Los expertos temen que los pacientes no regresen por la segunda dosis, debido al temor. Por lo que aseguran que funcionarios y fabricantes de medicamentos deben intentar hablar sobre los efectos secundarios de una manera más positiva, usando términos como “respuesta”, en lugar de “reacción adversa”.

Ciudad de México, 27 de noviembre (AS México).- La Organización Mundial de la Salud (OMS) observa con optimismo la evolución de las diferentes vacunas, ya que acercan el final de la pandemia. El director general del organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus afirmó recientemente que gracias a los resultados favorables de sus ensayos se ve “la luz al final del túnel”. Pero este positivo escenario trae consigo también riesgos. En concreto los efectos secundarios que puedan provocar los fármacos.

Para ser efectivas, muchas de las vacunas que se están desarrollando necesitarán deberán administrarse en los pacientes con dos dosis. Ante esto, varios médicos de Estados Unidos recomiendan a las autoridades sanitarias que avisen a la población de los efectos adversos que se pueden producir después de la primera inyección para que no se asusten y vuelvan a por la segunda.

Así lo manifestó Wandra Fryhofer, miembro de la Asociación Médica Estadounidense, en declaraciones recogidas por la cadena CNBC. “Realmente necesitamos advertir a los pacientes para que sepan que esto no va a ser un camino de rosas. Tienen que saber que han sido vacunados y que probablemente no se sentirán genial. Pero tienen que volver para esa segunda dosis”.

La enfermera Patsy Stinchfield, por su parte, sugirió que los funcionarios y fabricantes de medicamentos deben intentar hablar sobre los efectos secundarios de una manera más positiva, usando términos como “respuesta”, en lugar de “reacción adversa”. “Estas son respuestas inmunes. Entonces, si siente algo después de la vacunación, debe esperar sentirlo. Cuando lo hace, es normal sentir dolor en el brazo o el cuerpo, y tal vez incluso fiebre”, añadió.

LOS PARTICIPANTES DE LAS VACUNAS REVELAN DIVERSOS EFECTOS SECUNDARIOS

Varios voluntarios que han participado en los ensayos clínicos de las vacunas desarrolladas por Moderna y Pfizer-BioNTech notificaron diversos efectos secundarios, como fiebre alta, dolores corporales, de cabeza y agotamiento. Aunque por lo general desaparecían en un día, los voluntarios se sorprendieron de lo severos que eran.

 “Si esto funciona, la gente tendrá que endurecerse. La primera dosis no es gran cosa. La segunda dosis definitivamente te dejará sin vida por el día. Tendrás que tomarte un día libre”, llegó a afirmar una mujer de 50 años de Carolina del Norte, participante del ensayo de Moderna. Asimismo, explicó que no experimentó fiebre, pero sí una fuerte migraña que le dejó agotada y con dificultades para concentrarse. Al día siguiente, se despertó mejor después de tomar el medicamento Excedrin.

Luke Hutchinson, un hombre de 44 años de Utah que también participó en las pruebas de Moderna, se sintió mal durante un par de días después de la primera inyección. Unas horas después de recibir la segunda, permaneció postrado en la cama con temblores, escalofríos, un terrible dolor de cabeza y falta de aire. Durante cinco horas, su temperatura estuvo por encima de los 37.7 °C.

Respecto a los ensayos de Pfizer, Carrie, una estadounidense de 45 años, también sintió efectos secundarios, aunque ya desde la primera dosis. En su caso, empezó a sentir fiebre, dolores de cabeza y malestar en general, como si de una gripe se tratara. La situación se intensificó con la segunda dosis, aunque admitió que no fue “nada destacable”. Por su parte, Glenn Deshields, procedente de Texas y de 44 años de edad, comparó los efectos secundarios de la vacuna de Pfizer con una “fuerte resaca” después de una noche de fiesta.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE AS MÉXICO. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.