llanto, se dio cuenta que estaba perdida, pero luego de deambular sin dirección fija, pudo regresar de donde había escapado creyendo que habían pasado solamente unos cuantos minutos, cuando en realidad habían pasado 3 días.

Al volver a su hogar descubrió que su padre no estaba, y fue Matthew quien se encargó de decirle que ante su ausencia, su padre había emprendido un viaje para buscarla, por lo que, al saber esa verdad, su hija se sintió tan culpable que quiso hacer lo mismo y salir inmediatamente en su búsqueda, convenciendo a su nuevo amigo para que la acompañara.

Durante su viaje se encontraron con Rafe, viejo amigo de su padre, quien a la postre iba a ser el causante de muchas discusiones entre ellos, al grado de que Maisie prefirió que Matthew dejara de acompañarla en el viaje, pero ese fue el peor error que pudo haber cometido, ya que las intenciones de su nuevo conocido eran contrarias a las que ella creía.

Rafe, al ser viejo conocido de su padre, estaba al tanto de la investigación sobre el bosque, por lo cual utilizó a Maisie para sus fines particulares, secuestrándola y extrayéndole grandes cantidades de sangre, creyendo que así iba a obtener las respuestas que quería, pero todo fue en vano.

Semanas después logra escapar de las garras de Rafe y sus compinches, pidiendo ayuda de Matthew, descubriendo a su vez que su padre seguía sin aparecer, por lo que después de un tiempo de recuperación, luego de su cautiverio, volvió a emprender una búsqueda, pero ahora sabía cómo y dónde buscar, ya que antes de partir tuvo un encuentro con algunas de las mujeres que, antes que ella, se habían perdido en el bosque, y le revelaron los secretos que tenía que saber para poder encontrar a su padre. ¿Podrá rescatarlo y dominar su extraño don? Las últimas páginas de este intrigante libro lo revelan.