México, 27 Ago. (Notimex).- La Comisión Permanente de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal aprobó una consulta ciudadana sobre la instalación de parquímetros en las delegaciones Benito Juárez y Coyoacán, un estudio ambiental sobre la Línea 6 del Metrobús y expandir la cobertura de la educación superior.

En sentido contrario, rechazó integrar los padrones de beneficiarios de programas sociales con los del gobierno federal, todo ello entre las decenas de asuntos desahogados en la sesión semanal de la Permanente.

Respecto a la consulta ciudadana sobre parquímetros, el presidente de la Comisión de Gobierno y de la bancada del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Manuel Granados, explicó que el exhorto es para que se suspenda la instalación hasta que opinen los ciudadanos.

Explicó que la consulta ciudadana es un ejercicio de participación que permitirá avanzar en una ruta que dé certeza, legalidad y confianza en los ciudadanos sobre la instalación de dichos dispositivos de cobro, o de cualquier otra decisión de gobierno.

También es una manera de responder a las contradicciones que existen entre los habitantes de ambas demarcaciones por la operación de parquímetros, “es necesario realizar una consulta ciudadana que ayude a obtener una respuesta democrática que sea tomada en cuenta para definir su instalación o en su caso su suspensión definitiva”, indicó.

El punto de acuerdo aprobado especifica que se debe hacer la consulta en las colonias Noche Buena, Ciudad de los Deportes y Crédito Constructor, de Benito Juárez; así como en San Lucas, Del Carmen, La Conchita, Santa Catarina, San Andrés y Villa de Coyoacán, de la segunda demarcación.

Además, a propuesta del diputado Cuauhtémoc Velasco Oliva, se aprobó solicitar a la Secretaría de Medio Ambiente un estudio de impacto ambiental para las obras de la Línea 6 del Metrobús, precisando el número exacto de árboles que serán talados.

El proyecto dicha obra consta de un recorrido de 20 kilómetros, desde Aragón hasta El Rosario, con 35 estaciones y dos terminales, para atender a un promedio de 145 mil personas cada día. La Línea 6 estará conectada con las ya existentes líneas 1, 3 y 5 del Metrobús, y con otras seis líneas del Metro.

No obstante sus bondades, los ciudadanos han manifestado su preocupación por las consecuencias ambientales, ya que, según el gobierno se talarán 650 árboles, mientras que, según un recuento de los ciudadanos, los árboles a retirar son mil 500, dijo el diputado.

Por ello, antes de iniciar las obras, que se prevé empiecen en septiembre próximo, es indispensable contar con el estudio de impacto ambiental, consideraron los asambleístas al aprobar el punto de acuerdo.

En la sesión, los diputados de la Permanente aprobaron un exhorto a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y al Instituto Politécnico Nacional (IPN) para que expandan su cobertura en todo el Distrito Federal.

Ello, al considerar intolerable que 90 por ciento de los aspirantes para ingresar a esas instituciones sea rechazado.

Según el asambleísta Alejandro Ojeda, promotor del exhorto, esa exclusión representa una bomba de tiempo que se puede revertir a nivel social, pues al limitar las aspiraciones de los jóvenes de tener una mejor preparación educativa, se deja abierta la puerta a la delincuencia organizada para reclutar a los jóvenes.

Ojeda Anguiano solicitó en su punto de acuerdo aprobado por la Diputación Permanente a las secretarías de Educación local y federal, así como a las universidades con sede en esta capital, información relativa a los programas y avances en la planeación para el cumplimiento de la cobertura total de la educación media superior.

Además, solicitó a ambas dependencias y a las universidades autónomas con sede en el Distrito Federal, programar presupuestal y administrativamente lo necesario para adelantar en el ciclo escolar 2015-2016, el cumplimiento a la cobertura total en la educación media superior, obligatoria según el Artículo 3 Constitucional.

Luego, entre los acuerdos que se rechazaron, estuvo el del diputado priista Fernando Mercado, quien demandaba que se integrara un padrón único de beneficiarios de todos los programas sociales, tanto del gobierno federal como del capitalino.

Esa unificación permitiría, según expuso, fortalecer los procesos de planeación, evaluación y seguimiento de los programas sociales al gobierno federal, y a los estatales, así como dar seguimiento detallado a la evolución de los beneficiarios.

Alegó que la integración de los padrones de los programas sociales haría más transparente el uso de los recursos y de los beneficiarios y se contaría con un mapa que permitirá generar indicadores de cuál fue el resultado de cada uno de los programas sociales.

El punto de acuerdo fue rechazado por la mayoría, luego de que su líder Manuel Granados recordó que por ley, en el Distrito Federal ya se hacen públicos los padrones de los beneficiario con los programas sociales, y en todo caso, el exhorto debería ser para que todos los gobiernos, de cualquier nivel, hicieran lo propio.